Otoño

La estación donde el viento sudoeste aminora su marcha volviendo espejos a lagos y lagunas que reflejan las gamas de rojizos, amarillos y naranjas del bosque fueguino.

El otoño en Tierra del Fuego. La estación donde el viento sudoeste aminora su marcha volviendo espejos a lagos y lagunas que reflejan las gamas de rojizos, amarillos y naranjas del bosque fueguino. Ese, que crece en las cumbres donde ves las primeras nevadas en los últimos cordones de la Cordillera de los Andes.

Caminás en la costa de Ushuaia, los gaviotines pescan sardinas, los contemplás. Caminás hacia el Glaciar Martial, que alimenta de agua a Ushuaia. Caminás por la historia, recorrés galerías y museos.

Dejás la ciudad y te internás en el Valle de Tierra Mayor, trepás por el sendero, salís del bosque que explota de colores cobrizos y te encontrás con los increíbles tonos de la Laguna Esmeralda o de la Laguna Turquesa.

El sol, que se pone más temprano, te regala atardeceres de tonalidades rosadas que se suman a las paletas de ocres del bosque y dibujan un perfecto cuadro impresionista.

Degustás exquisiteces locales y productos regionales en los variados establecimientos de la provincia que coronarán tu jornada. También, te podés relajar en un spa con las mejores vistas del Fin del Mundo.

#QuedateEnCasa, recorré virtualmente Tierra del Fuego, estás en el #OtoñoDelFuego.

Otoño

La estación donde el viento sudoeste aminora su marcha volviendo espejos a lagos y lagunas que reflejan las gamas de rojizos, amarillos y naranjas del bosque fueguino.

El otoño en Tierra del Fuego. La estación donde el viento sudoeste aminora su marcha volviendo espejos a lagos y lagunas que reflejan las gamas de rojizos, amarillos y naranjas del bosque fueguino. Ese, que crece en las cumbres donde ves las primeras nevadas en los últimos cordones de la Cordillera de los Andes.

Caminás en la costa de Ushuaia, los gaviotines pescan sardinas, los contemplás. Caminás hacia el Glaciar Martial, que alimenta de agua a Ushuaia. Caminás por la historia, recorrés galerías y museos.

Dejás la ciudad y te internás en el Valle de Tierra Mayor, trepás por el sendero, salís del bosque que explota de colores cobrizos y te encontrás con los increíbles tonos de la Laguna Esmeralda o de la Laguna Turquesa.

El sol, que se pone más temprano, te regala atardeceres de tonalidades rosadas que se suman a las paletas de ocres del bosque y dibujan un perfecto cuadro impresionista.

Degustás exquisiteces locales y productos regionales en los variados establecimientos de la provincia que coronarán tu jornada. También, te podés relajar en un spa con las mejores vistas del Fin del Mundo.

#QuedateEnCasa, recorré virtualmente Tierra del Fuego, estás en el #OtoñoDelFuego.