Operación 90

La primera expedición terrestre Argentina al Polo Sur, ocurrió en 1965 y se llamó Operación 90 por los 90 grados de latitud que tiene el Polo Sur.

La Operación 90 fue la primera expedición terrestre hecha por Argentina al Polo Sur, realizada en 1965 por 10 soldados del Ejército argentino bajo el mando del coronel de caballería Jorge Edgar Leal. La operación fue llamada así por los 90 grados sur de latitud que tiene el Polo Sur. La dotación antártica, partió el 26 de octubre de 1965 desde la base Belgrano hasta la posición de avanzada, la estación Sobral, equipados con 6 vehículos oruga, 12 trineos de remolque y 2 trineos de perros. Uno de los objetivos que se proponía llevar a cabo durante esta hazaña polar, era la de realizar observaciones científicas y técnicas de geología, gravimetría, meteorología, entre otras.

Durante el desarrollo de la travesía, los expedicionarios soportaron un ambiente extremo y solitario, pero que alberga la más preciada naturaleza prístina, donde sorprenden a cada paso los altos sastruguis (profundos surcos que el viento cava en la dura superficie del hielo), las enormes grietas que se esconden bajo estos suelos helados y un clima riguroso, con temperaturas que abarcan -30º C. Después de haber organizado la campaña durante tres años, finalmente el día 10 de diciembre de 1965, tras haber recorrido 3000 kilómetros y transcurridos 66 días desde el inicio de la marcha, los pioneros alcanzan por vía terrestre, el emblemático límite austral del sector antártico argentino: El polo sur, situado a los 90º de latitud, en el desierto blanco.

Operación 90

La primera expedición terrestre Argentina al Polo Sur, ocurrió en 1965 y se llamó Operación 90 por los 90 grados de latitud que tiene el Polo Sur.

La Operación 90 fue la primera expedición terrestre hecha por Argentina al Polo Sur, realizada en 1965 por 10 soldados del Ejército argentino bajo el mando del coronel de caballería Jorge Edgar Leal. La operación fue llamada así por los 90 grados sur de latitud que tiene el Polo Sur. La dotación antártica, partió el 26 de octubre de 1965 desde la base Belgrano hasta la posición de avanzada, la estación Sobral, equipados con 6 vehículos oruga, 12 trineos de remolque y 2 trineos de perros. Uno de los objetivos que se proponía llevar a cabo durante esta hazaña polar, era la de realizar observaciones científicas y técnicas de geología, gravimetría, meteorología, entre otras.

Durante el desarrollo de la travesía, los expedicionarios soportaron un ambiente extremo y solitario, pero que alberga la más preciada naturaleza prístina, donde sorprenden a cada paso los altos sastruguis (profundos surcos que el viento cava en la dura superficie del hielo), las enormes grietas que se esconden bajo estos suelos helados y un clima riguroso, con temperaturas que abarcan -30º C. Después de haber organizado la campaña durante tres años, finalmente el día 10 de diciembre de 1965, tras haber recorrido 3000 kilómetros y transcurridos 66 días desde el inicio de la marcha, los pioneros alcanzan por vía terrestre, el emblemático límite austral del sector antártico argentino: El polo sur, situado a los 90º de latitud, en el desierto blanco.