Islas Georgias del Sur y Sándwich del Sur

Navegando por el Mar de Scotia aparecen las Islas Georgias del Sur y Sándwich del Sur en un escenario de montañas y glaciares. El único poblado es Grytviken en Georgigias, siendo una estación científica con 20 habitantes, una iglesia y un museo. Mientras que las islas Sándwich del Sur son un archipiélago deshabitado.

Hasta el presente no se han hallado registros de vida humana en las inhóspitas islas Georgias y Sándwich antes de las expediciones del siglo XIX que condujeron al descubrimiento de la Antártida. Las Islas Georgias del Sur, fueron descubiertas por los tripulantes del navío español “León” en junio de 1756. Bautizaron a la isla principal con el nombre de San Pedro, porque en la fecha en que fue explorada se recuerda al apóstolo San Pedro (29 de junio). Según las crónicas, casi 20 años después, en enero de 1775 James Cook fue el primero en avistar las islas Sándwich del Sur.

La primera instalación definitiva se produjo en las Georgias el 16 de noviembre de 1904, cuando la Compañía Argentina de Pesca S.A. con capitales de Ernesto Tornquist y otros, se instalaron de manera permanente. En ese sitio se asentaron estaciones balleneras como Grytviken, centro de operaciones de la Compañía Argentina de Pesca. En la misma época comenzó a operar la Oficina de Meteorológica Argentina, la cual funcionó hasta 1950 cuando fueron incautadas, por la fuerza, por el gobierno británico, al igual que las Islas Sándwich y Malvinas.

La actividad ballenera en las Georgias del Sur fue clave a lo largo de la historia del archipiélago y sus ruinas convertidas en el Museo de Georgias del Sur pueden ser recorridos por los turistas que mediante cruceros arriban al lugar. Asimismo, la tumba del navegante Sir Ernest Shackleton en el cementerio de los balleneros y su cruz conmemorativa en Hope Point son el centro de interés para la mayoría de los visitantes.

La flora, fauna y paisaje son cautivadores. Navegando por el Mar de Scotia aparecen cadenas montañosas con cerro de hasta 7000 m, de las Islas Georgias del Sur. Los valles protegidos con arroyos de deshielo, pastizales de tussock y morrenas glaciares permiten un primer plano de la vida silvestre del lugar. Los glaciares cubren las montañas, e incluso enormes icebergs tabulares que se desprenden de las plataformas de hielo del lejano sur, golpean las costas de las islas.

La concentración de vida salvaje en estado puro, en un marco de aguas subpolares dan un entorno único y majestuoso. Entre septiembre y octubre los elefantes marinos dan a luz en las playas y los albatros de ceja negra, albatros de cabeza gris y albatros oscuros de manto claro comienzan a anidar en las Islas Georgias del Sur. Mientras que en cualquier época del año es posible ver a los pingüinos rey. Esta especie tiene un inusual ciclo de reproducción de 14 meses de duración, y siempre hay enormes grupos de pingüinos involucrados en el proceso de crianza.

La historia humana en las islas Sándwich del Sur es posterior debido a las dificultades para el desembarco y al constante mal tiempo. Recién en 1955 se efectuó el primer establecimiento en las islas. Fue el refugio “Teniente Esquivel”, a cargo de la Armada Argentina, aunque fue abandonado al poco tiempo debido a una erupción volcánica en un sitio cercano. En 1976, se instaló el primer asentamiento humano permanente, la Estación Científica Corbeta Uruguay, con alrededor de 50 científicos argentinos de diversas especialidades. Tristemente, en 1982, la estación fue destruida por la marina británica, luego de desalojar a los residentes, siendo este el último episodio de la Guerra en el Atlántico Sur.

Fuente: Benegas et al. (2011) Tierra del Fuego. Aves Argentinas. 1ª ed. Ushuaia  Utopías Editoria Cultural Tierra del Fuego.

