Invierno

Imaginate bosques bañados por el mar, valles de kilómetros y kilómetros de extensión que, coronados por los Andes más australes, te esperan a 15 minutos o dos horas como mucho.

Imaginate bosques bañados por el mar, valles de kilómetros y kilómetros de extensión que, coronados por los Andes más australes, te esperan a 15 minutos o dos horas como mucho.

La espera terminó, la realidad supera a tu imaginación.

El amanecer marca el camino hacia tu aventura invernal. Te subís al trineo, los perros avanzan sobre infinitos turbales congelados. También podes elegir motos de nieve, de día o de noche.

Te probás los esquíes de fondo, avanzás por el valle hasta un bosque blanco. Hacés una pausa. Sentís la paz del entorno caminando en raquetas. Un bosque, un claro y el Cerro Bonete de fondo.

Calzate los patines y deslizate por lagunas naturales o pistas artificiales, rodeados de montañas o en el Corazón de la Isla.

Calentás el espíritu con los Sabores Fueguinos en restaurantes, en la montaña, en la costa del lago o en el medio del valle.

Juntás ramitas y piedras para decorar un muñeco, la nieve hace que cualquier instante sea especial, no importa si estas en casa o de paseo.

En invierno, el escenario cambia pero la magia del Fin del Mundo es la misma.

La embarcación avanza por el Canal Beagle, la brisa invernal te acaricia la cara. Aves y lobos marinos, a lo lejos observás el icónico Faro Les Eclaireurs. También, podés sumergirte en un buceo de bautismo.

Seguís una huella blanca en el 4×4 hasta vadear el Fagnano. Te adentrás a caballo en el ecotono donde ramas de lengas y ñires se cargan de la nieve que cae.

Caminás por los senderos, redescubrís paisajes. Lagunas y picos helados te regalan esa sed de aventura, la que sacias aterrizando en la Cordillera a bordo de un helicóptero.

Este invierno podés llegar hasta el final de los caminos, en Bahía Lapataia, estas en el último confín.

Este invierno es tuyo, ¡Hacete fan! #FanDeLaNieve del Fin del Mundo.

Invierno

Imaginate bosques bañados por el mar, valles de kilómetros y kilómetros de extensión que, coronados por los Andes más australes, te esperan a 15 minutos o dos horas como mucho.

Imaginate bosques bañados por el mar, valles de kilómetros y kilómetros de extensión que, coronados por los Andes más australes, te esperan a 15 minutos o dos horas como mucho.

La espera terminó, la realidad supera a tu imaginación.

El amanecer marca el camino hacia tu aventura invernal. Te subís al trineo, los perros avanzan sobre infinitos turbales congelados. También podes elegir motos de nieve, de día o de noche.

Te probás los esquíes de fondo, avanzás por el valle hasta un bosque blanco. Hacés una pausa. Sentís la paz del entorno caminando en raquetas. Un bosque, un claro y el Cerro Bonete de fondo.

Calzate los patines y deslizate por lagunas naturales o pistas artificiales, rodeados de montañas o en el Corazón de la Isla.

Calentás el espíritu con los Sabores Fueguinos en restaurantes, en la montaña, en la costa del lago o en el medio del valle.

Juntás ramitas y piedras para decorar un muñeco, la nieve hace que cualquier instante sea especial, no importa si estas en casa o de paseo.

En invierno, el escenario cambia pero la magia del Fin del Mundo es la misma.

La embarcación avanza por el Canal Beagle, la brisa invernal te acaricia la cara. Aves y lobos marinos, a lo lejos observás el icónico Faro Les Eclaireurs. También, podés sumergirte en un buceo de bautismo.

Seguís una huella blanca en el 4×4 hasta vadear el Fagnano. Te adentrás a caballo en el ecotono donde ramas de lengas y ñires se cargan de la nieve que cae.

Caminás por los senderos, redescubrís paisajes. Lagunas y picos helados te regalan esa sed de aventura, la que sacias aterrizando en la Cordillera a bordo de un helicóptero.

Este invierno podés llegar hasta el final de los caminos, en Bahía Lapataia, estas en el último confín.

Este invierno es tuyo, ¡Hacete fan! #FanDeLaNieve del Fin del Mundo.