Tratado Antártico

El Tratado Antártico junto con otros acuerdos relacionados, regulan las relaciones internacionales con respecto a la Antártida.

El Tratado fue suscripto el 1ro. de Diciembre de 1959 y entro en vigor el 23 de Junio de 1961

Los Gobiernos de Argentina, Australia, Bélgica, Chile, la república Francesa, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, la Unión del África del Sur, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y los Estados Unidos de América.

Reconociendo que es en interés de toda la humanidad que la Antártida continúe
utilizándose siempre exclusivamente para fines pacíficos y que no llegue a ser escenario
u objeto de discordia internacional;

Reconociendo la importancia de las contribuciones aportadas al conocimiento científico
como resultado de la cooperación internacional en la investigación científica en la
Antártida;

Convencidos de que el establecimiento de una base sólida para la continuación y el
desarrollo de dicha cooperación, fundada en la libertad de investigación científica en la
Antártida, como fuera aplicada durante el Año Geofísico Internacional, concuerda con los
intereses de la ciencia y el progreso de toda la humanidad;

Convencidos, también, de que un Tratado que asegure el uso de la Antártida
exclusivamente para fines pacíficos y la continuación de la armonía internacional en la
Antártida promoverá los propósitos y principios enunciados en la Carta de las Naciones
Unidas,

Han acordado lo siguiente:

ARTICULO I

La Antártida se utilizará exclusivamente para fines pacíficos. Se prohíbe entre otras, toda
medida de carácter militar, tal como el establecimiento de bases y fortificaciones
militares, la realización de maniobras militares, así como los ensayos de toda clase de
armas.

El presente Tratado no impedirá en empleo de personal o equipo militares, para
investigaciones científicas o para cualquier otro fin pacífico.

ARTICULO II

La libertad de investigación científica en la Antártida y la cooperación hacia ese fin, como
fueran aplicadas durante el Año Geofísico Internacional, continuarán, sujetas a las
disposiciones del presente Tratado.

ARTICULO III
1. Con el fin de promover la cooperación internacional en la investigación científica en la
Antártida, prevista en el Artículo II del presente Tratado, las Partes Contratantes
acuerdan proceder, en la medida más amplia posible:

(a) al intercambio de información sobre los proyectos de programas científicos en la
Antártida, a fin de permitir el máximo de economía y eficiencia en las operaciones;

(b) al intercambio de personal científico entre las expediciones y estaciones en la
Antártida;

(c) al intercambio de observaciones y resultados científicos sobre la Antártida, los cuales
estarán disponibles libremente;

Al aplicarse este artículo se dará el mayor estímulo a establecimiento de relaciones
cooperativas de trabajo con aquellos Organismos Especializados de las Naciones Unidas
y con otras organizaciones internacionales que tengan interés científico o técnico en la
Antártida.

ARTICULO IV

1. Ninguna disposición del presente Tratado se interpretará:

(a) como una renuncia, por cualquiera de las Partes contratantes, a sus derechos de
soberanía territorial o a las reclamaciones territoriales en la Antártida, que hubiere hecho
valer precedentemente;

(b) como una renuncia o menoscabo, por cualquiera de las Partes Contratantes, a
cualquier fundamento de reclamación de soberanía territorial en la Antártida que pudiera
tener, ya sea como resultado de sus actividades o de las de sus nacionales en la
Antártida, o por cualquier otro motivo;

(c) como perjudicial a cualquiera de las Partes Contratantes, en lo concerniente a su
reconocimiento o no reconocimiento del derecho de soberanía territorial, de una
reclamación o de un fundamento de reclamación de soberanía territorial de cualquier
Estado en la Antártida.

2. Ningún acto o actividad que se lleve a cabo mientras el presente Tratado se halle en
vigencia constituirá fundamento para hacer valer, apoyar o negar una reclamación de
soberanía territorial en la Antártida, ni para crear derechos de soberanía en esta región.
No se harán nuevas reclamaciones anteriormente hechas valer, mientras el presente
Tratado se halle en vigencia.

ARTICULO V

1. Toda explosión nuclear en la Antártida y la eliminación de desechos radioactivos en
dicha región quedan prohibidas.
2. En caso de que se concluyan acuerdos internacionales relativos al uso de la energía
nuclear, comprendidas las explosiones nucleares y la eliminación de desechos
radioactivos, en los que sean Partes todas las Partes Contratantes cuyos representantes
estén facultados a participar en las reuniones previstas en el Artículo IX, las normas
establecidas en tales acuerdos se aplicarán en la Antártida.

ARTICULO VI

Las disposiciones del presente Tratado se aplicarán a la región situada al sur de los 60º
de latitud sur, incluidas todas las barreras de hielo; pero nada en el presente Tratado
perjudicará o afectará en modo alguno los derechos o el ejercicio de los derechos de
cualquier Estado conforme al Derecho Internacional en lo relativo a la alta mar dentro de
esa región.

ARTICULO VII

1. Con el fin de promover los objetivos y asegurar la aplicación de las disposiciones del
presente Tratado, cada una de las Partes Contratantes, cuyos representantes estén
facultados a participar en las reuniones a que se refiere el Artículo IX de este Tratado,
tendrá derecho a designar observadores para llevar a cabo las inspecciones previstas en
el presente Artículo. Los observadores serán nacionales de la Parte Contratante que los
designa. Sus nombres se comunicarán a cada una de las demás Partes Contratantes que
tienen derecho a designar observadores, y se les dará igual aviso cuando cesen en sus
funciones.

2. Todos los observadores designados de conformidad con las disposiciones del párrafo
1 de este Artículo gozarán de entera libertad de acceso, en cualquier momento, a cada
una y a todas las regiones de la Antártida.

3. Todas las regiones de la Antártida, y todas las estaciones, instalaciones y equipos que
allí se encuentren, así como todos los navíos y aeronaves, en los puntos de embarque y
desembarque de personal o de carga en la Antártida, estarán abiertos en todo momento
a la inspección por parte de cualquier observador designado de conformidad con el
párrafo 1 de este artículo.

4. La observación aérea podrá efectuarse, en cualquier momento, sobre cada una y
todas las regiones de la Antártida por cualquiera de las Partes Contratantes que estén
facultadas a designar observadores.

5. Cada una de las Partes Contratantes, al entrar en vigencia respecto de ella el presente
Tratado, informará a las otras Partes Contratantes y, en lo sucesivo, les informará por
adelantado sobre:

(a) toda expedición a la Antártida y dentro de la Antártida en la que participen sus navíos
o nacionales, y sobre todas las expediciones a la Antártida que se organicen o partan de
su territorio;
(b) todas las estaciones en la Antártida ocupadas por sus nacionales, y

(c) Todo personal o equipo militares que se proyecte introducir en la Antártida, con
sujeción a las disposiciones del párrafo 2 del Artículo 1 del presente Tratado.

ARTICULO VIII

1. Con el fin de facilitarles el ejercicio de las funciones que les otorga el presente Tratado,
y sin perjuicio de las respectivas posiciones de las Partes Contratantes, en lo que
concierne a la jurisdicción sobre todas las demás personas en la Antártida, los
observadores designados de acuerdo con el párrafo 1 del Artículo VII y el personal
científico intercambiado de acuerdo con el subpárrafo 1 b) del Artículo III del Tratado, así
como los miembros del personal acompañante de dichas personas, estarán sometidos
sólo a la jurisdicción de la Parte Contratante de la cual sean nacionales, en lo referente a
las acciones u omisiones que tengan lugar mientras se encuentren en la Antártida con el
fin de ejercer sus funciones.

2. Sin perjuicio de las disposiciones del párrafo 1 de este Artículo, y en espera de la
Adopción de medidas expresadas en el subpárrafo 1 e) del Artículo IX, las Partes
Contratantes, implicadas en cualquier controversia con respecto al ejercicio de la
jurisdicción en la Antártida, se consultarán inmediatamente con el ánimo de alcanzar una
solución mutuamente aceptable.

ARTICULO IX

1. Los representantes de las Partes Contratantes, nombradas en el preámbulo del
presente Tratado se reunirán en la ciudad de Canberra dentro de los dos meses después
de la entrada en vigencia del presente Tratado y, en adelante, a intervalos y en lugares
apropiados, con el fin de intercambiar informaciones, consultarse mutuamente sobre
asuntos de interés común relacionados con la Antártida, y formular, considerar y
recomendar a sus Gobiernos medidas para promover los principios y objetivos del
presente Tratado, inclusive medidas relacionadas con:

a) uso de la Antártida para fines exclusivamente pacíficos;

b) facilidades para la investigación científica en la Antártida;

c) facilidades para la cooperación científica internacional en la Antártida;

d) facilidades para el ejercicio de los derechos de inspección previstos en el Artículo VII
del presente Tratado;

e) cuestiones relacionadas con el ejercicio de la jurisdicción en la Antártida;

f) protección y conservación de los recursos vivos de la Antártida.

2. Cada una de las Partes Contratantes que haya llegado a ser Parte del presente
Tratado por adhesión, conforme al Artículo XIII, tendrá derecho a nombrar representantes que participarán en las reuniones mencionadas en el párrafo 1 del presente Artículo,
mientras dicha Parte Contratante demuestre su interés en la Antártida mediante la
realización en ella de investigaciones científicas importantes, como el establecimiento de
una estación científica o el envío de una expedición científica.

3. Los informes de los observadores mencionados en el Artículo VII del presente Tratado
serán transmitidos a los representantes de las Partes Contratantes, que participen en las
reuniones a que se refiere el párrafo 1 del presente artículo.

4. Las medidas contempladas en el párrafo 1 de este artículo entrarán en vigencia
cuando las aprueben todas las Partes Contratantes, cuyos representantes estuvieron
facultados a participar en las reuniones que se celebraron para considerar esas medidas.

5. Cualquiera o todos los derechos establecidos en el presente Tratado podrán ser
ejercidos desde la fecha de sus entrada en vigencia, ya sea que las medidas para facilitar
el ejercicio de tales derechos hayan sido o no propuestas, consideradas o aprobadas
conforme a las disposiciones de este artículo.

ARTICULO X

Cada una de las Partes Contratantes se compromete a hacer los esfuerzos apropiados,
compatible con la carta de las Naciones Unidas, con el fin de que nadie lleve a cabo en la
Antártida ninguna actividad contraria a los propósitos y principios del presente Tratado.

ARTICULO XI

1. En caso de surgir una controversia entre dos o más de las Partes Contratantes,
concerniente a la interpretación o a la aplicación del presente Tratado, dichas Partes
Contratantes se consultarán entre sí con el propósito de resolver la controversia por
negociación, investigación, mediación, conciliación, arbitraje, decisión judicial u otros
medios pacíficos, a su elección.

2. Toda controversia de esa naturaleza, no resuelta por tales medios, será referida a la
Corte Internacional de Justicia, con el consentimiento, en cada caso, de todas las partes
en controversia para su resolución; pero la falta de acuerdo para referirla a la Corte
Internacional de Justicia no dispensará a las partes en controversia de la responsabilidad
de seguir buscando una solución por cualquiera de los diversos medios pacíficos
contemplados en el párrafo 1 de este Artículo.

ARTICULO XII

1. a) El presente Tratado podrá ser modificado o enmendado, en cualquier momento, con
el consentimiento unánime de las Partes Contratantes, cuyos representantes estén
facultados a participar en las reuniones previstas en el Artículo IX. Tal modificación o tal
enmienda entrará en vigencia cuando el Gobierno depositario haya sido notificado por la
totalidad de dichas Partes Contratantes de que las han ratificado.

b) subsiguientemente, tal modificación o tal enmienda entrará en vigencia, para cualquier otra Parte Contratante, cuando el Gobierno depositario haya recibido aviso de su
ratificación. Si no se recibe aviso de ratificación de dicha Parte Contratante dentro del
plazo de dos años, contados desde la fecha de entrada en vigencia de la modificación o
enmienda, en conformidad con lo dispuesto en el subpárrafo 1 a) de este Artículo, se la
considerará como habiendo dejado de ser Parte del presente Tratado en la fecha de
vencimiento de tal plazo.

2. a) Si después de expirados treinta años, contados desde la fecha de entrada en
vigencia del presente Tratado, cualquiera de las Partes Contratantes, cuyos
representantes estén facultados a participar en las reuniones previstas en el Artículo IX,
así lo solicita, mediante una comunicación dirigida al Gobierno depositario, se celebrará,
en el menor plazo posible, una Conferencia de todas las Partes Contratantes para revisar
el funcionamiento del presente Tratado.

b) Toda modificación o enmienda al presente Tratado, aprobada en tal conferencia por la
mayoría de las Partes Contratantes en ella representadas, incluyendo la mayoría de
aquellas cuyos representantes están facultados a participar en las reuniones previstas en
el Artículo IX, se comunicará a todas las Partes Contratantes por el Gobierno depositario,
inmediatamente después de finalizar la Conferencia, y entrará en vigencia de
conformidad con lo dispuesto en el párrafo 1 del presente Artículo.

c) Si tal modificación o tal enmienda no hubiere entrado en vigencia, de conformidad con
lo dispuesto en el subpárrafo 1 a) de este Artículo, dentro de un período de dos años,
contados desde la fecha de su comunicación a todas las Partes Contratantes, cualquiera
de las Partes Contratantes podrá, en cualquier momento, después de la expiración de
dicho plazo, informar al Gobierno depositario que ha dejado de ser parte del presente
Tratado, y dicho retiro tendrá efecto dos años después que el Gobierno depositario haya
recibido esta notificación.

ARTICULO XIII

1. El presente Tratado estará sujeto a la ratificación por parte de los estados signatarios.
Quedará abierto a la adhesión de cualquier Estado que sea miembro de las Naciones
Unidas, o de cualquier otro Estado que pueda ser invitado a adherirse al Tratado con el
consentimiento de todas las Partes Contratantes cuyos representantes estén facultados a
participar en las reuniones previstas en el Artículo IX del Tratado.

2. La ratificación del presente Tratado o la adhesión al mismo será efectuada por cada
Estado de acuerdo con sus procedimientos constitucionales.

3. Los instrumentos de ratificación y los de adhesión serán depositados ante el Gobierno
de los Estados Unidos de América, que será el Gobierno depositario.

4. El Gobierno depositario informará a todos los Estados signatarios y adherentes sobre
la fecha de depósito de cada instrumento de ratificación o de adhesión y sobre la fecha
de entrada en vigencia del Tratado y de cualquier modificación o enmienda al mismo.

5. Una vez depositados los instrumentos de ratificación por todos los Estados signatarios, el presente Tratado entrará en vigencia para dichos Estados y para los Estados; que
hayan depositado sus instrumentos de adhesión. En lo sucesivo, el Tratado entrará en
vigencia para cualquier Estado adherente una vez que deposite su instrumento de
adhesión.

6. El presente Tratado será registrado por el Gobierno depositario conforme al Artículo
102 de la Carta de las Naciones Unidas.

ARTICULO XIV

El presente Tratado, hecho en los idiomas inglés, francés, ruso y español, siendo cada
uno de estos textos igualmente auténtico, será depositado en los Archivos del Gobierno
de los Estados Unidos de América, el que enviará copias debidamente certificadas del
mismo a los Gobiernos de los Estados signatarios y de los adherentes.

EN TESTIMONIO DE LO CUAL, los infrascritos Plenipotenciarios, debidamente
autorizados, suscriben el presente Tratado.

HECHO en Washington, el primero de diciembre de mil novecientos cincuenta y nueve. PROTOCOLO AL TRATADO ANTÁRTICO SOBRE PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

Los Estados Parte de este Protocolo al Tratado Antártico, en adelante denominados las
Partes,

Convencidos de la necesidad de incrementar la protección del medio ambiente antártico y
de los ecosistemas dependientes y asociados;
Convencidos de la necesidad de reforzar el sistema del Tratado Antártico para garantizar
siga utilizándose siempre exclusivamente para fines pacíficos y no se convierta en
escenario y objeto de discordia internacional;
Teniendo en cuenta la especial situación jurídica y política de la Antártida y la especial
responsabilidad de las Partes compatibles con los propósitos y principios del Tratado An-
tártico;
Recordando la designación de la Antártida como Área de Conservación Especial y otras
medidas adoptadas con arreglo al sistema del Tratado Antártico para proteger el medio
ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asociados;
Reconociendo además las oportunidades únicas que ofrece la Antártida para la observa-
ción científica y la investigación de procesos de importancia global y regional;
Reafirmando los principios de conservación de la Convención sobre la Conservación de
los Recursos Vivos Marinos Antárticos;
Convencidos de que el desarrollo de un sistema global de protección del medio ambiente
de la Antártida y de los ecosistemas dependientes y asociados interesa a la humanidad
en su conjunto;
Deseando complementar con este fin el Tratado Antártico;
Acuerdan lo siguiente:

ARTICULO 1 – DEFINICIONES

Para los fines de este Protocolo:
(a) “El Tratado Antártico” significa el Tratado Antártico hecho en Washington el 1 de
Diciembre de 1959;
(b) “Area del Tratado Antártico” significa el área a que se aplica las disposiciones del
Tratado Antártico de acuerdo con el Art VI de ese Tratado;
(c) “Reuniones Consultivas del Tratado Antártico” significa las reuniones a las que se
refiere el Art IX de ese Tratado Antártico;
(d) “Partes Consultivas del Tratado Antártico” significa las Partes Contratantes del
Tratado Antártico con derecho a designar representantes para participar en las reuniones
a las cuales se refiere el Art IX de ese Tratado;
(e) “Sistema del Tratado Antártico” significa el Tratado Antártico, las medidas en vigor
según ese Tratado, sus instrumentos internacionales asociados separados en vigor y las
medidas en vigor según esos instrumentos.
(f) “Tribunal Arbitral” significa el Tribunal Arbitral establecido de acuerdo con el Apéndice
a este Protocolo, que forma parte integrante del mismo;
(g) “Comité” significa el Comité para la Protección del Medio Ambiente establecido de
acuerdo con el Art 11.
ARTICULO 2 – OBJETIVO Y DESIGNACION

Las Partes se comprometen a la protección global del medio ambiente antártico y los
ecosistemas dependientes y asociados, y mediante el presente Protocolo, designan a la
Antártida como reserva natural, consagrada a la paz y a la ciencia.

