Pescar en el Río Grande

Tierra del Fuego cuenta con más de 600 kilómetros de costa sobre ríos, lagos y lagunas, para elegir dónde practicar pesca deportiva. Los amantes de este deporte pueden experimentar la pesca en el segundo espejo de agua más grande de Argentina, el Lago Fagnano, como así también en el Lago Escondido; pero la meca de la pesca deportiva de los salmónidos es el mítico río Grande, el cual llevó a la ciudad homónima a ser considerada “Capital Internacional de la Trucha”

La historia cuenta que, un inglés llamado John Goodall, sembró ovas de trucha en estas aguas, y fue así como en la naturaleza austral floreció el mejor río truchero del mundo. Debido a la migración al mar que emprenden algunas truchas marrones, al retornar al río puedan alcanzar, en Tierra del Fuego, hasta 15 kilos de peso.

Dominada por la estepa fueguina, la cuenca del río Grande, se caracteriza por tener ríos de llanura con meandros pronunciados y la presencia de un viento constante que, a muchos aficionados, puede resultarle molesto e incómodo para realizar sus primeros casts. Pese a ello, aquí se ubican los cursos de agua más codiciosos y reconocidos mundialmente para la pesca deportiva de la trucha marrón anádroma: el majestuoso río Grande y el río Menéndez.

En todo este sector, los pesos promedio de las capturas suelen rondar los 7 kilos, aunque pueden obtenerse tallas récord que pueden alcanzar hasta 15 kilos, siendo esta particularidad, el motivo principal que moviliza a pescadores de todo el mundo a vivir la experiencia de pesca más importante de sus vidas.

A lo largo de toda la longitud del río Grande, una serie de íntimos lodges ofrecen servicios de inigualable calidad, recibiendo a los huéspedes con exquisita gastronomía fueguina y los mejores vinos. Podrán relajarse en el spa o comentar el día con los amigos en el lounge.

Pescar en el Río Grande

Tierra del Fuego cuenta con más de 600 kilómetros de costa sobre ríos, lagos y lagunas, para elegir dónde practicar pesca deportiva. Los amantes de este deporte pueden experimentar la pesca en el segundo espejo de agua más grande de Argentina, el Lago Fagnano, como así también en el Lago Escondido; pero la meca de la pesca deportiva de los salmónidos es el mítico río Grande, el cual llevó a la ciudad homónima a ser considerada “Capital Internacional de la Trucha”

La historia cuenta que, un inglés llamado John Goodall, sembró ovas de trucha en estas aguas, y fue así como en la naturaleza austral floreció el mejor río truchero del mundo. Debido a la migración al mar que emprenden algunas truchas marrones, al retornar al río puedan alcanzar, en Tierra del Fuego, hasta 15 kilos de peso.

Dominada por la estepa fueguina, la cuenca del río Grande, se caracteriza por tener ríos de llanura con meandros pronunciados y la presencia de un viento constante que, a muchos aficionados, puede resultarle molesto e incómodo para realizar sus primeros casts. Pese a ello, aquí se ubican los cursos de agua más codiciosos y reconocidos mundialmente para la pesca deportiva de la trucha marrón anádroma: el majestuoso río Grande y el río Menéndez.

En todo este sector, los pesos promedio de las capturas suelen rondar los 7 kilos, aunque pueden obtenerse tallas récord que pueden alcanzar hasta 15 kilos, siendo esta particularidad, el motivo principal que moviliza a pescadores de todo el mundo a vivir la experiencia de pesca más importante de sus vidas.

A lo largo de toda la longitud del río Grande, una serie de íntimos lodges ofrecen servicios de inigualable calidad, recibiendo a los huéspedes con exquisita gastronomía fueguina y los mejores vinos. Podrán relajarse en el spa o comentar el día con los amigos en el lounge.