Sabores Fueguinos

Acompañá el invierno con los platos más ricos que te ofrece la isla.

Después de un día lleno de actividades en el frío, qué mejor que sentarse a comer y probar los platos de la cocina local. Si te gusta la carne asada, te invitamos a probar el exquisito cordero fueguino a la estaca en los centros invernales, o en los restaurantes de la ciudad. Pero si buscás una comida más ligera, podés probar la trucha, el róbalo, el salmón  y la merluza negra, preparadas con finas hierbas o con salsas gourmet. 

Para los amantes de los productos de mar, la centolla fresca es un imperdible, así como los mariscos y crustáceos presentados en entradas y cazuelas. 

Las pastas y empanadas también tienen un lugar destacado, ya que se combinan con rellenos de cordero, centolla,  trucha y salmón, lo cual les da un toque y un gusto distintivo.

A la hora del postre o para acompañar un café, podés degustar dos especialidades locales, el calafate y el ruibarbo. Estos productos se preparan como mermeladas, tartas, alfajores y helados.  También podés tentarte con postres más tradicionales, hechos con frutillas y frutos del bosque. Si preferís el chocolate, podés encontrar  muchas opciones en las confiterías y chocolaterías de la ciudad. 

Y para terminar el día junto a la familia y amigos, animate a probar un licor o una cerveza artesanal elaborada en la isla.

Vení a disfrutar el invierno en el Fin del Mundo y descubrí sus #SaboresFueguinos.

 

Sabores Fueguinos

Acompañá el invierno con los platos más ricos que te ofrece la isla.

Después de un día lleno de actividades en el frío, qué mejor que sentarse a comer y probar los platos de la cocina local. Si te gusta la carne asada, te invitamos a probar el exquisito cordero fueguino a la estaca en los centros invernales, o en los restaurantes de la ciudad. Pero si buscás una comida más ligera, podés probar la trucha, el róbalo, el salmón  y la merluza negra, preparadas con finas hierbas o con salsas gourmet. 

Para los amantes de los productos de mar, la centolla fresca es un imperdible, así como los mariscos y crustáceos presentados en entradas y cazuelas. 

Las pastas y empanadas también tienen un lugar destacado, ya que se combinan con rellenos de cordero, centolla,  trucha y salmón, lo cual les da un toque y un gusto distintivo.

A la hora del postre o para acompañar un café, podés degustar dos especialidades locales, el calafate y el ruibarbo. Estos productos se preparan como mermeladas, tartas, alfajores y helados.  También podés tentarte con postres más tradicionales, hechos con frutillas y frutos del bosque. Si preferís el chocolate, podés encontrar  muchas opciones en las confiterías y chocolaterías de la ciudad. 

Y para terminar el día junto a la familia y amigos, animate a probar un licor o una cerveza artesanal elaborada en la isla.

Vení a disfrutar el invierno en el Fin del Mundo y descubrí sus #SaboresFueguinos.