ARTICULO 3 – PRINCIPIOS MEDIOAMBIENTALES

1. La protección del medio ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asocia-
dos, así como del valor intrínseco de la Antártida, incluyendo sus valores de vida silvestre
y estéticos y su valor como área para la realización de investigaciones científicas, en es-
pecial las esenciales para la comprensión del medio ambiente global, deberán ser consi-
deraciones fundamentales para la planificación y realización de todas las actividades que
se desarrollen en el área del Tratado Antártico.

2. Con este fin:
a) Las actividades en el área del Tratado Antártico serán planificadas de tal manera que
se limite el impacto perjudicial sobre el medio ambiente antártico y los ecosistemas
dependientes y asociados;
b) Las actividades en el área del Tratado Antártico serán planificadas y realizadas de tal
manera que se eviten:
i) efectos perjudiciales sobre las características climáticas y meteorológicas;
ii) efectos perjudiciales significativos en la calidad del agua y del aire;
iii) cambios significativos en el medio ambiente atmosférico, terrestre (incluyendo el
acuático), glacial y marino;
iv) cambios perjudiciales en la distribución, cantidad o capacidad de reproducción de las
especies o poblaciones de especies de la fauna y flora;
v) peligros adicionales para las especies o poblaciones de tales especies en peligro de
extinción o amenazadas;
vi) la degradación o el riesgo sustancial de degradación de áreas de importancia biológi-
ca, científica, histórica, estética o de vida silvestre.
c) Las actividades en el área del Tratado Antártico deberán ser planificadas y realizadas
sobre la base de una información suficiente, que permita evaluaciones previas y un juicio
razonado sobre su posible impacto en el medio ambiente antártico y en sus ecosistemas
dependientes y asociados, así como sobre el valor de la Antártida para la realización de
investigaciones científicas; tales juicios deberán tomar plenamente en cuenta:
i) el alcance de la actividad, incluida su área, duración e intensidad;
ii) el impacto acumulativo de la actividad, tanto por si misma como en combinación con
otras actividades en el área del Tratado Antártico;
iii) si la actividad afectara perjudicialmente a cualquier otra actividad en el área del Tra-
tado Antártico;
iv) si se dispone de medios tecnológicos y procedimientos adecuados para realizar ope-
raciones que no perjudiquen el medio ambiente;
v) si existe la capacidad de observar los parámetros, medioambientales, y los elementos
del ecosistema que sean claves, de tal manera que sea posible identificar y provenir con
suficiente antelación cualquier efecto perjudicial de la actividad, y la de disponer modifica-
ciones de los procedimientos operativos que sean necesarios a la luz de los resultados
de la observación o el mayor conocimiento sobre el medio ambiente antártico y los eco-sistemas dependientes y asociados; y,
vi) si existe capacidad de responder con prontitud y eficacia a los accidentes, especial-
mente a aquellos que pudieran causar efectos sobre el medio ambiente;
d) se llevará a cabo una observación regular y eficaz que permita la evaluación del im-
pacto de las actividades en curso, incluyendo la verificación de los impactos previstos.
e) se llevará a cabo una observación regular y efectiva para facilitar una detección precoz
de los posibles efectos imprevistos de las actividades sobre el medio ambiente antártico y
los ecosistemas dependientes y asociados, ya se realicen dentro o fuera de el área del
Tratado Antártico.
3. Las actividades deberán ser planificadas y realizadas en el área del Tratado Antártico
de tal manera que se otorgue prioridad a la investigación científica y se preserve el valor
de la Antártida como una zona para la realización de tales investigaciones, incluyendo las
investigaciones esenciales para la comprensión del medio ambiente global.
4. Tanto las actividades emprendidas en el área del Tratado Antártico de conformidad
con los programas de investigación científica, con el turismo y con todas las otras activi-
dades gubernamentales y no gubernamentales en el área del Tratado Antártico para las
cuales se requiere notificación previa de acuerdo con el Art VII (5) del Tratado Antártico,
incluyendo las actividades asociadas de apoyo logístico, deberán:
a) Llevarse a cabo de forma coherente con los principios de este Artículo; y,
b) modificarse, suspender o cancelar si provocan o amenazan con provocar repercusio-
nes en el medio ambiente antártico o en sus ecosistemas dependientes o asociados que
sean incompatibles con estos principios.

ARTICULO 4 – RELACIONES CON LOS COMPONENTES DEL SISTEMA DEL
TRATADO ANTÁRTICO

1. Este Protocolo complementará el Tratado Antártico y no lo modificará ni enmendará.
2. Nada en el presente Protocolo afectará a los derechos y obligaciones de las Partes en
este Protocolo, derivados de los otros instrumentos internacionales en vigor dentro del
sistema del Tratado Antártico.

ARTICULO 5 – COMPATIBILIDAD CON LOS OTROS COMPONENTES DEL SISTEMA
DEL TRATADO ANTARTICO

Las Partes consultarán y cooperarán con las Partes Contratantes de otros instrumentos
internacionales en vigor dentro del sistema del Tratado Antártico y sus respectivas institu-
ciones, con el fin de asegurar la realización de los objetivos y principios de este Protocolo
y de evitar cualquier impedimento para el logro de los objetivos y principios de aquellos
instrumentos o cualquier incoherencia entre la aplicación de esos instrumentos y del pre-
sente Protocolo.

ARTICULO 6 – COOPERACION

1. Las Partes cooperarán en la planificación y realización de las actividades en el área del
Tratado Antártico. Con este fin, cada Parte se esforzará en:
a) promover programas cooperativos de valor científico, técnico, educativo, relativos a la
protección del medio ambiente antártico y de los ecosistemas dependientes y asociados;
b) proporcionar una adecuada asistencia a las demás Partes en la preparación de las evaluaciones del impacto medioambiental;
c) proporcionar a otras Partes cuando lo requieran información relativa a cualquier riesgo
potencial para el medio ambiente antártico a los ecosistemas dependientes y asociados;
d) celebrar consultas con las demás Partes respecto a la selección de emplazamientos
de posibles estaciones y otras instalaciones, a fin de evitar el impacto acumulativo oca-
sionado por su excesiva concentración en una localización determinada;
e) cuando sea apropiado, emprender expediciones conjuntas y compartir el uso de esta-
ciones y demás instalaciones; y,
f) llevar a cabo aquellas medidas que puedan ser acordadas durante las Reuniones con-
sultivas del Tratado Antártico.
2. Cada Parte se compromete, en la medida de lo posible, a compartir información de uti-
lidad para otras Partes en la planificación y la realización de sus actividades en el área
del Tratado Antártico con el fin de proteger el medio ambiente de la Antártida y los eco-
sistemas dependientes y asociados.
3. Las Partes cooperarán con aquellas otras Partes que puedan ejercer jurisdicción en
zonas adyacentes al área del Tratado Antártico, con vistas a asegurar que las actividades
en el área del Tratado Antártico no tengan impactos perjudiciales para el medio ambiente
en tales zonas.

ARTICULO 7 – PROHIBICION DE LAS ACTIVIDADES RELACIONADAS CON LOS
RECURSOS MINERALES

Cualquier actividad relacionada con los recursos minerales, salvo la investigación cientí-
fica, estará prohibida.

ARTICULO 8 – EVALUACION DEL IMPACTO SOBRE EL MEDIO AMBIENTE

1. Las actividades propuestas, citadas en el párrafo 2 de este artículo, estarán sujetas a
los procedimientos establecidos en el Anexo I sobre la evaluación previa del impacto de
dichas actividades sobre el medio ambiente antártico o en los ecosistemas dependientes
o asociados, según se considere que dichas actividades tengan:
a) a menos que un impacto mínimo o transitorio;
b) un impacto mínimo o transitorio; o,
c) más que un impacto mínimo o transitorio.
2. Cada Parte asegurará que los procedimientos de evaluación establecidos en el Anexo
I se apliquen a los procesos de planificación que conduzcan a tomar decisiones sobre
cualquier actividad emprendida en el área del Tratado Antártico, de conformidad con los
programas de investigación científica, con el turismo y con todas las demás actividades
gubernamentales y no gubernamentales en el área del Tratado Antártico, incluyendo las
actividades asociadas de apoyo logístico.
3. Los procedimientos de evaluación previstos en el Anexo I se aplicarán a todos los
cambios de actividad, bien porque el cambio se deba a un aumento o una disminución de
la intensidad de una actividad ya existente, bien a otra actividad añadida, al cierre de una
instalación, o a otras causas.
4. Cuando las actividades sean planificadas conjuntamente por más de una Parte, las
Partes involucradas nombrarán a una de ellas para coordinar la aplicación de los procedi-
mientos de evaluación del impacto sobre el medio ambiente que figura en el Anexo I.

ARTICULO 9 – ANEXOS

1. Los Anexos a este Protocolo constituirán parte integrante del mismo.
2. Otros Anexos, adicionales a los Anexos I-IV, podrán ser adoptados y entrar en vigor de
conformidad con el Art IX del Tratado Antártico.
3. Las enmiendas y modificaciones a los Anexos podrán ser adoptadas y entrar en vigor
de acuerdo con el Art IX del Tratado Antártico, a menos que los Anexos contengan dispo-
siciones para que las enmiendas y las modificaciones entren en vigor en forma acelerada
4. Los Anexos y las enmiendas y modificaciones de los mismos que hayan entrado en vi-
gor de acuerdo con los párr 2 y 3 anteriores entrarán en vigor para la Parte Contratante
del Tratado Antártico, que no sea Parte Consultiva del Tratado Antártico, o que no fuera
Parte Consultiva del Tratado Antártico en el momento de su adopción, cuando el Deposi-
tario haya recibido notificación de aprobación de esa Parte Contratante, a menos que el
propio Anexo establezca lo contrario con relación a la entrada en vigor de cualquier en-
mienda o modificación al mismo.
5. Los Anexos, excepto en la medida en que un Anexo especifique lo contrario, estarán
sujetos a los procedimientos para la solución de controversias establecidos en los Arts
18º al 20º.

ARTICULO 10 – REUNIONES CONSULTIVAS DEL TRATADO ANTARTICO

1. Las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico, basadas en el mejor asesoramiento
científico y técnico disponible,
(a) definirán, de acuerdo con las disposiciones de este Protocolo, la política general para
la protección global del medio ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y aso-
ciados; y,
(b) adoptarán medidas para la ejecución de este Protocolo de conformidad con el Art IX
del Tratado Antártico.
2. Las Reuniones consultivas del Tratado Antártico, examinarán el trabajo del Comité y
tomarán plenamente en cuenta su asesoramiento y sus recomendaciones para realizar
las tareas a que se refiere el párrafo 1 de este artículo, así como el asesoramiento del
Comité Científico para las Investigaciones Antárticas.

ARTICULO 11 – COMITE PARA LA PROTECCION DEL MEDIO AMBIENTE

1. Por este Protocolo se establece el Comité para la Protección del Medio Ambiente.
2. Cada Parte tendrá derecho a participar como miembro del Comité y a nombrar un
representante que podrá estar acompañado por expertos asesores.
3. El estatuto de observador en este Comité será accesible a cualquier Parte Contratante
del Tratado Antártico que no sea Parte de este Protocolo.
4. El Comité invitará al Presidente del Comité Científico para las Investigaciones Antárti-
cas y al Presidente del Comité Científico para la Conservación de los Recursos Marinos
Vivos Antárticos a participar como observadores en sus sesiones. El Comité también po-
drá invitar, con la aprobación de la Reunión Consultiva del Tratado Antártico, a participar
como observadores en sus sesiones a otras organizaciones científicas, medioambienta-
les y técnicas pertinentes que puedan contribuir a sus trabajos.
5. El Comité presentará un informe de cada una de sus sesiones a las Reuniones Con-
sultivas del Tratado Antártico. El informe abarcará todas aquellas materias consideradas durante la sesión y reflejará las opiniones expresadas. El informe será enviado a las Par-
tes y a los observadores presentes en la sesión y, quedará posteriormente a disposición
del público.
6. El Comité adoptará sus reglas de procedimiento, las cuales estarán sujetas a la apro-
bación de una Reunión Consultiva del Tratado Antártico.

ARTICULO 12 – FUNCIONES DEL COMITE

1. Las funciones del Comité consistirán en proporcionar asesoramiento y formular reco-
mendaciones a las Partes en relación con la aplicación de este Protocolo, incluyendo el
funcionamiento de sus Anexos, para que sean consideradas en las Reuniones Consulti-
vas del Tratado Antártico, y en realizar las demás funciones que le puedan ser asignadas
por las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico. En especial, proporcionará asesora-
miento sobre:
a) la eficacia de las medidas adoptadas de conformidad con este Protocolo;
b) la necesidad de actualizar, reforzar o perfeccionar de cualquier otro modo estas medi-
das;
c) la necesidad de adoptar medidas adicionales, incluyendo la necesidad de establecer
otros Anexos cuando resulte adecuado;
d) la aplicación y ejecución de los procedimientos de evaluación del impacto sobre el
medio ambiente establecidos en el Art 8 y el Anexo I;
e) los medios para minimizar o mitigar el impacto medioambiental de las actividades en el
área del Tratado Antártico;
f) los procedimientos aplicables a situaciones que requieren una respuesta urgente,
incluyendo las acciones de respuesta en emergencias medioambientales.
g) la gestión y ulterior desarrollo del Sistema de Areas Antárticas Protegidas;
h) los procedimientos de inspección, incluyendo los modelos para los informes de las
inspecciones y las listas de control para la realización de las inspecciones;
i) el acopio, archivo, intercambio y evaluación de la información relacionada con la pro-
tección medioambiental,
j) el estado del medio ambiente antártico; y
k) la necesidad de realizar investigaciones científicas, incluyendo la observación medio-
ambiental, relacionadas con la aplicación de este Protocolo;
2. En el cumplimiento de sus funciones, el Comité consultará, cuando resulte apropiado,
al Comité Científico para las Investigaciones Antárticas y al Comité Científico para la
Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos y a otras organizaciones cien-
tíficas, medioambientales y técnicas pertinentes.

ARTICULO 13 – CUMPLIMIENTO DE ESTE PROTOCOLO

1. Cada Parte tomará medidas adecuadas en el ámbito de su competencia para asegurar
el cumplimiento de este Protocolo, incluyendo la adopción de leyes y reglamentos, actos
administrativos y medidas coercitivas.
2. Cada Parte llevará a cabo los esfuerzos necesarios, compatibles con la Carta de las
Naciones Unidas, para que nadie emprenda ninguna actividad contraria a este Protocolo.
3. Cada Parte notificará a las demás partes las medidas que adopte de conformidad con
los párrafos 1 y 2 citados anteriormente.
4. Cada Parte llamará la atención de todas las demás Partes sobre cualquier actividad que, en su opinión, afecte a la aplicación de los objetivos y principios de este Protocolo.
5. Las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico llamarán la atención de cualquier Es-
tado que no sea Parte de este Protocolo sobre cualquier actividad emprendida por aquel
Estado, sus agencias, organismos, personas naturales o jurídicas, buques, aeronaves u
otros medios de transporte que afecten a la aplicación de los objetivos y principios de
este Protocolo.

