El clima en la Antártida

Cualquier persona que piense en Antártida lo asocia con condiciones extremas; y así es, la Antártida el continente más frío, alto, seco y ventoso del planeta.

La Antártida el continente más frío, alto, seco y ventoso del planeta.

La Antártida tiene dos periodos bien definidos: el verano austral, un largo día y el invierno, una larga noche.

En el solsticio de verano (21 de diciembre), al sur del círculo polar Antártico, el día tiene 24 horas de luz; mientras que en el solsticio de invierno (21 de junio), tiene 24 horas de oscuridad.

El clima en la Antártida puede diferenciarse en tres regiones: el escudo, la costa y la península.

El escudo (meseta polar) presenta las condiciones más extremas, las temperaturas invernales varían entre -40 y -70 ºC (la mínima temperatura registrada fue de –89º.3 ºC, en la base rusa Vostok) y solo recibe 100 mm de precipitaciones anuales.

El clima en la costa está influenciado por el océano. La temperatura varía entre -15 y -32ºC en invierno y entre -5 y 5 ºC en verano y las precipitaciones varían entre 200-600 mm anuales, pero es la zona que experimenta los vientos más fuertes siendo 54 Km/h en promedio, superando los 300 km/h durante las tormentas invernales.

La península es la región más templada y húmeda, con precipitaciones frecuentes que rondan los 1.000 mm anuales. La temperatura en verano fluctúa entre 0 y 5º C mientras que en invierno entre -10 y -30ºC. Gracias a sus condiciones climáticas más benignas y a la mayor cantidad de tierra libre, es aquí donde se concentran las actividades humanas. En la península se levantan la mayoría de las bases y la actividad turística. Además, una gran parte de la vida silvestre se congrega en esta área para reproducirse.

En todo el continente, las escasas precipitaciones ocurren mayoritariamente en forma de nieve. El continente antártico es considerado un desierto, a pesar de la enorme reserva de agua dulce que posee. Las precipitaciones son escasas y en estado sólido (hielo o nieve) y sólo un pequeño porcentaje de lluvia, durante el verano austral en las zonas costeras y en las islas aledañas.

Los fuertes vientos son característicos de la Antártida. Están condicionados por el anticiclón (o centro de alta presión) que suele desarrollarse en el interior del continente, desde donde se generan vientos en dirección norte y noreste, por el efecto de Coriolis, hasta la zona de ciclones (o centros de baja presión), ubicados en latitudes subpolares.

Los temporales de nieve y viento son frecuentes, sin tormentas eléctricas. Los vientos catabáticos, típicos de la región, descienden hacia la costa desde el interior. Es común que se formen ventiscas o blizzards, que arrastran nieve, por lo que también se conocen como vientos blancos.

El clima en las islas antárticas, Orcadas y Shetaland del Sur, es más moderado que en el continente por su característica insular. El océano ejerce un efecto atemperante por lo que las mínimas invernales son mayores a las que se registran en zonas más alejadas del mar. Las temperaturas más extremas registradas han sido 12 ºC en verano y -44 ºC en invierno. Es una zona con vientos predominantes del Oeste, cubierto por nubes gran parte del año, con un promedio de dos horas diarias de sol. Las Islas Shetaland son más húmedas que las Orcadas (1.000 vs. 400 mm de precipitaciones anuales).

El clima en la Antártida

Cualquier persona que piense en Antártida lo asocia con condiciones extremas; y así es, la Antártida el continente más frío, alto, seco y ventoso del planeta.

La Antártida el continente más frío, alto, seco y ventoso del planeta.

La Antártida tiene dos periodos bien definidos: el verano austral, un largo día y el invierno, una larga noche.

En el solsticio de verano (21 de diciembre), al sur del círculo polar Antártico, el día tiene 24 horas de luz; mientras que en el solsticio de invierno (21 de junio), tiene 24 horas de oscuridad.

El clima en la Antártida puede diferenciarse en tres regiones: el escudo, la costa y la península.

El escudo (meseta polar) presenta las condiciones más extremas, las temperaturas invernales varían entre -40 y -70 ºC (la mínima temperatura registrada fue de –89º.3 ºC, en la base rusa Vostok) y solo recibe 100 mm de precipitaciones anuales.

El clima en la costa está influenciado por el océano. La temperatura varía entre -15 y -32ºC en invierno y entre -5 y 5 ºC en verano y las precipitaciones varían entre 200-600 mm anuales, pero es la zona que experimenta los vientos más fuertes siendo 54 Km/h en promedio, superando los 300 km/h durante las tormentas invernales.

La península es la región más templada y húmeda, con precipitaciones frecuentes que rondan los 1.000 mm anuales. La temperatura en verano fluctúa entre 0 y 5º C mientras que en invierno entre -10 y -30ºC. Gracias a sus condiciones climáticas más benignas y a la mayor cantidad de tierra libre, es aquí donde se concentran las actividades humanas. En la península se levantan la mayoría de las bases y la actividad turística. Además, una gran parte de la vida silvestre se congrega en esta área para reproducirse.

En todo el continente, las escasas precipitaciones ocurren mayoritariamente en forma de nieve. El continente antártico es considerado un desierto, a pesar de la enorme reserva de agua dulce que posee. Las precipitaciones son escasas y en estado sólido (hielo o nieve) y sólo un pequeño porcentaje de lluvia, durante el verano austral en las zonas costeras y en las islas aledañas.

Los fuertes vientos son característicos de la Antártida. Están condicionados por el anticiclón (o centro de alta presión) que suele desarrollarse en el interior del continente, desde donde se generan vientos en dirección norte y noreste, por el efecto de Coriolis, hasta la zona de ciclones (o centros de baja presión), ubicados en latitudes subpolares.

Los temporales de nieve y viento son frecuentes, sin tormentas eléctricas. Los vientos catabáticos, típicos de la región, descienden hacia la costa desde el interior. Es común que se formen ventiscas o blizzards, que arrastran nieve, por lo que también se conocen como vientos blancos.

El clima en las islas antárticas, Orcadas y Shetaland del Sur, es más moderado que en el continente por su característica insular. El océano ejerce un efecto atemperante por lo que las mínimas invernales son mayores a las que se registran en zonas más alejadas del mar. Las temperaturas más extremas registradas han sido 12 ºC en verano y -44 ºC en invierno. Es una zona con vientos predominantes del Oeste, cubierto por nubes gran parte del año, con un promedio de dos horas diarias de sol. Las Islas Shetaland son más húmedas que las Orcadas (1.000 vs. 400 mm de precipitaciones anuales).