Trekking

En Tierra del Fuego encontrás una conjunción única en el país, la del “bosque, el mar y la montaña” en pocos kilómetros.

En Tierra del Fuego encontrás una conjunción única en el país, la del “bosque, el mar y la montaña” en pocos kilómetros.

En el Parque Nacional Tierra del Fuego caminás la senda costera en las playas del Canal Beagle. Te adentrás en la parte más húmeda del bosque fueguino, parece el trópico pero es el reino del canelo. Levantás la vista y ves esa bahía al fondo, Lapataia, la de la “buena madera” bautizada por los yaganes. Y llegás al fin, al Fin del Mundo.

En el Valle de Tierra Mayor, cruzás el turbal de un cordón a otro y te internás en el bosque que explota de colores. Las hojas de lengas y ñires intercambian colores cobrizos, naranjas y amarillos, luciendo como agujas que apuntan al cielo. De pronto el bosque termina, el color esmeralda se adueña de tu visión, llegaste a esa laguna, la que miles de veces viste en las redes.

En las alturas de Ushuaia, te encontrás con el Glaciar Martial. El agua más prístina la beberás de sus arroyos. Encarás el sendero y luego de 40 minutos llegas al valle con el glaciar en forma de circo, una mole de hielo que domina tu visual. A partir de allí, podés caminar hasta el pie del glaciar y subirte al mismo con la compañía de un guía. Si deseas disfrutar de una vista de Ushuaia, en la senda del Filo te posas en sus alturas con una panorámica austral increíble.

Opciones para caminar la isla hay por miles, #QuedateEnCasa y palpitá tus ganas de recorrer el #FinDelMundo.

Trekking

En Tierra del Fuego encontrás una conjunción única en el país, la del “bosque, el mar y la montaña” en pocos kilómetros.

En Tierra del Fuego encontrás una conjunción única en el país, la del “bosque, el mar y la montaña” en pocos kilómetros.

En el Parque Nacional Tierra del Fuego caminás la senda costera en las playas del Canal Beagle. Te adentrás en la parte más húmeda del bosque fueguino, parece el trópico pero es el reino del canelo. Levantás la vista y ves esa bahía al fondo, Lapataia, la de la “buena madera” bautizada por los yaganes. Y llegás al fin, al Fin del Mundo.

En el Valle de Tierra Mayor, cruzás el turbal de un cordón a otro y te internás en el bosque que explota de colores. Las hojas de lengas y ñires intercambian colores cobrizos, naranjas y amarillos, luciendo como agujas que apuntan al cielo. De pronto el bosque termina, el color esmeralda se adueña de tu visión, llegaste a esa laguna, la que miles de veces viste en las redes.

En las alturas de Ushuaia, te encontrás con el Glaciar Martial. El agua más prístina la beberás de sus arroyos. Encarás el sendero y luego de 40 minutos llegas al valle con el glaciar en forma de circo, una mole de hielo que domina tu visual. A partir de allí, podés caminar hasta el pie del glaciar y subirte al mismo con la compañía de un guía. Si deseas disfrutar de una vista de Ushuaia, en la senda del Filo te posas en sus alturas con una panorámica austral increíble.

Opciones para caminar la isla hay por miles, #QuedateEnCasa y palpitá tus ganas de recorrer el #FinDelMundo.