ARTICULO 14 – INSPECCION

1. Con el fin de promover la protección del medio ambiente antártico y de sus ecosiste-
mas dependientes y asociados, y para asegurar el cumplimiento de este Protocolo, las
Partes Consultivas del Tratado Antártico tomarán medidas individual o colectivamente,
para la realización de inspecciones por observadores, de conformidad con el Art VII del
Tratado Antártico.
2. Son observadores:
a) los observadores designados por cualquier Parte Consultiva del Tratado Antártico, que
serán nacionales de esa Parte; y,
b) Cualquier observador designado durante las Reuniones Consultivas del Tratado Antár-
tico para realizar inspecciones según los procedimientos que se establezcan mediante
una Reunión Consultiva del Tratado Antártico.
3. Las Partes cooperarán plenamente con los observadores que llevan a cabo las inspec-
ciones, y deberán asegurar que durante las mismas tengan acceso a cualquier lugar de
las estaciones, instalaciones, equipos, buques y aeronaves abiertos a inspecciones bajo
el Art VII (3) del Tratado Antártico, así como a todos los registros que ahí se conserven y
sean exigibles de conformidad con este Protocolo.
4. Los informes de inspección serán remitidos a las Partes cuyas estaciones, equipos,
instalaciones, buques o aeronaves estén comprendidos en los informes. Después que
aquellas Partes hayan tenido la oportunidad de comentarlos, los informes y todos los
comentarios de que hayan sido objeto serán remitidos a todas las Partes y al Comité,
estudiados en la siguiente Reunión Consultiva del Tratado Antártico y puestos
posteriormente a disposición del público.

ARTICULO 15 – ACCIONES DE RESPUESTA EN CASOS DE EMERGENCIA

1. Con el fin de actuar en casos de emergencia medioambientales en el área del Tratado
Antártico cada Parte acuerda:
a) Disponer una respuesta rápida y efectiva en los casos de emergencia que puedan sur-
gir de la realización de programas de investigación científica, del turismo y de todas las
demás actividades gubernamentales y no gubernamentales para las cuales se requiere
notificación previa de acuerdo con el Art VII (5) del Tratado Antártico, incluyendo las acti-
vidades asociadas de apoyo logístico; y,
b) establecer planes de emergencia para responder a los incidentes que puedan tener
efectos adversos para el medio ambiente antártico o sus ecosistemas dependientes y
asociados.
2. A este efecto, las Partes deberán:
a) cooperar en la formulación y aplicación de dichos planes de emergencia; y
b) establecer un procedimiento para la notificación inmediata de emergencias medioam-
bientales y la acción conjunta ante las mismas. 3. Al aplicar este Artículo, las Partes deberán recurrir al asesoramiento de los organismos
internacionales pertinentes.

ARTICULO 16 – RESPONSABILIDAD

De conformidad con los objetivos de este Protocolo para la protección global del medio
ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asociados, las Partes se compro-
meten a elaborar normas y procedimientos relacionados con la responsabilidad derivada
de daños provocados por actividades que se desarrollen en el área del Tratado Antártico
y cubiertas por este Protocolo. Estas normas y procedimientos se incluirán en uno o más
Anexos que se adopten de conformidad con el Art 9º (2).

ARTICULO 17 – INFORME ANUAL DE LAS PARTES

1. Cada Parte informará anualmente de las medidas adoptadas para dar cumplimiento a
este Protocolo. Dichos informes incluirán las notificaciones hechas de conformidad con el
Art 13º (3), los planes de emergencia establecidos de acuerdo con el Art 15º y cualquier
otra notificación e información reconocida por este Protocolo y respecto de las cuales no
existe otra disposición sobre la comunicación e intercambio de información.
2. Los informes elaborados de conformidad con el párrafo 1 anterior serán distribuidos a
todas las Partes Contratantes y al Comité, considerados en la siguiente Reunión Consul-
tiva del Tratado Antártico, y puestos a disposición del público.

ARTICULO 18 – SOLUCION DE CONTROVERSIAS

En caso de controversia relativa a la interpretación o aplicación de este Protocolo, las
Partes en controversia deberán, a requerimiento de cualquiera de ellas, consultarse entre
sí con la mayor brevedad posible con el fin de resolver la controversia mediante negocia-
ción, investigación, mediación, conciliación, arbitraje, arreglo judicial u otros medios pací-
ficos que las Partes de controversia acuerden.

ARTICULO 19 – ELECCION DEL PROCEDIMIENTO PARA LA SOLUCION DE
CONTROVERSIAS

1. Las Partes en el momento de firmar, ratificar, aceptar, aprobar o adherirse a este Pro-
tocolo, o en cualquier momento posterior, pueden elegir, mediante declaración escrita, u-
no o ambos de los siguientes medios para la solución de controversias relacionadas con
la interpretación o aplicación de los Arts 7, 8 y 15 y, excepto en el caso de que un Anexo
establezca lo contrario, las disposiciones de dicho Anexo y, en la medida en que esté
relacionado con estos Artículos y disposiciones, el Art 13º:
a) La Corte Internacional de Justicia
b) el Tribunal Arbitral
2. Las declaraciones efectuadas al amparo del párrafo 1 precedente no afectarán a la
aplicación de los Arts 18º y 20º (2).
3. Se considerará que una Parte que no haya formulado una declaración acogiéndose al
párrafo 1 precedente o con respecto a la cual una declaración ha dejado de tener vigor,
ha aceptado la competencia del Tribunal Arbitral.
4. Si las Partes en una controversia no han aceptado el mismo medio para la solución de controversia, la controversia sólo puede ser sometida a ese procedimiento, salvo que las
partes acuerden lo contrario.
5. Si las Partes en una controversia no han aceptado el mismo medio para la solución de
controversias, o si ambas han aceptado ambos medios, la controversia sólo puede ser
sometida al Tribunal Arbitral, salvo que las partes acuerden lo contrario.
6. Las declaraciones formuladas al amparo del párrafo 1 precedente seguirán en vigor
hasta su expiración de conformidad con sus términos, o hasta tres meses después del
depósito de la notificación por escrito de su revocación ante el Depositario.
7. Las nuevas declaraciones, las notificaciones de revocación o la expiración de una de-
claración no afectarán en modo alguno los procesos pendientes ante la Corte Internacio-
nal de Justicia o ante el Tribunal Arbitral, salvo que las partes en la controversia acuerden
lo contrario.
8. Las declaraciones y notificaciones mencionadas en este Artículo serán depositadas
ante el Depositario, que se encargará de transmitir copias a todas las Partes.

ARTICULO 20 – PROCEDIMIENTO PARA LA SOLUCION DE CONTROVERSIAS

1. Si las partes en una controversia relativa a la interpretación o aplicación de los Arts 7º,
8º ó 15º o, excepto en el caso de que un Anexo establezca lo contrario, las disposiciones
de cualquier Anexo o, en la medida en que se relacione con estos Artículos y disposicio-
nes, el Art 13º, no han acordado el medio para resolverla en un plazo de 12 meses des-
pués de la solicitud de consultas de conformidad con el Art 18º, la controversia será remi-
tida, a solicitud de cualquiera de las partes en la controversia, para que sea resuelta de
conformidad con el procedimiento determinado por el Art 19º (4) y (5).
2. El Tribunal Arbitral no tendrá competencia para decidir o emitir laudo sobre ningún a-
sunto dentro del ámbito del Art IV del Tratado Antártico. Además, nada en este Protocolo
será interpretado como susceptible de otorgar competencia o jurisdicción a la Corte In-
ternacional de Justicia o a cualquier otro tribunal establecido con el fin de solucionar con-
troversias entre Partes para decidir o emitir laudo sobre ningún asunto dentro del ámbito
del Art IV del Tratado Antártico.

ARTICULO 21 – FIRMA

Este Protocolo quedará abierto a la firma de cualquier Estado que sea Parte Contratante
del Tratado Antártico en Madrid el 4 de Octubre de 1991 y posteriormente en Washington
hasta el 3 de Octubre de 1992.

ARTICULO 22 – RATIFICACION, ACEPTACION, APROBACION O ADHESION

1. Este Protocolo queda sometido a la ratificación, aceptación o aprobación de los Esta-
dos signatarios.
2. Con posterioridad al 3 de Octubre de 1992 este Protocolo estará abierto a la adhesión
de cualquier Estado que sea Parte Contratante del Tratado Antártico.
3. Los instrumentos de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión serán depositados
ante el Gobierno de los EEUU de América, que queda designado como Depositario.
4. Con posterioridad a la fecha de entrada en vigor del presente Protocolo, las Partes
Consultivas del Tratado Antártico no actuarán ante una notificación relativa al derecho de
una Parte Contratante del Tratado Antártico a designar a los representantes que partici-pen en las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico conforme al Artículo IX (2) del
Tratado Antártico, a menos que, con anterioridad, esta Parte Contratante haya ratificado,
aceptado, aprobado este Protocolo o se haya adherido a él.

ARTICULO 23 – ENTRADA EN VIGOR

1. El presente Protocolo entrará en vigor el trigésimo día siguiente a la fecha de depósito
de los instrumentos de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión de todos los Esta-
dos que sean Partes Consultivas del Tratado Antártico en la fecha en que se adopte este
Protocolo.
2. Este Protocolo entrará en vigor para cada una de las Partes Contratantes del Tratado
Antártico que deposite un instrumento de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión
después de la fecha en que haya entrado en vigor este Protocolo, el trigésimo día
siguiente a la fecha en que se deposite dicho instrumento.

ARTICULO 24 – RESERVAS

No se permitirán reservas a este Protocolo.

ARTICULO 25 – MODIFICACION O ENMIENDA

1. Sin perjuicio de lo dispuesto en el Art 9º, este Protocolo puede ser modificado o en-
mendado en cualquier momento de acuerdo con el procedimiento establecido en el Art
XII, (1) (a) y (b) del Tratado Antártico.
2. Si después de transcurridos 50 años de la fecha de entrada en vigor de este Protocolo,
cualquiera de las Partes Consultivas del Tratado Antártico así lo solicitara por medio de
una comunicación dirigida al Depositario, se celebrará una conferencia con la mayor
brevedad posible a fin de revisar la aplicación de este Protocolo.
3. Toda modificación o enmienda propuesta en cualquier Conferencia de Revisión solici-
tada en virtud del anterior párrafo 2 se adoptará por mayoría de las Partes, incluyendo las
tres cuartas Partes de los Estados que eran Partes Consultivas del Tratado Antártico en
el momento de la adopción de este Protocolo.
4. Toda modificación o enmienda adoptada en virtud del párrafo 3 de este Artículo entrará
en vigor después de la ratificación, aceptación, aprobación o adhesión por tres cuartas de
las Partes Consultivas, incluyendo las ratificaciones, aceptaciones, aprobaciones o adhe-
siones en todos los Estados que eran Partes Consultivas en el momento de la adopción
de este Protocolo.
5. a) Con respecto al Art 7º, continuará la prohibición sobre las actividades que se refie-
ran a los recursos minerales, contenida en el mismo, a menos que esté en vigor un régi-
men jurídicamente obligatorio sobre las actividades relativas a los recursos minerales an-
tárticos que incluya modalidades acordadas para determinar si dichas actividades po-
drían aceptarse, y si así fuera, en qué condiciones. Este régimen salvaguardará comple-
tamente los intereses de todos los Estados a lo que alude el Art IV del Tratado Antártico y
aplicará los principios del mismo. Por lo tanto, si se propone una modificación o enmien-
da al Art 7º en la Conferencia de Revisión mencionada en el anterior párrafo 2, ésta
deberá incluir tal régimen jurídicamente obligatorio.
b) Si dichas modificaciones o enmiendas no hubieran entrado en vigor dentro del plazo
de 3 años a partir de la fecha de su adopción, cualquier Parte podrá notificar al Estado Depositario, en cualquier momento posterior a dicha fecha, su retirada de este Protocolo,
y dicha retirada entrará en vigor dos años después de la recepción de la notificación por
el Depositario.

ARTICULO 26 – NOTIFICACIONES POR EL DEPOSITARIO

El Depositario notificará a todas las Partes Contratantes del Tratado Antártico lo sgte:
a) las firmas de este Protocolo y el depósito de los instrumentos de ratificación, acepta-
ción, aprobación o adhesión;
b) la fecha de entrada en vigor de este Protocolo y cualquier Anexo adicional al mismo;
c) la fecha de entrada en vigor de cualquier modificación o enmienda a este Protocolo;
d) el depósito de las declaraciones y notificaciones de conformidad con el Art 19º; y
e) toda notificación recibida de conformidad con el Art 25º (5) (b).

ARTICULO 27 – TEXTOS AUTENTICOS Y REGISTROS EN NACIONES UNIDAS

1. El presente Protocolo redactado en español, francés, inglés y ruso, siendo cada ver-
sión igualmente auténtica, será depositado en los archivos del Gobierno de los EEUU de
América, que enviará copias debidamente certificadas del mismo a todas las Partes
Contratantes del Tratado Antártico.
2. Este Protocolo será registrado por el Depositario de acuerdo con lo dispuesto en el Art
102º de la Carta de las Naciones Unidas.

APENDICE DEL PROTOCOLO – ARBITRAJE

ARTICULO 1

1. En el Tribunal Arbitral se constituirá y funcionará de acuerdo con lo dispuesto en el
Protocolo, incluyendo este Apéndice.
2. El Secretario al cual se hace referencia en este Apéndice es el Secretario General del
Tribunal Permanente de Arbitraje.

ARTICULO 2

1. Cada Parte tendrá el derecho a designar hasta 3 Arbitros, de los cuales por lo menos
uno será designado dentro del plazo de 3 meses siguientes a la entrada en vigor del
Protocolo para esa Parte. Cada Arbitro deberá ser experto en asuntos antárticos, tener
un profundo conocimiento del derecho internacional y gozar de la más alta reputación por
su equidad, capacidad e integridad.
Los nombres de las personas así designadas constituirán la lista de Arbitros. Cada Parte
mantendrá en todo momento el nombre de por lo menos un Arbitro en la lista.
2. De acuerdo con lo estipulado en el párrafo 3 siguiente, un Arbitro designado por una
Parte permanecerá en la lista durante un período de cinco años y podrá ser designado
por dicha Parte por períodos adicionales de cinco años.
3. La Parte que haya designado un Arbitro tendrá derecho a retirar de la lista el nombre
de ese Arbitro. En caso de fallecimiento de un Arbitro, o en el caso de que una Parte por
cualquier motivo retirará de la lista el nombre del Arbitro que ha designado, la Parte que
designó al Arbitro en cuestión lo notificará al Secretario con la mayor brevedad. El Arbitro cuyo nombre haya sido retirado de la lista continuará actuando en el Tribunal Arbitral pa-
ra el que haya sido designado hasta la conclusión de los procesos que se estén tramitan-
do ante el Tribunal Arbitral.
4. El Secretario asegurará que se mantenga una lista actualizada de los Arbitros desig-
nados de acuerdo con lo dispuesto en este Artículo.

ARTICULO 3

1. El Tribunal Arbitral estará formado por tres Arbitros que serán designados en la forma
siguiente:
a) La parte en la controversia que inicie el proceso designará a un Arbitro, que podrá ser
de su misma nacionalidad, de la lista a la que se refiere el Art 2, párrafo 2 anterior. Esta
designación se incluirá en la notificación a la que se refiere el Art 4.
b) Dentro de los 40 días siguientes a la recepción de dicha notificación, la otra parte en la
controversia designará al segundo Arbitro, quien podrá ser de su nacionalidad, elegido de
la lista mencionada en el Art 2.
c) Dentro del plazo de 60 días contados desde la designación del segundo Arbitro, las
Partes en la controversia designarán de común acuerdo al tercer Arbitro elegido de la
lista que menciona el Art 2. El tercer Arbitro no podrá ser de la misma nacionalidad de
ninguna de las partes en controversia, ni podrá ser una persona designada para la lista
mencionada en el Art 2 por una de dichas partes, ni podrá tener la misma nacionalidad
que los dos primeros Arbitros. El tercer Arbitro presidirá el Tribunal Arbitral.
d) Si el segundo Arbitro no hubiera sido designado dentro del período estipulado, o si las
partes en la controversia no hubieran llegado a un acuerdo dentro del plazo estipulado
respecto a la elección del tercer Arbitro, él o los Arbitros serán designados por el
Presidente de la Corte Internacional de Justicia a solicitud de cualquiera de las Partes en
la controversia dentro del plazo de 30 días desde la recepción de tal solicitud, siendo éste
elegido de la lista a que se refiere el Art 2 y sujeto a las condiciones enumeradas en los
incisos (b) y (c) anteriores. En el desempeño de las funciones que se le han atribuido en
el presente inciso, el Presidente del Tribunal consultará a las partes en controversia.
e) Si el Presidente de la Corte Internacional de Justicia no pudiera ejercer las funciones
atribuidas de acuerdo a lo dispuesto en el apartado (d) anterior, o si fuera de la misma
nacionalidad de alguna de las partes en controversia, sus funciones serán desempeña-
das por el Vicepresidente de la Corte, excepto en el caso en que dicho Vicepresidente
estuviera impedido para ejercer sus funciones, o si fuera de la misma nacionalidad de
una de las partes en controversia, estas funciones deberán ser ejercidas por el miembro
de la Corte que le siga en antigüedad y que este disponible para ello y no sea de la
misma nacionalidad de alguna de las partes en controversia.
2. Cualquier vacante que se produzca será cubierta en la forma dispuesta para la desig-
nación inicial.
3. En cualquier controversia que involucre a más de dos Partes, aquellas Partes que
defiendan los mismos intereses designarán un Arbitro de común acuerdo dentro del plazo
especificado en el párrafo 1 (b) anterior.

