Imperdibles

Historia y Gastronomía en Puerto Almanza

Qué hacer en Puerto Almanza

Puerto Almanza, un destino por descubrir

Envianos tus imágenes por Twitter o Facebook

Centolla y sabor de Puerto Almanza

Puerto Almanza es un poblado sobre una gran bahía en las costas del canal Beagle, rodeado de cerros tapizados de bosques de coigüe de Magallanes. Este pequeño pueblo de pescadores es el lugar ideal para aquellos que buscan alejarse de las multitudes y desean disfrutar de la naturaleza y la tranquilidad.

Puerto Almanza está localizado sobre la bahía Almirante Brown, en la zona aledaña a la desembocadura del río Almanza, entre punta Almanza y puerto Almanza. Desde aquí se puede ver la localidad chilena de Puerto Williams en la isla Navarino, ubicada del otro lado del canal. Su posición latitudinal (54º 52’S) convierte a Puerto Almanza en el asentamiento urbano más austral de la Argentina, incluso más al sur que Ushuaia.

Está a 75 km de la ciudad de Ushuaia, por tierra se puede llegar recorriendo la ruta provincial J y luego la K (o 30). Estas rutas, a pesar de ser de ripio, se encuentran en buen estado. También se puede llegar por mar, navegando las aguas del canal Beagle. Para los más osados, se puede llegar desde Ushuaia a pie, recorriendo un variado paisaje costero que tienen una extensión de un poco más de 30 km.

La historia de este poblado es relativamente reciente, el primer asentamiento data del año 1966 con el destacamento de la Prefectura Naval Argentina. También existió el aserradero “Puerto Almanza”. Sin embargo recién en  1991 llegaron los primeros pobladores civiles y en el 2001 se establecieron definitivamente algunos pescadores artesanales. En la actualidad, Puerto Almanza cuenta con un ancladero que sirve de refugio de naves de pesca y turismo, un destacamento de la Prefectura Naval Argentina y unas pocas casas de particulares.

Gran parte de la población se dedica a extraer centollas, centollones, mejillones, cholgas y otros moluscos de las frías aguas del Beagle. Junto con truchas y salmones son preparados en exquisitos platos y ofrecidos en casas de familias o en pequeños restaurantes. La Sirena y el Capitán, La Oveja Verde y La Mesita de Almanza son algunos de los restaurantes atendidos por sus propios dueños, cada uno con especialidades exclusivas y combinaciones de delicias locales.

En este hermoso lugar se llevan adelante emprendimientos ictícolas dedicados a la cría de truchas en estanques artificiales y a la siembra de mejillones y erizos de mar. Los más curiosos pueden visitar la planta de proceso y criadero de truchas Australmar Almanza y la Chacra Ruca Kelleñ o realizar una excelente caminata hacia la Cascada del Duende en La Povidencia.

Puerto Almanza está próximo a estancia Harberton, la primera de la isla, y un sitio histórico de gran valor biológico y cultural. En la actualidad, Harberton cuenta con un museo y la posibilidad de realizar actividades como caminatas, navegación entre otras.