Las Auroras australes

Las auroras polares son luminiscencias muy llamativas que aparecen en el cielo de los polos durante la estaciona invernal.

Las auroras polares son luminiscencias de distinta intensidad y coloración en los cielos nocturnos de los polos; representan uno de los fenómenos más sorprendentes que se pueden ver. Se denominan auroras boreales en el polo norte y  auroras australes en el polo sur. Antiguamente eran consideradas presagios de mala fortuna: innumerables leyendas tratan de explicar su aparición en el cielo.

Entre los años 1959 y 1960, durante la conmemoración del Año Geofísico Internacional, se alentaron las investigaciones para tratar de entender este llamativo fenómeno. Hoy se sabe que las luminiscencias se producen por el choque del flujo de  protones y electrones provenientes del sol, llamado también viento solar o plasma, que quedan atrapados en el campo magnético de los polos. En otras palabras: en determinados momentos el sol emite plasma en todas las direcciones hacia el espacio; como consecuencia de la elevadísima temperatura de su corona (millones de grados centígrados), las partículas que componen el plasma se rompen emitiendo al espacio iones positivos y electrones. Este flujo que llega a la Tierra como viento solar, se mueve a velocidades que superan los 40 Km/s y es atrapado por el campo magnético de la Tierra. Las partículas que componen el plasma realizan espirales mientras caen a la superficie terrestre y son dirigidas por el campo hacia los polos.

Durante este fenómeno las partículas que emite el sol no llegan a la superficie terrestre. A gran altura, entre los 100 y  1.000 Km, las partículas cargadas del sol chocan con las partículas de aire atmosférico, y al recibir el impacto del plasma, aumentan su energía haciendo que los electrones salten a niveles energéticos más altos, algo que no ocurre normalmente y hace a los átomos inestables. Al cabo de un tiempo, cuando los electrones vuelven a sus estados orbitales normales, el átomo pierde la energía que recibió liberándola en forma de luz. Esta es la luz que se aprecia durante los eventos de auroras. En la base argentina Belgrano II se las suele ver durante el período de noche polar, entre abril y septiembre.

Bibliografía

  1. Arrebola y Jacobs (2012) Antártida: descubriendo el último continente.
  2. http://www.antartidaurbana.com
  3. Antártida Educa en http://www.dna.gob.ar/userfiles/antartida_educa_baja.pdf

Las Auroras australes

Las auroras polares son luminiscencias muy llamativas que aparecen en el cielo de los polos durante la estaciona invernal.

Las auroras polares son luminiscencias de distinta intensidad y coloración en los cielos nocturnos de los polos; representan uno de los fenómenos más sorprendentes que se pueden ver. Se denominan auroras boreales en el polo norte y  auroras australes en el polo sur. Antiguamente eran consideradas presagios de mala fortuna: innumerables leyendas tratan de explicar su aparición en el cielo.

Entre los años 1959 y 1960, durante la conmemoración del Año Geofísico Internacional, se alentaron las investigaciones para tratar de entender este llamativo fenómeno. Hoy se sabe que las luminiscencias se producen por el choque del flujo de  protones y electrones provenientes del sol, llamado también viento solar o plasma, que quedan atrapados en el campo magnético de los polos. En otras palabras: en determinados momentos el sol emite plasma en todas las direcciones hacia el espacio; como consecuencia de la elevadísima temperatura de su corona (millones de grados centígrados), las partículas que componen el plasma se rompen emitiendo al espacio iones positivos y electrones. Este flujo que llega a la Tierra como viento solar, se mueve a velocidades que superan los 40 Km/s y es atrapado por el campo magnético de la Tierra. Las partículas que componen el plasma realizan espirales mientras caen a la superficie terrestre y son dirigidas por el campo hacia los polos.

Durante este fenómeno las partículas que emite el sol no llegan a la superficie terrestre. A gran altura, entre los 100 y  1.000 Km, las partículas cargadas del sol chocan con las partículas de aire atmosférico, y al recibir el impacto del plasma, aumentan su energía haciendo que los electrones salten a niveles energéticos más altos, algo que no ocurre normalmente y hace a los átomos inestables. Al cabo de un tiempo, cuando los electrones vuelven a sus estados orbitales normales, el átomo pierde la energía que recibió liberándola en forma de luz. Esta es la luz que se aprecia durante los eventos de auroras. En la base argentina Belgrano II se las suele ver durante el período de noche polar, entre abril y septiembre.

Bibliografía

  1. Arrebola y Jacobs (2012) Antártida: descubriendo el último continente.
  2. http://www.antartidaurbana.com
  3. Antártida Educa en http://www.dna.gob.ar/userfiles/antartida_educa_baja.pdf