ARTICULO 4

La parte en controversia que inicie el proceso lo notificará a la parte o partes contrarias
en la controversia y al Secretario por escrito. Tal notificación incluirá una exposición de la demanda y los fundamentos en que se basa. La notificación será remitida por el
Secretario a todas las Partes.

ARTICULO 5

1. A menos que las partes en controversia convengan de otra manera, el arbitraje se
realizará en La Haya, donde se guardarán los archivos del Tribunal Arbitral. El Tribunal
Arbitral adoptará sus propias reglas de procedimiento. Tales reglas garantizarán que c/u
de las partes en controversia tengan plena oportunidad de ser escuchadas y de presentar
sus argumentos, y también asegurarán que los procesos se realicen en forma expedita.
2. El Tribunal Arbitral podrá conocer de las reconvenciones que surjan de la controversia
y fallar sobre ellas.

ARTICULO 6

1. Cuando el Tribunal Arbitral considere que, prima facie, tiene jurisdicción con arreglo al
Protocolo, podrá:
a) indicar, a solicitud de cualquiera de las partes en la controversia, medidas provisiona-
les que estime necesarias para preservar los respectivos derechos de las partes en
disputa;
b) dictar cualquier medida provisional que considere apropiada según las circunstancias,
para prevenir daños graves en el medio ambiente antártico o en los ecosistemas
dependientes y asociados.
2. Las partes en controversia cumplirán prontamente cualquier medida provisional decre-
ada con arreglo al párr 1(b) anterior hasta tanto se dicte un laudo de acuerdo con el Art 9.
3. No obstante el período de tiempo a que hace referencia el Art 20 del Protocolo, una de
las partes en controversia podrá en todo momento, mediante notificación a la otra parte o
partes en controversia y al Secretario, y de acuerdo con el Art 4, solicitar que el Tribunal
Arbitral se constituya con carácter de urgencia excepcional, para indicar o dictar como
sea posible, de acuerdo con el Art 3, con la excepción de que los plazos indicados en el
Art 3, (1) (b), (c) y (d) se reducirán a 14 días en cada caso. El Tribunal Arbitral decidirá
sobre la solicitud de medidas provisionales urgentes en el plazo de dos meses desde la
designación de su Presidente.
4. Una vez que el Tribunal Arbitral haya adoptado decisión respecto a una solicitud de
medidas provisionales urgentes de acuerdo con el párrafo 3 anterior, la solución de la
controversia proseguirá de acuerdo con lo dispuesto en los Arts 18, 19 y 20 del Protocolo.

ARTICULO 7

Cualquier parte que crea tener un interés jurídico, general o particular, que pudiera ser
afectado de manera sustancial por el laudo de una Tribunal Arbitral, podrá intervenir en el
proceso, salvo que el Tribunal Arbitral decida lo contrario.

ARTICULO 8

Las Partes en la controversia facilitarán el trabajo del Tribunal Arbitral y, en especial, de
acuerdo con sus leyes y empleando todos los medios a su disposición, le proporcionarán
todos los documentos y la información pertinentes y le permitirán, cuando sea necesario, citar testigos o expertos y recibir su declaración.

ARTICULO 9

Si una de las partes en la controversia no comparece ante el Tribunal Arbitral, o se abs-
tiene de defender su caso, cualquier otra parte en la controversia podrá solicitar al Tribu-
nal Arbitral que continúe el curso del proceso y que dicte laudo.

ARTICULO 10

1. El Tribunal Arbitral decidirá, sobre la base del Protocolo y de otras normas y principios
de Derecho Internacional aplicable que no sean incompatibles con el Protocolo, todas las
controversias que le sean sometidas.
2. El Tribunal Arbitral podrá decidir, ex aequo et bono, sobre una controversia que le sea
sometida, si las partes en controversia así lo convinieran.

ARTICULO 11

1. Antes de dictar su laudo el Tribunal Arbitral se asegurará que tiene competencia para
conocer de la controversia y que la demanda o la reconvención estén bien fundadas en
los hechos y en derecho.
2. El laudo será acompañado de una exposición de los fundamentos de la decisión, y
será comunicado al Secretario, quien lo transmitirá a todas las Partes.
3. El laudo será definitivo y obligatorio para las Partes en la controversia y para toda Par-
te que haya intervenido en quien lo transmitirá a todas las Partes.
4. El laudo sólo será obligatorio respecto de ese caso particular.
5. Las Partes en controversia sufragarán por partes iguales los gastos del Tribunal Arbi-
tral, incluida la remuneración de los Arbitros, a menos que el propio Tribunal decida lo
contrario.

ARTICULO 12

Todas las decisiones del Tribunal Arbitral, incluyendo aquellas mencionadas en los Arts
5, 6 y 11 anteriores, serán adoptadas por la mayoría de los Arbitros, quienes no podrán
abstenerse de votar.

ARTICULO 13

1. Este Apéndice puede ser enmendado o modificado por una medida adoptada en con-
formidad con el Art X (1) del Tratado Antártico. A menos que la medida especifique lo
contrario, se considerará que tal enmienda o modificación ha sido aprobada y entrará en
vigor un año después de la clausura de la Reunión Consultiva del Tratado Antártico en la
cual fue adoptada, salvo que una o más Partes Consultivas del Tratado Antártico notifica-
sen al Depositario, dentro de dicho plazo, que desean una prórroga de tal plazo o que no
están en condiciones de aprobar tal medida.
2. Toda enmienda o modificación de este Apéndice que entre en vigor de conformidad
con el párrafo 1 anterior, entrará en vigor en lo sucesivo para cualquier otra Parte cuando
el depositario haya recibido notificación de aprobación de dicha Parte.

PROTOCOLO AL TRATADO ANTÁRTICO SOBRE PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

Los Estados Parte de este Protocolo al Tratado Antártico, en adelante denominados las
Partes,

Convencidos de la necesidad de incrementar la protección del medio ambiente antártico y
de los ecosistemas dependientes y asociados;
Convencidos de la necesidad de reforzar el sistema del Tratado Antártico para garantizar
siga utilizándose siempre exclusivamente para fines pacíficos y no se convierta en
escenario y objeto de discordia internacional;
Teniendo en cuenta la especial situación jurídica y política de la Antártida y la especial
responsabilidad de las Partes compatibles con los propósitos y principios del Tratado An-
tártico;
Recordando la designación de la Antártida como Área de Conservación Especial y otras
medidas adoptadas con arreglo al sistema del Tratado Antártico para proteger el medio
ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asociados;
Reconociendo además las oportunidades únicas que ofrece la Antártida para la observa-
ción científica y la investigación de procesos de importancia global y regional;
Reafirmando los principios de conservación de la Convención sobre la Conservación de
los Recursos Vivos Marinos Antárticos;
Convencidos de que el desarrollo de un sistema global de protección del medio ambiente
de la Antártida y de los ecosistemas dependientes y asociados interesa a la humanidad
en su conjunto;
Deseando complementar con este fin el Tratado Antártico;
Acuerdan lo siguiente:

ARTICULO 1 – DEFINICIONES

Para los fines de este Protocolo:
(a) “El Tratado Antártico” significa el Tratado Antártico hecho en Washington el 1 de
Diciembre de 1959;
(b) “Area del Tratado Antártico” significa el área a que se aplica las disposiciones del
Tratado Antártico de acuerdo con el Art VI de ese Tratado;
(c) “Reuniones Consultivas del Tratado Antártico” significa las reuniones a las que se
refiere el Art IX de ese Tratado Antártico;
(d) “Partes Consultivas del Tratado Antártico” significa las Partes Contratantes del
Tratado Antártico con derecho a designar representantes para participar en las reuniones
a las cuales se refiere el Art IX de ese Tratado;
(e) “Sistema del Tratado Antártico” significa el Tratado Antártico, las medidas en vigor
según ese Tratado, sus instrumentos internacionales asociados separados en vigor y las
medidas en vigor según esos instrumentos.
(f) “Tribunal Arbitral” significa el Tribunal Arbitral establecido de acuerdo con el Apéndice
a este Protocolo, que forma parte integrante del mismo;
(g) “Comité” significa el Comité para la Protección del Medio Ambiente establecido de
acuerdo con el Art 11.
ARTICULO 2 – OBJETIVO Y DESIGNACION

Las Partes se comprometen a la protección global del medio ambiente antártico y los
ecosistemas dependientes y asociados, y mediante el presente Protocolo, designan a la
Antártida como reserva natural, consagrada a la paz y a la ciencia.

ARTICULO 3 – PRINCIPIOS MEDIOAMBIENTALES

1. La protección del medio ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asocia-
dos, así como del valor intrínseco de la Antártida, incluyendo sus valores de vida silvestre
y estéticos y su valor como área para la realización de investigaciones científicas, en es-
pecial las esenciales para la comprensión del medio ambiente global, deberán ser consi-
deraciones fundamentales para la planificación y realización de todas las actividades que
se desarrollen en el área del Tratado Antártico.

2. Con este fin:
a) Las actividades en el área del Tratado Antártico serán planificadas de tal manera que
se limite el impacto perjudicial sobre el medio ambiente antártico y los ecosistemas
dependientes y asociados;
b) Las actividades en el área del Tratado Antártico serán planificadas y realizadas de tal
manera que se eviten:
i) efectos perjudiciales sobre las características climáticas y meteorológicas;
ii) efectos perjudiciales significativos en la calidad del agua y del aire;
iii) cambios significativos en el medio ambiente atmosférico, terrestre (incluyendo el
acuático), glacial y marino;
iv) cambios perjudiciales en la distribución, cantidad o capacidad de reproducción de las
especies o poblaciones de especies de la fauna y flora;
v) peligros adicionales para las especies o poblaciones de tales especies en peligro de
extinción o amenazadas;
vi) la degradación o el riesgo sustancial de degradación de áreas de importancia biológi-
ca, científica, histórica, estética o de vida silvestre.
c) Las actividades en el área del Tratado Antártico deberán ser planificadas y realizadas
sobre la base de una información suficiente, que permita evaluaciones previas y un juicio
razonado sobre su posible impacto en el medio ambiente antártico y en sus ecosistemas
dependientes y asociados, así como sobre el valor de la Antártida para la realización de
investigaciones científicas; tales juicios deberán tomar plenamente en cuenta:
i) el alcance de la actividad, incluida su área, duración e intensidad;
ii) el impacto acumulativo de la actividad, tanto por si misma como en combinación con
otras actividades en el área del Tratado Antártico;
iii) si la actividad afectara perjudicialmente a cualquier otra actividad en el área del Tra-
tado Antártico;
iv) si se dispone de medios tecnológicos y procedimientos adecuados para realizar ope-
raciones que no perjudiquen el medio ambiente;
v) si existe la capacidad de observar los parámetros, medioambientales, y los elementos
del ecosistema que sean claves, de tal manera que sea posible identificar y provenir con
suficiente antelación cualquier efecto perjudicial de la actividad, y la de disponer modifica-
ciones de los procedimientos operativos que sean necesarios a la luz de los resultados de la observación o el mayor conocimiento sobre el medio ambiente antártico y los eco-
sistemas dependientes y asociados; y,
vi) si existe capacidad de responder con prontitud y eficacia a los accidentes, especial-
mente a aquellos que pudieran causar efectos sobre el medio ambiente;
d) se llevará a cabo una observación regular y eficaz que permita la evaluación del im-
pacto de las actividades en curso, incluyendo la verificación de los impactos previstos.
e) se llevará a cabo una observación regular y efectiva para facilitar una detección precoz
de los posibles efectos imprevistos de las actividades sobre el medio ambiente antártico y
los ecosistemas dependientes y asociados, ya se realicen dentro o fuera de el área del
Tratado Antártico.
3. Las actividades deberán ser planificadas y realizadas en el área del Tratado Antártico
de tal manera que se otorgue prioridad a la investigación científica y se preserve el valor
de la Antártida como una zona para la realización de tales investigaciones, incluyendo las
investigaciones esenciales para la comprensión del medio ambiente global.
4. Tanto las actividades emprendidas en el área del Tratado Antártico de conformidad
con los programas de investigación científica, con el turismo y con todas las otras activi-
dades gubernamentales y no gubernamentales en el área del Tratado Antártico para las
cuales se requiere notificación previa de acuerdo con el Art VII (5) del Tratado Antártico,
incluyendo las actividades asociadas de apoyo logístico, deberán:
a) Llevarse a cabo de forma coherente con los principios de este Artículo; y,
b) modificarse, suspender o cancelar si provocan o amenazan con provocar repercusio-
nes en el medio ambiente antártico o en sus ecosistemas dependientes o asociados que
sean incompatibles con estos principios.

ARTICULO 4 – RELACIONES CON LOS COMPONENTES DEL SISTEMA DEL
TRATADO ANTÁRTICO

1. Este Protocolo complementará el Tratado Antártico y no lo modificará ni enmendará.
2. Nada en el presente Protocolo afectará a los derechos y obligaciones de las Partes en
este Protocolo, derivados de los otros instrumentos internacionales en vigor dentro del
sistema del Tratado Antártico.

ARTICULO 5 – COMPATIBILIDAD CON LOS OTROS COMPONENTES DEL SISTEMA
DEL TRATADO ANTARTICO

Las Partes consultarán y cooperarán con las Partes Contratantes de otros instrumentos
internacionales en vigor dentro del sistema del Tratado Antártico y sus respectivas institu-
ciones, con el fin de asegurar la realización de los objetivos y principios de este Protocolo
y de evitar cualquier impedimento para el logro de los objetivos y principios de aquellos
instrumentos o cualquier incoherencia entre la aplicación de esos instrumentos y del pre-
sente Protocolo.

ARTICULO 6 – COOPERACION

1. Las Partes cooperarán en la planificación y realización de las actividades en el área del
Tratado Antártico. Con este fin, cada Parte se esforzará en:
a) promover programas cooperativos de valor científico, técnico, educativo, relativos a la
protección del medio ambiente antártico y de los ecosistemas dependientes y asociados; b) proporcionar una adecuada asistencia a las demás Partes en la preparación de las
evaluaciones del impacto medioambiental;
c) proporcionar a otras Partes cuando lo requieran información relativa a cualquier riesgo
potencial para el medio ambiente antártico a los ecosistemas dependientes y asociados;
d) celebrar consultas con las demás Partes respecto a la selección de emplazamientos
de posibles estaciones y otras instalaciones, a fin de evitar el impacto acumulativo oca-
sionado por su excesiva concentración en una localización determinada;
e) cuando sea apropiado, emprender expediciones conjuntas y compartir el uso de esta-
ciones y demás instalaciones; y,
f) llevar a cabo aquellas medidas que puedan ser acordadas durante las Reuniones con-
sultivas del Tratado Antártico.
2. Cada Parte se compromete, en la medida de lo posible, a compartir información de uti-
lidad para otras Partes en la planificación y la realización de sus actividades en el área
del Tratado Antártico con el fin de proteger el medio ambiente de la Antártida y los eco-
sistemas dependientes y asociados.
3. Las Partes cooperarán con aquellas otras Partes que puedan ejercer jurisdicción en
zonas adyacentes al área del Tratado Antártico, con vistas a asegurar que las actividades
en el área del Tratado Antártico no tengan impactos perjudiciales para el medio ambiente
en tales zonas.

ARTICULO 7 – PROHIBICION DE LAS ACTIVIDADES RELACIONADAS CON LOS
RECURSOS MINERALES

Cualquier actividad relacionada con los recursos minerales, salvo la investigación cientí-
fica, estará prohibida.

ARTICULO 8 – EVALUACION DEL IMPACTO SOBRE EL MEDIO AMBIENTE

1. Las actividades propuestas, citadas en el párrafo 2 de este artículo, estarán sujetas a
los procedimientos establecidos en el Anexo I sobre la evaluación previa del impacto de
dichas actividades sobre el medio ambiente antártico o en los ecosistemas dependientes
o asociados, según se considere que dichas actividades tengan:
a) a menos que un impacto mínimo o transitorio;
b) un impacto mínimo o transitorio; o,
c) más que un impacto mínimo o transitorio.
2. Cada Parte asegurará que los procedimientos de evaluación establecidos en el Anexo
I se apliquen a los procesos de planificación que conduzcan a tomar decisiones sobre
cualquier actividad emprendida en el área del Tratado Antártico, de conformidad con los
programas de investigación científica, con el turismo y con todas las demás actividades
gubernamentales y no gubernamentales en el área del Tratado Antártico, incluyendo las
actividades asociadas de apoyo logístico.
3. Los procedimientos de evaluación previstos en el Anexo I se aplicarán a todos los
cambios de actividad, bien porque el cambio se deba a un aumento o una disminución de
la intensidad de una actividad ya existente, bien a otra actividad añadida, al cierre de una
instalación, o a otras causas.
4. Cuando las actividades sean planificadas conjuntamente por más de una Parte, las
Partes involucradas nombrarán a una de ellas para coordinar la aplicación de los procedi-mientos de evaluación del impacto sobre el medio ambiente que figura en el Anexo I.