Islas Georgias del Sur y Sándwich del Sur

Navegando por el Mar de Scotia aparecen las Islas Georgias del Sur y Sándwich del Sur en un escenario de montañas y glaciares. El único poblado es Grytviken en Georgigias, siendo una estación científica con 20 habitantes, una iglesia y un museo. Mientras que las islas Sándwich del Sur son un archipiélago deshabitado.

Hasta el presente no se han hallado registros de vida humana en las inhóspitas islas Georgias y Sándwich antes de las expediciones del siglo XIX que condujeron al descubrimiento de la Antártida. Las Islas Georgias del Sur, fueron descubiertas por los tripulantes del navío español “León” en junio de 1756. Bautizaron a la isla principal con el nombre de San Pedro, porque en la fecha en que fue explorada se recuerda al apóstolo San Pedro (29 de junio). Según las crónicas, casi 20 años después, en enero de 1775 James Cook fue el primero en avistar las islas Sándwich del Sur.

La primera instalación definitiva se produjo en las Georgias el 16 de noviembre de 1904, cuando la Compañía Argentina de Pesca S.A. con capitales de Ernesto Tornquist y otros, se instalaron de manera permanente. En ese sitio se asentaron estaciones balleneras como Grytviken, centro de operaciones de la Compañía Argentina de Pesca. En la misma época comenzó a operar la Oficina de Meteorológica Argentina, la cual funcionó hasta 1950 cuando fueron incautadas, por la fuerza, por el gobierno británico, al igual que las Islas Sándwich y Malvinas.

La actividad ballenera en las Georgias del Sur fue clave a lo largo de la historia del archipiélago y sus ruinas convertidas en el Museo de Georgias del Sur pueden ser recorridos por los turistas que mediante cruceros arriban al lugar. Asimismo, la tumba del navegante Sir Ernest Shackleton en el cementerio de los balleneros y su cruz conmemorativa en Hope Point son el centro de interés para la mayoría de los visitantes.

La flora, fauna y paisaje son cautivadores. Navegando por el Mar de Scotia aparecen cadenas montañosas con cerro de hasta 7000 m, de las Islas Georgias del Sur. Los valles protegidos con arroyos de deshielo, pastizales de tussock y morrenas glaciares permiten un primer plano de la vida silvestre del lugar. Los glaciares cubren las montañas, e incluso enormes icebergs tabulares que se desprenden de las plataformas de hielo del lejano sur, golpean las costas de las islas.

La concentración de vida salvaje en estado puro, en un marco de aguas subpolares dan un entorno único y majestuoso. Entre septiembre y octubre los elefantes marinos dan a luz en las playas y los albatros de ceja negra, albatros de cabeza gris y albatros oscuros de manto claro comienzan a anidar en las Islas Georgias del Sur. Mientras que en cualquier época del año es posible ver a los pingüinos rey. Esta especie tiene un inusual ciclo de reproducción de 14 meses de duración, y siempre hay enormes grupos de pingüinos involucrados en el proceso de crianza.

La historia humana en las islas Sándwich del Sur es posterior debido a las dificultades para el desembarco y al constante mal tiempo. Recién en 1955 se efectuó el primer establecimiento en las islas. Fue el refugio “Teniente Esquivel”, a cargo de la Armada Argentina, aunque fue abandonado al poco tiempo debido a una erupción volcánica en un sitio cercano. En 1976, se instaló el primer asentamiento humano permanente, la Estación Científica Corbeta Uruguay, con alrededor de 50 científicos argentinos de diversas especialidades. Tristemente, en 1982, la estación fue destruida por la marina británica, luego de desalojar a los residentes, siendo este el último episodio de la Guerra en el Atlántico Sur.

Fuente: Benegas et al. (2011) Tierra del Fuego. Aves Argentinas. 1ª ed. Ushuaia  Utopías Editoria Cultural Tierra del Fuego.