ARTICULO 9 – ANEXOS

1. Los Anexos a este Protocolo constituirán parte integrante del mismo.
2. Otros Anexos, adicionales a los Anexos I-IV, podrán ser adoptados y entrar en vigor de
conformidad con el Art IX del Tratado Antártico.
3. Las enmiendas y modificaciones a los Anexos podrán ser adoptadas y entrar en vigor
de acuerdo con el Art IX del Tratado Antártico, a menos que los Anexos contengan dispo-
siciones para que las enmiendas y las modificaciones entren en vigor en forma acelerada
4. Los Anexos y las enmiendas y modificaciones de los mismos que hayan entrado en vi-
gor de acuerdo con los párr 2 y 3 anteriores entrarán en vigor para la Parte Contratante
del Tratado Antártico, que no sea Parte Consultiva del Tratado Antártico, o que no fuera
Parte Consultiva del Tratado Antártico en el momento de su adopción, cuando el Deposi-
tario haya recibido notificación de aprobación de esa Parte Contratante, a menos que el
propio Anexo establezca lo contrario con relación a la entrada en vigor de cualquier en-
mienda o modificación al mismo.
5. Los Anexos, excepto en la medida en que un Anexo especifique lo contrario, estarán
sujetos a los procedimientos para la solución de controversias establecidos en los Arts
18º al 20º.

ARTICULO 10 – REUNIONES CONSULTIVAS DEL TRATADO ANTARTICO

1. Las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico, basadas en el mejor asesoramiento
científico y técnico disponible,
(a) definirán, de acuerdo con las disposiciones de este Protocolo, la política general para
la protección global del medio ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y aso-
ciados; y,
(b) adoptarán medidas para la ejecución de este Protocolo de conformidad con el Art IX
del Tratado Antártico.
2. Las Reuniones consultivas del Tratado Antártico, examinarán el trabajo del Comité y
tomarán plenamente en cuenta su asesoramiento y sus recomendaciones para realizar
las tareas a que se refiere el párrafo 1 de este artículo, así como el asesoramiento del
Comité Científico para las Investigaciones Antárticas.

ARTICULO 11 – COMITE PARA LA PROTECCION DEL MEDIO AMBIENTE

1. Por este Protocolo se establece el Comité para la Protección del Medio Ambiente.
2. Cada Parte tendrá derecho a participar como miembro del Comité y a nombrar un
representante que podrá estar acompañado por expertos asesores.
3. El estatuto de observador en este Comité será accesible a cualquier Parte Contratante
del Tratado Antártico que no sea Parte de este Protocolo.
4. El Comité invitará al Presidente del Comité Científico para las Investigaciones Antárti-
cas y al Presidente del Comité Científico para la Conservación de los Recursos Marinos
Vivos Antárticos a participar como observadores en sus sesiones. El Comité también po-
drá invitar, con la aprobación de la Reunión Consultiva del Tratado Antártico, a participar
como observadores en sus sesiones a otras organizaciones científicas, medioambienta-
les y técnicas pertinentes que puedan contribuir a sus trabajos. 5. El Comité presentará un informe de cada una de sus sesiones a las Reuniones Con-
sultivas del Tratado Antártico. El informe abarcará todas aquellas materias consideradas
durante la sesión y reflejará las opiniones expresadas. El informe será enviado a las Par-
tes y a los observadores presentes en la sesión y, quedará posteriormente a disposición
del público.
6. El Comité adoptará sus reglas de procedimiento, las cuales estarán sujetas a la apro-
bación de una Reunión Consultiva del Tratado Antártico.

ARTICULO 12 – FUNCIONES DEL COMITE

1. Las funciones del Comité consistirán en proporcionar asesoramiento y formular reco-
mendaciones a las Partes en relación con la aplicación de este Protocolo, incluyendo el
funcionamiento de sus Anexos, para que sean consideradas en las Reuniones Consulti-
vas del Tratado Antártico, y en realizar las demás funciones que le puedan ser asignadas
por las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico. En especial, proporcionará asesora-
miento sobre:
a) la eficacia de las medidas adoptadas de conformidad con este Protocolo;
b) la necesidad de actualizar, reforzar o perfeccionar de cualquier otro modo estas medi-
das;
c) la necesidad de adoptar medidas adicionales, incluyendo la necesidad de establecer
otros Anexos cuando resulte adecuado;
d) la aplicación y ejecución de los procedimientos de evaluación del impacto sobre el
medio ambiente establecidos en el Art 8 y el Anexo I;
e) los medios para minimizar o mitigar el impacto medioambiental de las actividades en el
área del Tratado Antártico;
f) los procedimientos aplicables a situaciones que requieren una respuesta urgente,
incluyendo las acciones de respuesta en emergencias medioambientales.
g) la gestión y ulterior desarrollo del Sistema de Areas Antárticas Protegidas;
h) los procedimientos de inspección, incluyendo los modelos para los informes de las
inspecciones y las listas de control para la realización de las inspecciones;
i) el acopio, archivo, intercambio y evaluación de la información relacionada con la pro-
tección medioambiental,
j) el estado del medio ambiente antártico; y
k) la necesidad de realizar investigaciones científicas, incluyendo la observación medio-
ambiental, relacionadas con la aplicación de este Protocolo;
2. En el cumplimiento de sus funciones, el Comité consultará, cuando resulte apropiado,
al Comité Científico para las Investigaciones Antárticas y al Comité Científico para la
Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos y a otras organizaciones cien-
tíficas, medioambientales y técnicas pertinentes.

ARTICULO 13 – CUMPLIMIENTO DE ESTE PROTOCOLO

1. Cada Parte tomará medidas adecuadas en el ámbito de su competencia para asegurar
el cumplimiento de este Protocolo, incluyendo la adopción de leyes y reglamentos, actos
administrativos y medidas coercitivas.
2. Cada Parte llevará a cabo los esfuerzos necesarios, compatibles con la Carta de las
Naciones Unidas, para que nadie emprenda ninguna actividad contraria a este Protocolo.
3. Cada Parte notificará a las demás partes las medidas que adopte de conformidad con los párrafos 1 y 2 citados anteriormente.
4. Cada Parte llamará la atención de todas las demás Partes sobre cualquier actividad
que, en su opinión, afecte a la aplicación de los objetivos y principios de este Protocolo.
5. Las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico llamarán la atención de cualquier Es-
tado que no sea Parte de este Protocolo sobre cualquier actividad emprendida por aquel
Estado, sus agencias, organismos, personas naturales o jurídicas, buques, aeronaves u
otros medios de transporte que afecten a la aplicación de los objetivos y principios de
este Protocolo.

ARTICULO 14 – INSPECCION

1. Con el fin de promover la protección del medio ambiente antártico y de sus ecosiste-
mas dependientes y asociados, y para asegurar el cumplimiento de este Protocolo, las
Partes Consultivas del Tratado Antártico tomarán medidas individual o colectivamente,
para la realización de inspecciones por observadores, de conformidad con el Art VII del
Tratado Antártico.
2. Son observadores:
a) los observadores designados por cualquier Parte Consultiva del Tratado Antártico, que
serán nacionales de esa Parte; y,
b) Cualquier observador designado durante las Reuniones Consultivas del Tratado Antár-
tico para realizar inspecciones según los procedimientos que se establezcan mediante
una Reunión Consultiva del Tratado Antártico.
3. Las Partes cooperarán plenamente con los observadores que llevan a cabo las inspec-
ciones, y deberán asegurar que durante las mismas tengan acceso a cualquier lugar de
las estaciones, instalaciones, equipos, buques y aeronaves abiertos a inspecciones bajo
el Art VII (3) del Tratado Antártico, así como a todos los registros que ahí se conserven y
sean exigibles de conformidad con este Protocolo.
4. Los informes de inspección serán remitidos a las Partes cuyas estaciones, equipos,
instalaciones, buques o aeronaves estén comprendidos en los informes. Después que
aquellas Partes hayan tenido la oportunidad de comentarlos, los informes y todos los
comentarios de que hayan sido objeto serán remitidos a todas las Partes y al Comité,
estudiados en la siguiente Reunión Consultiva del Tratado Antártico y puestos
posteriormente a disposición del público.

ARTICULO 15 – ACCIONES DE RESPUESTA EN CASOS DE EMERGENCIA

1. Con el fin de actuar en casos de emergencia medioambientales en el área del Tratado
Antártico cada Parte acuerda:
a) Disponer una respuesta rápida y efectiva en los casos de emergencia que puedan sur-
gir de la realización de programas de investigación científica, del turismo y de todas las
demás actividades gubernamentales y no gubernamentales para las cuales se requiere
notificación previa de acuerdo con el Art VII (5) del Tratado Antártico, incluyendo las acti-
vidades asociadas de apoyo logístico; y,
b) establecer planes de emergencia para responder a los incidentes que puedan tener
efectos adversos para el medio ambiente antártico o sus ecosistemas dependientes y
asociados.
2. A este efecto, las Partes deberán:
a) cooperar en la formulación y aplicación de dichos planes de emergencia; y b) establecer un procedimiento para la notificación inmediata de emergencias medioam-
bientales y la acción conjunta ante las mismas.
3. Al aplicar este Artículo, las Partes deberán recurrir al asesoramiento de los organismos
internacionales pertinentes.

ARTICULO 16 – RESPONSABILIDAD

De conformidad con los objetivos de este Protocolo para la protección global del medio
ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asociados, las Partes se compro-
meten a elaborar normas y procedimientos relacionados con la responsabilidad derivada
de daños provocados por actividades que se desarrollen en el área del Tratado Antártico
y cubiertas por este Protocolo. Estas normas y procedimientos se incluirán en uno o más
Anexos que se adopten de conformidad con el Art 9º (2).

ARTICULO 17 – INFORME ANUAL DE LAS PARTES

1. Cada Parte informará anualmente de las medidas adoptadas para dar cumplimiento a
este Protocolo. Dichos informes incluirán las notificaciones hechas de conformidad con el
Art 13º (3), los planes de emergencia establecidos de acuerdo con el Art 15º y cualquier
otra notificación e información reconocida por este Protocolo y respecto de las cuales no
existe otra disposición sobre la comunicación e intercambio de información.
2. Los informes elaborados de conformidad con el párrafo 1 anterior serán distribuidos a
todas las Partes Contratantes y al Comité, considerados en la siguiente Reunión Consul-
tiva del Tratado Antártico, y puestos a disposición del público.

ARTICULO 18 – SOLUCION DE CONTROVERSIAS

En caso de controversia relativa a la interpretación o aplicación de este Protocolo, las
Partes en controversia deberán, a requerimiento de cualquiera de ellas, consultarse entre
sí con la mayor brevedad posible con el fin de resolver la controversia mediante negocia-
ción, investigación, mediación, conciliación, arbitraje, arreglo judicial u otros medios pací-
ficos que las Partes de controversia acuerden.

ARTICULO 19 – ELECCION DEL PROCEDIMIENTO PARA LA SOLUCION DE
CONTROVERSIAS

1. Las Partes en el momento de firmar, ratificar, aceptar, aprobar o adherirse a este Pro-
tocolo, o en cualquier momento posterior, pueden elegir, mediante declaración escrita, u-
no o ambos de los siguientes medios para la solución de controversias relacionadas con
la interpretación o aplicación de los Arts 7, 8 y 15 y, excepto en el caso de que un Anexo
establezca lo contrario, las disposiciones de dicho Anexo y, en la medida en que esté
relacionado con estos Artículos y disposiciones, el Art 13º:
a) La Corte Internacional de Justicia
b) el Tribunal Arbitral
2. Las declaraciones efectuadas al amparo del párrafo 1 precedente no afectarán a la
aplicación de los Arts 18º y 20º (2).
3. Se considerará que una Parte que no haya formulado una declaración acogiéndose al
párrafo 1 precedente o con respecto a la cual una declaración ha dejado de tener vigor, ha aceptado la competencia del Tribunal Arbitral.
4. Si las Partes en una controversia no han aceptado el mismo medio para la solución de
controversia, la controversia sólo puede ser sometida a ese procedimiento, salvo que las
partes acuerden lo contrario.
5. Si las Partes en una controversia no han aceptado el mismo medio para la solución de
controversias, o si ambas han aceptado ambos medios, la controversia sólo puede ser
sometida al Tribunal Arbitral, salvo que las partes acuerden lo contrario.
6. Las declaraciones formuladas al amparo del párrafo 1 precedente seguirán en vigor
hasta su expiración de conformidad con sus términos, o hasta tres meses después del
depósito de la notificación por escrito de su revocación ante el Depositario.
7. Las nuevas declaraciones, las notificaciones de revocación o la expiración de una de-
claración no afectarán en modo alguno los procesos pendientes ante la Corte Internacio-
nal de Justicia o ante el Tribunal Arbitral, salvo que las partes en la controversia acuerden
lo contrario.
8. Las declaraciones y notificaciones mencionadas en este Artículo serán depositadas
ante el Depositario, que se encargará de transmitir copias a todas las Partes.

ARTICULO 20 – PROCEDIMIENTO PARA LA SOLUCION DE CONTROVERSIAS

1. Si las partes en una controversia relativa a la interpretación o aplicación de los Arts 7º,
8º ó 15º o, excepto en el caso de que un Anexo establezca lo contrario, las disposiciones
de cualquier Anexo o, en la medida en que se relacione con estos Artículos y disposicio-
nes, el Art 13º, no han acordado el medio para resolverla en un plazo de 12 meses des-
pués de la solicitud de consultas de conformidad con el Art 18º, la controversia será remi-
tida, a solicitud de cualquiera de las partes en la controversia, para que sea resuelta de
conformidad con el procedimiento determinado por el Art 19º (4) y (5).
2. El Tribunal Arbitral no tendrá competencia para decidir o emitir laudo sobre ningún a-
sunto dentro del ámbito del Art IV del Tratado Antártico. Además, nada en este Protocolo
será interpretado como susceptible de otorgar competencia o jurisdicción a la Corte In-
ternacional de Justicia o a cualquier otro tribunal establecido con el fin de solucionar con-
troversias entre Partes para decidir o emitir laudo sobre ningún asunto dentro del ámbito
del Art IV del Tratado Antártico.

ARTICULO 21 – FIRMA

Este Protocolo quedará abierto a la firma de cualquier Estado que sea Parte Contratante
del Tratado Antártico en Madrid el 4 de Octubre de 1991 y posteriormente en Washington
hasta el 3 de Octubre de 1992.

ARTICULO 22 – RATIFICACION, ACEPTACION, APROBACION O ADHESION

1. Este Protocolo queda sometido a la ratificación, aceptación o aprobación de los Esta-
dos signatarios.
2. Con posterioridad al 3 de Octubre de 1992 este Protocolo estará abierto a la adhesión
de cualquier Estado que sea Parte Contratante del Tratado Antártico.
3. Los instrumentos de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión serán depositados
ante el Gobierno de los EEUU de América, que queda designado como Depositario.
4. Con posterioridad a la fecha de entrada en vigor del presente Protocolo, las Partes Consultivas del Tratado Antártico no actuarán ante una notificación relativa al derecho de
una Parte Contratante del Tratado Antártico a designar a los representantes que partici-
pen en las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico conforme al Artículo IX (2) del
Tratado Antártico, a menos que, con anterioridad, esta Parte Contratante haya ratificado,
aceptado, aprobado este Protocolo o se haya adherido a él.

ARTICULO 23 – ENTRADA EN VIGOR

1. El presente Protocolo entrará en vigor el trigésimo día siguiente a la fecha de depósito
de los instrumentos de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión de todos los Esta-
dos que sean Partes Consultivas del Tratado Antártico en la fecha en que se adopte este
Protocolo.
2. Este Protocolo entrará en vigor para cada una de las Partes Contratantes del Tratado
Antártico que deposite un instrumento de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión
después de la fecha en que haya entrado en vigor este Protocolo, el trigésimo día
siguiente a la fecha en que se deposite dicho instrumento.

ARTICULO 24 – RESERVAS

No se permitirán reservas a este Protocolo.

ARTICULO 25 – MODIFICACION O ENMIENDA

1. Sin perjuicio de lo dispuesto en el Art 9º, este Protocolo puede ser modificado o en-
mendado en cualquier momento de acuerdo con el procedimiento establecido en el Art
XII, (1) (a) y (b) del Tratado Antártico.
2. Si después de transcurridos 50 años de la fecha de entrada en vigor de este Protocolo,
cualquiera de las Partes Consultivas del Tratado Antártico así lo solicitara por medio de
una comunicación dirigida al Depositario, se celebrará una conferencia con la mayor
brevedad posible a fin de revisar la aplicación de este Protocolo.
3. Toda modificación o enmienda propuesta en cualquier Conferencia de Revisión solici-
tada en virtud del anterior párrafo 2 se adoptará por mayoría de las Partes, incluyendo las
tres cuartas Partes de los Estados que eran Partes Consultivas del Tratado Antártico en
el momento de la adopción de este Protocolo.
4. Toda modificación o enmienda adoptada en virtud del párrafo 3 de este Artículo entrará
en vigor después de la ratificación, aceptación, aprobación o adhesión por tres cuartas de
las Partes Consultivas, incluyendo las ratificaciones, aceptaciones, aprobaciones o adhe-
siones en todos los Estados que eran Partes Consultivas en el momento de la adopción
de este Protocolo.
5. a) Con respecto al Art 7º, continuará la prohibición sobre las actividades que se refie-
ran a los recursos minerales, contenida en el mismo, a menos que esté en vigor un régi-
men jurídicamente obligatorio sobre las actividades relativas a los recursos minerales an-
tárticos que incluya modalidades acordadas para determinar si dichas actividades po-
drían aceptarse, y si así fuera, en qué condiciones. Este régimen salvaguardará comple-
tamente los intereses de todos los Estados a lo que alude el Art IV del Tratado Antártico y
aplicará los principios del mismo. Por lo tanto, si se propone una modificación o enmien-
da al Art 7º en la Conferencia de Revisión mencionada en el anterior párrafo 2, ésta
deberá incluir tal régimen jurídicamente obligatorio. b) Si dichas modificaciones o enmiendas no hubieran entrado en vigor dentro del plazo
de 3 años a partir de la fecha de su adopción, cualquier Parte podrá notificar al Estado
Depositario, en cualquier momento posterior a dicha fecha, su retirada de este Protocolo,
y dicha retirada entrará en vigor dos años después de la recepción de la notificación por
el Depositario.

ARTICULO 26 – NOTIFICACIONES POR EL DEPOSITARIO

El Depositario notificará a todas las Partes Contratantes del Tratado Antártico lo sgte:
a) las firmas de este Protocolo y el depósito de los instrumentos de ratificación, acepta-
ción, aprobación o adhesión;
b) la fecha de entrada en vigor de este Protocolo y cualquier Anexo adicional al mismo;
c) la fecha de entrada en vigor de cualquier modificación o enmienda a este Protocolo;
d) el depósito de las declaraciones y notificaciones de conformidad con el Art 19º; y
e) toda notificación recibida de conformidad con el Art 25º (5) (b).

ARTICULO 27 – TEXTOS AUTENTICOS Y REGISTROS EN NACIONES UNIDAS

1. El presente Protocolo redactado en español, francés, inglés y ruso, siendo cada ver-
sión igualmente auténtica, será depositado en los archivos del Gobierno de los EEUU de
América, que enviará copias debidamente certificadas del mismo a todas las Partes
Contratantes del Tratado Antártico.
2. Este Protocolo será registrado por el Depositario de acuerdo con lo dispuesto en el Art
102º de la Carta de las Naciones Unidas.

APENDICE DEL PROTOCOLO – ARBITRAJE

ARTICULO 1

1. En el Tribunal Arbitral se constituirá y funcionará de acuerdo con lo dispuesto en el
Protocolo, incluyendo este Apéndice.
2. El Secretario al cual se hace referencia en este Apéndice es el Secretario General del
Tribunal Permanente de Arbitraje.

ARTICULO 2

1. Cada Parte tendrá el derecho a designar hasta 3 Arbitros, de los cuales por lo menos
uno será designado dentro del plazo de 3 meses siguientes a la entrada en vigor del
Protocolo para esa Parte. Cada Arbitro deberá ser experto en asuntos antárticos, tener
un profundo conocimiento del derecho internacional y gozar de la más alta reputación por
su equidad, capacidad e integridad.
Los nombres de las personas así designadas constituirán la lista de Arbitros. Cada Parte
mantendrá en todo momento el nombre de por lo menos un Arbitro en la lista.
2. De acuerdo con lo estipulado en el párrafo 3 siguiente, un Arbitro designado por una
Parte permanecerá en la lista durante un período de cinco años y podrá ser designado
por dicha Parte por períodos adicionales de cinco años.
3. La Parte que haya designado un Arbitro tendrá derecho a retirar de la lista el nombre
de ese Arbitro. En caso de fallecimiento de un Arbitro, o en el caso de que una Parte por cualquier motivo retirará de la lista el nombre del Arbitro que ha designado, la Parte que
designó al Arbitro en cuestión lo notificará al Secretario con la mayor brevedad. El Arbitro
cuyo nombre haya sido retirado de la lista continuará actuando en el Tribunal Arbitral pa-
ra el que haya sido designado hasta la conclusión de los procesos que se estén tramitan-
do ante el Tribunal Arbitral.
4. El Secretario asegurará que se mantenga una lista actualizada de los Arbitros desig-
nados de acuerdo con lo dispuesto en este Artículo.

ARTICULO 3

1. El Tribunal Arbitral estará formado por tres Arbitros que serán designados en la forma
siguiente:
a) La parte en la controversia que inicie el proceso designará a un Arbitro, que podrá ser
de su misma nacionalidad, de la lista a la que se refiere el Art 2, párrafo 2 anterior. Esta
designación se incluirá en la notificación a la que se refiere el Art 4.
b) Dentro de los 40 días siguientes a la recepción de dicha notificación, la otra parte en la
controversia designará al segundo Arbitro, quien podrá ser de su nacionalidad, elegido de
la lista mencionada en el Art 2.
c) Dentro del plazo de 60 días contados desde la designación del segundo Arbitro, las
Partes en la controversia designarán de común acuerdo al tercer Arbitro elegido de la
lista que menciona el Art 2. El tercer Arbitro no podrá ser de la misma nacionalidad de
ninguna de las partes en controversia, ni podrá ser una persona designada para la lista
mencionada en el Art 2 por una de dichas partes, ni podrá tener la misma nacionalidad
que los dos primeros Arbitros. El tercer Arbitro presidirá el Tribunal Arbitral.
d) Si el segundo Arbitro no hubiera sido designado dentro del período estipulado, o si las
partes en la controversia no hubieran llegado a un acuerdo dentro del plazo estipulado
respecto a la elección del tercer Arbitro, él o los Arbitros serán designados por el
Presidente de la Corte Internacional de Justicia a solicitud de cualquiera de las Partes en
la controversia dentro del plazo de 30 días desde la recepción de tal solicitud, siendo éste
elegido de la lista a que se refiere el Art 2 y sujeto a las condiciones enumeradas en los
incisos (b) y (c) anteriores. En el desempeño de las funciones que se le han atribuido en
el presente inciso, el Presidente del Tribunal consultará a las partes en controversia.
e) Si el Presidente de la Corte Internacional de Justicia no pudiera ejercer las funciones
atribuidas de acuerdo a lo dispuesto en el apartado (d) anterior, o si fuera de la misma
nacionalidad de alguna de las partes en controversia, sus funciones serán desempeña-
das por el Vicepresidente de la Corte, excepto en el caso en que dicho Vicepresidente
estuviera impedido para ejercer sus funciones, o si fuera de la misma nacionalidad de
una de las partes en controversia, estas funciones deberán ser ejercidas por el miembro
de la Corte que le siga en antigüedad y que este disponible para ello y no sea de la
misma nacionalidad de alguna de las partes en controversia.
2. Cualquier vacante que se produzca será cubierta en la forma dispuesta para la desig-
nación inicial.
3. En cualquier controversia que involucre a más de dos Partes, aquellas Partes que
defiendan los mismos intereses designarán un Arbitro de común acuerdo dentro del plazo
especificado en el párrafo 1 (b) anterior.

ARTICULO 4
La parte en controversia que inicie el proceso lo notificará a la parte o partes contrarias
en la controversia y al Secretario por escrito. Tal notificación incluirá una exposición de la
demanda y los fundamentos en que se basa. La notificación será remitida por el
Secretario a todas las Partes.

ARTICULO 5

1. A menos que las partes en controversia convengan de otra manera, el arbitraje se
realizará en La Haya, donde se guardarán los archivos del Tribunal Arbitral. El Tribunal
Arbitral adoptará sus propias reglas de procedimiento. Tales reglas garantizarán que c/u
de las partes en controversia tengan plena oportunidad de ser escuchadas y de presentar
sus argumentos, y también asegurarán que los procesos se realicen en forma expedita.
2. El Tribunal Arbitral podrá conocer de las reconvenciones que surjan de la controversia
y fallar sobre ellas.

ARTICULO 6

1. Cuando el Tribunal Arbitral considere que, prima facie, tiene jurisdicción con arreglo al
Protocolo, podrá:
a) indicar, a solicitud de cualquiera de las partes en la controversia, medidas provisiona-
les que estime necesarias para preservar los respectivos derechos de las partes en
disputa;
b) dictar cualquier medida provisional que considere apropiada según las circunstancias,
para prevenir daños graves en el medio ambiente antártico o en los ecosistemas
dependientes y asociados.
2. Las partes en controversia cumplirán prontamente cualquier medida provisional decre-
ada con arreglo al párr 1(b) anterior hasta tanto se dicte un laudo de acuerdo con el Art 9.
3. No obstante el período de tiempo a que hace referencia el Art 20 del Protocolo, una de
las partes en controversia podrá en todo momento, mediante notificación a la otra parte o
partes en controversia y al Secretario, y de acuerdo con el Art 4, solicitar que el Tribunal
Arbitral se constituya con carácter de urgencia excepcional, para indicar o dictar como
sea posible, de acuerdo con el Art 3, con la excepción de que los plazos indicados en el
Art 3, (1) (b), (c) y (d) se reducirán a 14 días en cada caso. El Tribunal Arbitral decidirá
sobre la solicitud de medidas provisionales urgentes en el plazo de dos meses desde la
designación de su Presidente.
4. Una vez que el Tribunal Arbitral haya adoptado decisión respecto a una solicitud de
medidas provisionales urgentes de acuerdo con el párrafo 3 anterior, la solución de la
controversia proseguirá de acuerdo con lo dispuesto en los Arts 18, 19 y 20 del Protocolo.

ARTICULO 7

Cualquier parte que crea tener un interés jurídico, general o particular, que pudiera ser
afectado de manera sustancial por el laudo de una Tribunal Arbitral, podrá intervenir en el
proceso, salvo que el Tribunal Arbitral decida lo contrario.

ARTICULO 8

Las Partes en la controversia facilitarán el trabajo del Tribunal Arbitral y, en especial, de acuerdo con sus leyes y empleando todos los medios a su disposición, le proporcionarán
todos los documentos y la información pertinentes y le permitirán, cuando sea necesario,
citar testigos o expertos y recibir su declaración.

ARTICULO 9

Si una de las partes en la controversia no comparece ante el Tribunal Arbitral, o se abs-
tiene de defender su caso, cualquier otra parte en la controversia podrá solicitar al Tribu-
nal Arbitral que continúe el curso del proceso y que dicte laudo.

ARTICULO 10

1. El Tribunal Arbitral decidirá, sobre la base del Protocolo y de otras normas y principios
de Derecho Internacional aplicable que no sean incompatibles con el Protocolo, todas las
controversias que le sean sometidas.
2. El Tribunal Arbitral podrá decidir, ex aequo et bono, sobre una controversia que le sea
sometida, si las partes en controversia así lo convinieran.

ARTICULO 11

1. Antes de dictar su laudo el Tribunal Arbitral se asegurará que tiene competencia para
conocer de la controversia y que la demanda o la reconvención estén bien fundadas en
los hechos y en derecho.
2. El laudo será acompañado de una exposición de los fundamentos de la decisión, y
será comunicado al Secretario, quien lo transmitirá a todas las Partes.
3. El laudo será definitivo y obligatorio para las Partes en la controversia y para toda Par-
te que haya intervenido en quien lo transmitirá a todas las Partes.
4. El laudo sólo será obligatorio respecto de ese caso particular.
5. Las Partes en controversia sufragarán por partes iguales los gastos del Tribunal Arbi-
tral, incluida la remuneración de los Arbitros, a menos que el propio Tribunal decida lo
contrario.

ARTICULO 12

Todas las decisiones del Tribunal Arbitral, incluyendo aquellas mencionadas en los Arts
5, 6 y 11 anteriores, serán adoptadas por la mayoría de los Arbitros, quienes no podrán
abstenerse de votar.

ARTICULO 13

1. Este Apéndice puede ser enmendado o modificado por una medida adoptada en con-
formidad con el Art X (1) del Tratado Antártico. A menos que la medida especifique lo
contrario, se considerará que tal enmienda o modificación ha sido aprobada y entrará en
vigor un año después de la clausura de la Reunión Consultiva del Tratado Antártico en la
cual fue adoptada, salvo que una o más Partes Consultivas del Tratado Antártico notifica-
sen al Depositario, dentro de dicho plazo, que desean una prórroga de tal plazo o que no
están en condiciones de aprobar tal medida.
2. Toda enmienda o modificación de este Apéndice que entre en vigor de conformidad con el párrafo 1 anterior, entrará en vigor en lo sucesivo para cualquier otra Parte cuando
el depositario haya recibido notificación de aprobación de dicha Parte.

Tratado Antártico

El Tratado Antártico junto con otros acuerdos relacionados, regulan las relaciones internacionales con respecto a la Antártida.

El Tratado fue suscripto el 1ro. de Diciembre de 1959 y entro en vigor el 23 de Junio de 1961

Los Gobiernos de Argentina, Australia, Bélgica, Chile, la república Francesa, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, la Unión del África del Sur, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y los Estados Unidos de América.

Reconociendo que es en interés de toda la humanidad que la Antártida continúe
utilizándose siempre exclusivamente para fines pacíficos y que no llegue a ser escenario
u objeto de discordia internacional;

Reconociendo la importancia de las contribuciones aportadas al conocimiento científico
como resultado de la cooperación internacional en la investigación científica en la
Antártida;

Convencidos de que el establecimiento de una base sólida para la continuación y el
desarrollo de dicha cooperación, fundada en la libertad de investigación científica en la
Antártida, como fuera aplicada durante el Año Geofísico Internacional, concuerda con los
intereses de la ciencia y el progreso de toda la humanidad;

Convencidos, también, de que un Tratado que asegure el uso de la Antártida
exclusivamente para fines pacíficos y la continuación de la armonía internacional en la
Antártida promoverá los propósitos y principios enunciados en la Carta de las Naciones
Unidas,

Han acordado lo siguiente:

ARTICULO I

La Antártida se utilizará exclusivamente para fines pacíficos. Se prohíbe entre otras, toda
medida de carácter militar, tal como el establecimiento de bases y fortificaciones
militares, la realización de maniobras militares, así como los ensayos de toda clase de
armas.

El presente Tratado no impedirá en empleo de personal o equipo militares, para
investigaciones científicas o para cualquier otro fin pacífico.

ARTICULO II

La libertad de investigación científica en la Antártida y la cooperación hacia ese fin, como
fueran aplicadas durante el Año Geofísico Internacional, continuarán, sujetas a las
disposiciones del presente Tratado.

ARTICULO III
1. Con el fin de promover la cooperación internacional en la investigación científica en la
Antártida, prevista en el Artículo II del presente Tratado, las Partes Contratantes
acuerdan proceder, en la medida más amplia posible:

(a) al intercambio de información sobre los proyectos de programas científicos en la
Antártida, a fin de permitir el máximo de economía y eficiencia en las operaciones;

(b) al intercambio de personal científico entre las expediciones y estaciones en la
Antártida;

(c) al intercambio de observaciones y resultados científicos sobre la Antártida, los cuales
estarán disponibles libremente;

Al aplicarse este artículo se dará el mayor estímulo a establecimiento de relaciones
cooperativas de trabajo con aquellos Organismos Especializados de las Naciones Unidas
y con otras organizaciones internacionales que tengan interés científico o técnico en la
Antártida.

ARTICULO IV

1. Ninguna disposición del presente Tratado se interpretará:

(a) como una renuncia, por cualquiera de las Partes contratantes, a sus derechos de
soberanía territorial o a las reclamaciones territoriales en la Antártida, que hubiere hecho
valer precedentemente;

(b) como una renuncia o menoscabo, por cualquiera de las Partes Contratantes, a
cualquier fundamento de reclamación de soberanía territorial en la Antártida que pudiera
tener, ya sea como resultado de sus actividades o de las de sus nacionales en la
Antártida, o por cualquier otro motivo;

(c) como perjudicial a cualquiera de las Partes Contratantes, en lo concerniente a su
reconocimiento o no reconocimiento del derecho de soberanía territorial, de una
reclamación o de un fundamento de reclamación de soberanía territorial de cualquier
Estado en la Antártida.

2. Ningún acto o actividad que se lleve a cabo mientras el presente Tratado se halle en
vigencia constituirá fundamento para hacer valer, apoyar o negar una reclamación de
soberanía territorial en la Antártida, ni para crear derechos de soberanía en esta región.
No se harán nuevas reclamaciones anteriormente hechas valer, mientras el presente
Tratado se halle en vigencia.

ARTICULO V

1. Toda explosión nuclear en la Antártida y la eliminación de desechos radioactivos en
dicha región quedan prohibidas.
2. En caso de que se concluyan acuerdos internacionales relativos al uso de la energía
nuclear, comprendidas las explosiones nucleares y la eliminación de desechos
radioactivos, en los que sean Partes todas las Partes Contratantes cuyos representantes
estén facultados a participar en las reuniones previstas en el Artículo IX, las normas
establecidas en tales acuerdos se aplicarán en la Antártida.

ARTICULO VI

Las disposiciones del presente Tratado se aplicarán a la región situada al sur de los 60º
de latitud sur, incluidas todas las barreras de hielo; pero nada en el presente Tratado
perjudicará o afectará en modo alguno los derechos o el ejercicio de los derechos de
cualquier Estado conforme al Derecho Internacional en lo relativo a la alta mar dentro de
esa región.

ARTICULO VII

1. Con el fin de promover los objetivos y asegurar la aplicación de las disposiciones del
presente Tratado, cada una de las Partes Contratantes, cuyos representantes estén
facultados a participar en las reuniones a que se refiere el Artículo IX de este Tratado,
tendrá derecho a designar observadores para llevar a cabo las inspecciones previstas en
el presente Artículo. Los observadores serán nacionales de la Parte Contratante que los
designa. Sus nombres se comunicarán a cada una de las demás Partes Contratantes que
tienen derecho a designar observadores, y se les dará igual aviso cuando cesen en sus
funciones.

2. Todos los observadores designados de conformidad con las disposiciones del párrafo
1 de este Artículo gozarán de entera libertad de acceso, en cualquier momento, a cada
una y a todas las regiones de la Antártida.

3. Todas las regiones de la Antártida, y todas las estaciones, instalaciones y equipos que
allí se encuentren, así como todos los navíos y aeronaves, en los puntos de embarque y
desembarque de personal o de carga en la Antártida, estarán abiertos en todo momento
a la inspección por parte de cualquier observador designado de conformidad con el
párrafo 1 de este artículo.

4. La observación aérea podrá efectuarse, en cualquier momento, sobre cada una y
todas las regiones de la Antártida por cualquiera de las Partes Contratantes que estén
facultadas a designar observadores.

5. Cada una de las Partes Contratantes, al entrar en vigencia respecto de ella el presente
Tratado, informará a las otras Partes Contratantes y, en lo sucesivo, les informará por
adelantado sobre:

(a) toda expedición a la Antártida y dentro de la Antártida en la que participen sus navíos
o nacionales, y sobre todas las expediciones a la Antártida que se organicen o partan de
su territorio;
(b) todas las estaciones en la Antártida ocupadas por sus nacionales, y

(c) Todo personal o equipo militares que se proyecte introducir en la Antártida, con
sujeción a las disposiciones del párrafo 2 del Artículo 1 del presente Tratado.

ARTICULO VIII

1. Con el fin de facilitarles el ejercicio de las funciones que les otorga el presente Tratado,
y sin perjuicio de las respectivas posiciones de las Partes Contratantes, en lo que
concierne a la jurisdicción sobre todas las demás personas en la Antártida, los
observadores designados de acuerdo con el párrafo 1 del Artículo VII y el personal
científico intercambiado de acuerdo con el subpárrafo 1 b) del Artículo III del Tratado, así
como los miembros del personal acompañante de dichas personas, estarán sometidos
sólo a la jurisdicción de la Parte Contratante de la cual sean nacionales, en lo referente a
las acciones u omisiones que tengan lugar mientras se encuentren en la Antártida con el
fin de ejercer sus funciones.

2. Sin perjuicio de las disposiciones del párrafo 1 de este Artículo, y en espera de la
Adopción de medidas expresadas en el subpárrafo 1 e) del Artículo IX, las Partes
Contratantes, implicadas en cualquier controversia con respecto al ejercicio de la
jurisdicción en la Antártida, se consultarán inmediatamente con el ánimo de alcanzar una
solución mutuamente aceptable.

ARTICULO IX

1. Los representantes de las Partes Contratantes, nombradas en el preámbulo del
presente Tratado se reunirán en la ciudad de Canberra dentro de los dos meses después
de la entrada en vigencia del presente Tratado y, en adelante, a intervalos y en lugares
apropiados, con el fin de intercambiar informaciones, consultarse mutuamente sobre
asuntos de interés común relacionados con la Antártida, y formular, considerar y
recomendar a sus Gobiernos medidas para promover los principios y objetivos del
presente Tratado, inclusive medidas relacionadas con:

a) uso de la Antártida para fines exclusivamente pacíficos;

b) facilidades para la investigación científica en la Antártida;

c) facilidades para la cooperación científica internacional en la Antártida;

d) facilidades para el ejercicio de los derechos de inspección previstos en el Artículo VII
del presente Tratado;

e) cuestiones relacionadas con el ejercicio de la jurisdicción en la Antártida;

f) protección y conservación de los recursos vivos de la Antártida.

2. Cada una de las Partes Contratantes que haya llegado a ser Parte del presente
Tratado por adhesión, conforme al Artículo XIII, tendrá derecho a nombrar representantes que participarán en las reuniones mencionadas en el párrafo 1 del presente Artículo,
mientras dicha Parte Contratante demuestre su interés en la Antártida mediante la
realización en ella de investigaciones científicas importantes, como el establecimiento de
una estación científica o el envío de una expedición científica.

3. Los informes de los observadores mencionados en el Artículo VII del presente Tratado
serán transmitidos a los representantes de las Partes Contratantes, que participen en las
reuniones a que se refiere el párrafo 1 del presente artículo.

4. Las medidas contempladas en el párrafo 1 de este artículo entrarán en vigencia
cuando las aprueben todas las Partes Contratantes, cuyos representantes estuvieron
facultados a participar en las reuniones que se celebraron para considerar esas medidas.

5. Cualquiera o todos los derechos establecidos en el presente Tratado podrán ser
ejercidos desde la fecha de sus entrada en vigencia, ya sea que las medidas para facilitar
el ejercicio de tales derechos hayan sido o no propuestas, consideradas o aprobadas
conforme a las disposiciones de este artículo.

ARTICULO X

Cada una de las Partes Contratantes se compromete a hacer los esfuerzos apropiados,
compatible con la carta de las Naciones Unidas, con el fin de que nadie lleve a cabo en la
Antártida ninguna actividad contraria a los propósitos y principios del presente Tratado.

ARTICULO XI

1. En caso de surgir una controversia entre dos o más de las Partes Contratantes,
concerniente a la interpretación o a la aplicación del presente Tratado, dichas Partes
Contratantes se consultarán entre sí con el propósito de resolver la controversia por
negociación, investigación, mediación, conciliación, arbitraje, decisión judicial u otros
medios pacíficos, a su elección.

2. Toda controversia de esa naturaleza, no resuelta por tales medios, será referida a la
Corte Internacional de Justicia, con el consentimiento, en cada caso, de todas las partes
en controversia para su resolución; pero la falta de acuerdo para referirla a la Corte
Internacional de Justicia no dispensará a las partes en controversia de la responsabilidad
de seguir buscando una solución por cualquiera de los diversos medios pacíficos
contemplados en el párrafo 1 de este Artículo.

ARTICULO XII

1. a) El presente Tratado podrá ser modificado o enmendado, en cualquier momento, con
el consentimiento unánime de las Partes Contratantes, cuyos representantes estén
facultados a participar en las reuniones previstas en el Artículo IX. Tal modificación o tal
enmienda entrará en vigencia cuando el Gobierno depositario haya sido notificado por la
totalidad de dichas Partes Contratantes de que las han ratificado.

b) subsiguientemente, tal modificación o tal enmienda entrará en vigencia, para cualquier otra Parte Contratante, cuando el Gobierno depositario haya recibido aviso de su
ratificación. Si no se recibe aviso de ratificación de dicha Parte Contratante dentro del
plazo de dos años, contados desde la fecha de entrada en vigencia de la modificación o
enmienda, en conformidad con lo dispuesto en el subpárrafo 1 a) de este Artículo, se la
considerará como habiendo dejado de ser Parte del presente Tratado en la fecha de
vencimiento de tal plazo.

2. a) Si después de expirados treinta años, contados desde la fecha de entrada en
vigencia del presente Tratado, cualquiera de las Partes Contratantes, cuyos
representantes estén facultados a participar en las reuniones previstas en el Artículo IX,
así lo solicita, mediante una comunicación dirigida al Gobierno depositario, se celebrará,
en el menor plazo posible, una Conferencia de todas las Partes Contratantes para revisar
el funcionamiento del presente Tratado.

b) Toda modificación o enmienda al presente Tratado, aprobada en tal conferencia por la
mayoría de las Partes Contratantes en ella representadas, incluyendo la mayoría de
aquellas cuyos representantes están facultados a participar en las reuniones previstas en
el Artículo IX, se comunicará a todas las Partes Contratantes por el Gobierno depositario,
inmediatamente después de finalizar la Conferencia, y entrará en vigencia de
conformidad con lo dispuesto en el párrafo 1 del presente Artículo.

c) Si tal modificación o tal enmienda no hubiere entrado en vigencia, de conformidad con
lo dispuesto en el subpárrafo 1 a) de este Artículo, dentro de un período de dos años,
contados desde la fecha de su comunicación a todas las Partes Contratantes, cualquiera
de las Partes Contratantes podrá, en cualquier momento, después de la expiración de
dicho plazo, informar al Gobierno depositario que ha dejado de ser parte del presente
Tratado, y dicho retiro tendrá efecto dos años después que el Gobierno depositario haya
recibido esta notificación.

ARTICULO XIII

1. El presente Tratado estará sujeto a la ratificación por parte de los estados signatarios.
Quedará abierto a la adhesión de cualquier Estado que sea miembro de las Naciones
Unidas, o de cualquier otro Estado que pueda ser invitado a adherirse al Tratado con el
consentimiento de todas las Partes Contratantes cuyos representantes estén facultados a
participar en las reuniones previstas en el Artículo IX del Tratado.

2. La ratificación del presente Tratado o la adhesión al mismo será efectuada por cada
Estado de acuerdo con sus procedimientos constitucionales.

3. Los instrumentos de ratificación y los de adhesión serán depositados ante el Gobierno
de los Estados Unidos de América, que será el Gobierno depositario.

4. El Gobierno depositario informará a todos los Estados signatarios y adherentes sobre
la fecha de depósito de cada instrumento de ratificación o de adhesión y sobre la fecha
de entrada en vigencia del Tratado y de cualquier modificación o enmienda al mismo.

5. Una vez depositados los instrumentos de ratificación por todos los Estados signatarios, el presente Tratado entrará en vigencia para dichos Estados y para los Estados; que
hayan depositado sus instrumentos de adhesión. En lo sucesivo, el Tratado entrará en
vigencia para cualquier Estado adherente una vez que deposite su instrumento de
adhesión.

6. El presente Tratado será registrado por el Gobierno depositario conforme al Artículo
102 de la Carta de las Naciones Unidas.

ARTICULO XIV

El presente Tratado, hecho en los idiomas inglés, francés, ruso y español, siendo cada
uno de estos textos igualmente auténtico, será depositado en los Archivos del Gobierno
de los Estados Unidos de América, el que enviará copias debidamente certificadas del
mismo a los Gobiernos de los Estados signatarios y de los adherentes.

EN TESTIMONIO DE LO CUAL, los infrascritos Plenipotenciarios, debidamente
autorizados, suscriben el presente Tratado.

HECHO en Washington, el primero de diciembre de mil novecientos cincuenta y nueve. PROTOCOLO AL TRATADO ANTÁRTICO SOBRE PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

Los Estados Parte de este Protocolo al Tratado Antártico, en adelante denominados las
Partes,

Convencidos de la necesidad de incrementar la protección del medio ambiente antártico y
de los ecosistemas dependientes y asociados;
Convencidos de la necesidad de reforzar el sistema del Tratado Antártico para garantizar
siga utilizándose siempre exclusivamente para fines pacíficos y no se convierta en
escenario y objeto de discordia internacional;
Teniendo en cuenta la especial situación jurídica y política de la Antártida y la especial
responsabilidad de las Partes compatibles con los propósitos y principios del Tratado An-
tártico;
Recordando la designación de la Antártida como Área de Conservación Especial y otras
medidas adoptadas con arreglo al sistema del Tratado Antártico para proteger el medio
ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asociados;
Reconociendo además las oportunidades únicas que ofrece la Antártida para la observa-
ción científica y la investigación de procesos de importancia global y regional;
Reafirmando los principios de conservación de la Convención sobre la Conservación de
los Recursos Vivos Marinos Antárticos;
Convencidos de que el desarrollo de un sistema global de protección del medio ambiente
de la Antártida y de los ecosistemas dependientes y asociados interesa a la humanidad
en su conjunto;
Deseando complementar con este fin el Tratado Antártico;
Acuerdan lo siguiente:

ARTICULO 1 – DEFINICIONES

Para los fines de este Protocolo:
(a) “El Tratado Antártico” significa el Tratado Antártico hecho en Washington el 1 de
Diciembre de 1959;
(b) “Area del Tratado Antártico” significa el área a que se aplica las disposiciones del
Tratado Antártico de acuerdo con el Art VI de ese Tratado;
(c) “Reuniones Consultivas del Tratado Antártico” significa las reuniones a las que se
refiere el Art IX de ese Tratado Antártico;
(d) “Partes Consultivas del Tratado Antártico” significa las Partes Contratantes del
Tratado Antártico con derecho a designar representantes para participar en las reuniones
a las cuales se refiere el Art IX de ese Tratado;
(e) “Sistema del Tratado Antártico” significa el Tratado Antártico, las medidas en vigor
según ese Tratado, sus instrumentos internacionales asociados separados en vigor y las
medidas en vigor según esos instrumentos.
(f) “Tribunal Arbitral” significa el Tribunal Arbitral establecido de acuerdo con el Apéndice
a este Protocolo, que forma parte integrante del mismo;
(g) “Comité” significa el Comité para la Protección del Medio Ambiente establecido de
acuerdo con el Art 11.
ARTICULO 2 – OBJETIVO Y DESIGNACION

Las Partes se comprometen a la protección global del medio ambiente antártico y los
ecosistemas dependientes y asociados, y mediante el presente Protocolo, designan a la
Antártida como reserva natural, consagrada a la paz y a la ciencia.

ARTICULO 3 – PRINCIPIOS MEDIOAMBIENTALES

1. La protección del medio ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asocia-
dos, así como del valor intrínseco de la Antártida, incluyendo sus valores de vida silvestre
y estéticos y su valor como área para la realización de investigaciones científicas, en es-
pecial las esenciales para la comprensión del medio ambiente global, deberán ser consi-
deraciones fundamentales para la planificación y realización de todas las actividades que
se desarrollen en el área del Tratado Antártico.

2. Con este fin:
a) Las actividades en el área del Tratado Antártico serán planificadas de tal manera que
se limite el impacto perjudicial sobre el medio ambiente antártico y los ecosistemas
dependientes y asociados;
b) Las actividades en el área del Tratado Antártico serán planificadas y realizadas de tal
manera que se eviten:
i) efectos perjudiciales sobre las características climáticas y meteorológicas;
ii) efectos perjudiciales significativos en la calidad del agua y del aire;
iii) cambios significativos en el medio ambiente atmosférico, terrestre (incluyendo el
acuático), glacial y marino;
iv) cambios perjudiciales en la distribución, cantidad o capacidad de reproducción de las
especies o poblaciones de especies de la fauna y flora;
v) peligros adicionales para las especies o poblaciones de tales especies en peligro de
extinción o amenazadas;
vi) la degradación o el riesgo sustancial de degradación de áreas de importancia biológi-
ca, científica, histórica, estética o de vida silvestre.
c) Las actividades en el área del Tratado Antártico deberán ser planificadas y realizadas
sobre la base de una información suficiente, que permita evaluaciones previas y un juicio
razonado sobre su posible impacto en el medio ambiente antártico y en sus ecosistemas
dependientes y asociados, así como sobre el valor de la Antártida para la realización de
investigaciones científicas; tales juicios deberán tomar plenamente en cuenta:
i) el alcance de la actividad, incluida su área, duración e intensidad;
ii) el impacto acumulativo de la actividad, tanto por si misma como en combinación con
otras actividades en el área del Tratado Antártico;
iii) si la actividad afectara perjudicialmente a cualquier otra actividad en el área del Tra-
tado Antártico;
iv) si se dispone de medios tecnológicos y procedimientos adecuados para realizar ope-
raciones que no perjudiquen el medio ambiente;
v) si existe la capacidad de observar los parámetros, medioambientales, y los elementos
del ecosistema que sean claves, de tal manera que sea posible identificar y provenir con
suficiente antelación cualquier efecto perjudicial de la actividad, y la de disponer modifica-
ciones de los procedimientos operativos que sean necesarios a la luz de los resultados
de la observación o el mayor conocimiento sobre el medio ambiente antártico y los eco-sistemas dependientes y asociados; y,
vi) si existe capacidad de responder con prontitud y eficacia a los accidentes, especial-
mente a aquellos que pudieran causar efectos sobre el medio ambiente;
d) se llevará a cabo una observación regular y eficaz que permita la evaluación del im-
pacto de las actividades en curso, incluyendo la verificación de los impactos previstos.
e) se llevará a cabo una observación regular y efectiva para facilitar una detección precoz
de los posibles efectos imprevistos de las actividades sobre el medio ambiente antártico y
los ecosistemas dependientes y asociados, ya se realicen dentro o fuera de el área del
Tratado Antártico.
3. Las actividades deberán ser planificadas y realizadas en el área del Tratado Antártico
de tal manera que se otorgue prioridad a la investigación científica y se preserve el valor
de la Antártida como una zona para la realización de tales investigaciones, incluyendo las
investigaciones esenciales para la comprensión del medio ambiente global.
4. Tanto las actividades emprendidas en el área del Tratado Antártico de conformidad
con los programas de investigación científica, con el turismo y con todas las otras activi-
dades gubernamentales y no gubernamentales en el área del Tratado Antártico para las
cuales se requiere notificación previa de acuerdo con el Art VII (5) del Tratado Antártico,
incluyendo las actividades asociadas de apoyo logístico, deberán:
a) Llevarse a cabo de forma coherente con los principios de este Artículo; y,
b) modificarse, suspender o cancelar si provocan o amenazan con provocar repercusio-
nes en el medio ambiente antártico o en sus ecosistemas dependientes o asociados que
sean incompatibles con estos principios.

ARTICULO 4 – RELACIONES CON LOS COMPONENTES DEL SISTEMA DEL
TRATADO ANTÁRTICO

1. Este Protocolo complementará el Tratado Antártico y no lo modificará ni enmendará.
2. Nada en el presente Protocolo afectará a los derechos y obligaciones de las Partes en
este Protocolo, derivados de los otros instrumentos internacionales en vigor dentro del
sistema del Tratado Antártico.

ARTICULO 5 – COMPATIBILIDAD CON LOS OTROS COMPONENTES DEL SISTEMA
DEL TRATADO ANTARTICO

Las Partes consultarán y cooperarán con las Partes Contratantes de otros instrumentos
internacionales en vigor dentro del sistema del Tratado Antártico y sus respectivas institu-
ciones, con el fin de asegurar la realización de los objetivos y principios de este Protocolo
y de evitar cualquier impedimento para el logro de los objetivos y principios de aquellos
instrumentos o cualquier incoherencia entre la aplicación de esos instrumentos y del pre-
sente Protocolo.

ARTICULO 6 – COOPERACION

1. Las Partes cooperarán en la planificación y realización de las actividades en el área del
Tratado Antártico. Con este fin, cada Parte se esforzará en:
a) promover programas cooperativos de valor científico, técnico, educativo, relativos a la
protección del medio ambiente antártico y de los ecosistemas dependientes y asociados;
b) proporcionar una adecuada asistencia a las demás Partes en la preparación de las evaluaciones del impacto medioambiental;
c) proporcionar a otras Partes cuando lo requieran información relativa a cualquier riesgo
potencial para el medio ambiente antártico a los ecosistemas dependientes y asociados;
d) celebrar consultas con las demás Partes respecto a la selección de emplazamientos
de posibles estaciones y otras instalaciones, a fin de evitar el impacto acumulativo oca-
sionado por su excesiva concentración en una localización determinada;
e) cuando sea apropiado, emprender expediciones conjuntas y compartir el uso de esta-
ciones y demás instalaciones; y,
f) llevar a cabo aquellas medidas que puedan ser acordadas durante las Reuniones con-
sultivas del Tratado Antártico.
2. Cada Parte se compromete, en la medida de lo posible, a compartir información de uti-
lidad para otras Partes en la planificación y la realización de sus actividades en el área
del Tratado Antártico con el fin de proteger el medio ambiente de la Antártida y los eco-
sistemas dependientes y asociados.
3. Las Partes cooperarán con aquellas otras Partes que puedan ejercer jurisdicción en
zonas adyacentes al área del Tratado Antártico, con vistas a asegurar que las actividades
en el área del Tratado Antártico no tengan impactos perjudiciales para el medio ambiente
en tales zonas.

ARTICULO 7 – PROHIBICION DE LAS ACTIVIDADES RELACIONADAS CON LOS
RECURSOS MINERALES

Cualquier actividad relacionada con los recursos minerales, salvo la investigación cientí-
fica, estará prohibida.

ARTICULO 8 – EVALUACION DEL IMPACTO SOBRE EL MEDIO AMBIENTE

1. Las actividades propuestas, citadas en el párrafo 2 de este artículo, estarán sujetas a
los procedimientos establecidos en el Anexo I sobre la evaluación previa del impacto de
dichas actividades sobre el medio ambiente antártico o en los ecosistemas dependientes
o asociados, según se considere que dichas actividades tengan:
a) a menos que un impacto mínimo o transitorio;
b) un impacto mínimo o transitorio; o,
c) más que un impacto mínimo o transitorio.
2. Cada Parte asegurará que los procedimientos de evaluación establecidos en el Anexo
I se apliquen a los procesos de planificación que conduzcan a tomar decisiones sobre
cualquier actividad emprendida en el área del Tratado Antártico, de conformidad con los
programas de investigación científica, con el turismo y con todas las demás actividades
gubernamentales y no gubernamentales en el área del Tratado Antártico, incluyendo las
actividades asociadas de apoyo logístico.
3. Los procedimientos de evaluación previstos en el Anexo I se aplicarán a todos los
cambios de actividad, bien porque el cambio se deba a un aumento o una disminución de
la intensidad de una actividad ya existente, bien a otra actividad añadida, al cierre de una
instalación, o a otras causas.
4. Cuando las actividades sean planificadas conjuntamente por más de una Parte, las
Partes involucradas nombrarán a una de ellas para coordinar la aplicación de los procedi-
mientos de evaluación del impacto sobre el medio ambiente que figura en el Anexo I.

ARTICULO 9 – ANEXOS

1. Los Anexos a este Protocolo constituirán parte integrante del mismo.
2. Otros Anexos, adicionales a los Anexos I-IV, podrán ser adoptados y entrar en vigor de
conformidad con el Art IX del Tratado Antártico.
3. Las enmiendas y modificaciones a los Anexos podrán ser adoptadas y entrar en vigor
de acuerdo con el Art IX del Tratado Antártico, a menos que los Anexos contengan dispo-
siciones para que las enmiendas y las modificaciones entren en vigor en forma acelerada
4. Los Anexos y las enmiendas y modificaciones de los mismos que hayan entrado en vi-
gor de acuerdo con los párr 2 y 3 anteriores entrarán en vigor para la Parte Contratante
del Tratado Antártico, que no sea Parte Consultiva del Tratado Antártico, o que no fuera
Parte Consultiva del Tratado Antártico en el momento de su adopción, cuando el Deposi-
tario haya recibido notificación de aprobación de esa Parte Contratante, a menos que el
propio Anexo establezca lo contrario con relación a la entrada en vigor de cualquier en-
mienda o modificación al mismo.
5. Los Anexos, excepto en la medida en que un Anexo especifique lo contrario, estarán
sujetos a los procedimientos para la solución de controversias establecidos en los Arts
18º al 20º.

ARTICULO 10 – REUNIONES CONSULTIVAS DEL TRATADO ANTARTICO

1. Las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico, basadas en el mejor asesoramiento
científico y técnico disponible,
(a) definirán, de acuerdo con las disposiciones de este Protocolo, la política general para
la protección global del medio ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y aso-
ciados; y,
(b) adoptarán medidas para la ejecución de este Protocolo de conformidad con el Art IX
del Tratado Antártico.
2. Las Reuniones consultivas del Tratado Antártico, examinarán el trabajo del Comité y
tomarán plenamente en cuenta su asesoramiento y sus recomendaciones para realizar
las tareas a que se refiere el párrafo 1 de este artículo, así como el asesoramiento del
Comité Científico para las Investigaciones Antárticas.

ARTICULO 11 – COMITE PARA LA PROTECCION DEL MEDIO AMBIENTE

1. Por este Protocolo se establece el Comité para la Protección del Medio Ambiente.
2. Cada Parte tendrá derecho a participar como miembro del Comité y a nombrar un
representante que podrá estar acompañado por expertos asesores.
3. El estatuto de observador en este Comité será accesible a cualquier Parte Contratante
del Tratado Antártico que no sea Parte de este Protocolo.
4. El Comité invitará al Presidente del Comité Científico para las Investigaciones Antárti-
cas y al Presidente del Comité Científico para la Conservación de los Recursos Marinos
Vivos Antárticos a participar como observadores en sus sesiones. El Comité también po-
drá invitar, con la aprobación de la Reunión Consultiva del Tratado Antártico, a participar
como observadores en sus sesiones a otras organizaciones científicas, medioambienta-
les y técnicas pertinentes que puedan contribuir a sus trabajos.
5. El Comité presentará un informe de cada una de sus sesiones a las Reuniones Con-
sultivas del Tratado Antártico. El informe abarcará todas aquellas materias consideradas durante la sesión y reflejará las opiniones expresadas. El informe será enviado a las Par-
tes y a los observadores presentes en la sesión y, quedará posteriormente a disposición
del público.
6. El Comité adoptará sus reglas de procedimiento, las cuales estarán sujetas a la apro-
bación de una Reunión Consultiva del Tratado Antártico.

ARTICULO 12 – FUNCIONES DEL COMITE

1. Las funciones del Comité consistirán en proporcionar asesoramiento y formular reco-
mendaciones a las Partes en relación con la aplicación de este Protocolo, incluyendo el
funcionamiento de sus Anexos, para que sean consideradas en las Reuniones Consulti-
vas del Tratado Antártico, y en realizar las demás funciones que le puedan ser asignadas
por las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico. En especial, proporcionará asesora-
miento sobre:
a) la eficacia de las medidas adoptadas de conformidad con este Protocolo;
b) la necesidad de actualizar, reforzar o perfeccionar de cualquier otro modo estas medi-
das;
c) la necesidad de adoptar medidas adicionales, incluyendo la necesidad de establecer
otros Anexos cuando resulte adecuado;
d) la aplicación y ejecución de los procedimientos de evaluación del impacto sobre el
medio ambiente establecidos en el Art 8 y el Anexo I;
e) los medios para minimizar o mitigar el impacto medioambiental de las actividades en el
área del Tratado Antártico;
f) los procedimientos aplicables a situaciones que requieren una respuesta urgente,
incluyendo las acciones de respuesta en emergencias medioambientales.
g) la gestión y ulterior desarrollo del Sistema de Areas Antárticas Protegidas;
h) los procedimientos de inspección, incluyendo los modelos para los informes de las
inspecciones y las listas de control para la realización de las inspecciones;
i) el acopio, archivo, intercambio y evaluación de la información relacionada con la pro-
tección medioambiental,
j) el estado del medio ambiente antártico; y
k) la necesidad de realizar investigaciones científicas, incluyendo la observación medio-
ambiental, relacionadas con la aplicación de este Protocolo;
2. En el cumplimiento de sus funciones, el Comité consultará, cuando resulte apropiado,
al Comité Científico para las Investigaciones Antárticas y al Comité Científico para la
Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos y a otras organizaciones cien-
tíficas, medioambientales y técnicas pertinentes.

ARTICULO 13 – CUMPLIMIENTO DE ESTE PROTOCOLO

1. Cada Parte tomará medidas adecuadas en el ámbito de su competencia para asegurar
el cumplimiento de este Protocolo, incluyendo la adopción de leyes y reglamentos, actos
administrativos y medidas coercitivas.
2. Cada Parte llevará a cabo los esfuerzos necesarios, compatibles con la Carta de las
Naciones Unidas, para que nadie emprenda ninguna actividad contraria a este Protocolo.
3. Cada Parte notificará a las demás partes las medidas que adopte de conformidad con
los párrafos 1 y 2 citados anteriormente.
4. Cada Parte llamará la atención de todas las demás Partes sobre cualquier actividad que, en su opinión, afecte a la aplicación de los objetivos y principios de este Protocolo.
5. Las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico llamarán la atención de cualquier Es-
tado que no sea Parte de este Protocolo sobre cualquier actividad emprendida por aquel
Estado, sus agencias, organismos, personas naturales o jurídicas, buques, aeronaves u
otros medios de transporte que afecten a la aplicación de los objetivos y principios de
este Protocolo.

ARTICULO 14 – INSPECCION

1. Con el fin de promover la protección del medio ambiente antártico y de sus ecosiste-
mas dependientes y asociados, y para asegurar el cumplimiento de este Protocolo, las
Partes Consultivas del Tratado Antártico tomarán medidas individual o colectivamente,
para la realización de inspecciones por observadores, de conformidad con el Art VII del
Tratado Antártico.
2. Son observadores:
a) los observadores designados por cualquier Parte Consultiva del Tratado Antártico, que
serán nacionales de esa Parte; y,
b) Cualquier observador designado durante las Reuniones Consultivas del Tratado Antár-
tico para realizar inspecciones según los procedimientos que se establezcan mediante
una Reunión Consultiva del Tratado Antártico.
3. Las Partes cooperarán plenamente con los observadores que llevan a cabo las inspec-
ciones, y deberán asegurar que durante las mismas tengan acceso a cualquier lugar de
las estaciones, instalaciones, equipos, buques y aeronaves abiertos a inspecciones bajo
el Art VII (3) del Tratado Antártico, así como a todos los registros que ahí se conserven y
sean exigibles de conformidad con este Protocolo.
4. Los informes de inspección serán remitidos a las Partes cuyas estaciones, equipos,
instalaciones, buques o aeronaves estén comprendidos en los informes. Después que
aquellas Partes hayan tenido la oportunidad de comentarlos, los informes y todos los
comentarios de que hayan sido objeto serán remitidos a todas las Partes y al Comité,
estudiados en la siguiente Reunión Consultiva del Tratado Antártico y puestos
posteriormente a disposición del público.

ARTICULO 15 – ACCIONES DE RESPUESTA EN CASOS DE EMERGENCIA

1. Con el fin de actuar en casos de emergencia medioambientales en el área del Tratado
Antártico cada Parte acuerda:
a) Disponer una respuesta rápida y efectiva en los casos de emergencia que puedan sur-
gir de la realización de programas de investigación científica, del turismo y de todas las
demás actividades gubernamentales y no gubernamentales para las cuales se requiere
notificación previa de acuerdo con el Art VII (5) del Tratado Antártico, incluyendo las acti-
vidades asociadas de apoyo logístico; y,
b) establecer planes de emergencia para responder a los incidentes que puedan tener
efectos adversos para el medio ambiente antártico o sus ecosistemas dependientes y
asociados.
2. A este efecto, las Partes deberán:
a) cooperar en la formulación y aplicación de dichos planes de emergencia; y
b) establecer un procedimiento para la notificación inmediata de emergencias medioam-
bientales y la acción conjunta ante las mismas. 3. Al aplicar este Artículo, las Partes deberán recurrir al asesoramiento de los organismos
internacionales pertinentes.

ARTICULO 16 – RESPONSABILIDAD

De conformidad con los objetivos de este Protocolo para la protección global del medio
ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asociados, las Partes se compro-
meten a elaborar normas y procedimientos relacionados con la responsabilidad derivada
de daños provocados por actividades que se desarrollen en el área del Tratado Antártico
y cubiertas por este Protocolo. Estas normas y procedimientos se incluirán en uno o más
Anexos que se adopten de conformidad con el Art 9º (2).

ARTICULO 17 – INFORME ANUAL DE LAS PARTES

1. Cada Parte informará anualmente de las medidas adoptadas para dar cumplimiento a
este Protocolo. Dichos informes incluirán las notificaciones hechas de conformidad con el
Art 13º (3), los planes de emergencia establecidos de acuerdo con el Art 15º y cualquier
otra notificación e información reconocida por este Protocolo y respecto de las cuales no
existe otra disposición sobre la comunicación e intercambio de información.
2. Los informes elaborados de conformidad con el párrafo 1 anterior serán distribuidos a
todas las Partes Contratantes y al Comité, considerados en la siguiente Reunión Consul-
tiva del Tratado Antártico, y puestos a disposición del público.

ARTICULO 18 – SOLUCION DE CONTROVERSIAS

En caso de controversia relativa a la interpretación o aplicación de este Protocolo, las
Partes en controversia deberán, a requerimiento de cualquiera de ellas, consultarse entre
sí con la mayor brevedad posible con el fin de resolver la controversia mediante negocia-
ción, investigación, mediación, conciliación, arbitraje, arreglo judicial u otros medios pací-
ficos que las Partes de controversia acuerden.

ARTICULO 19 – ELECCION DEL PROCEDIMIENTO PARA LA SOLUCION DE
CONTROVERSIAS

1. Las Partes en el momento de firmar, ratificar, aceptar, aprobar o adherirse a este Pro-
tocolo, o en cualquier momento posterior, pueden elegir, mediante declaración escrita, u-
no o ambos de los siguientes medios para la solución de controversias relacionadas con
la interpretación o aplicación de los Arts 7, 8 y 15 y, excepto en el caso de que un Anexo
establezca lo contrario, las disposiciones de dicho Anexo y, en la medida en que esté
relacionado con estos Artículos y disposiciones, el Art 13º:
a) La Corte Internacional de Justicia
b) el Tribunal Arbitral
2. Las declaraciones efectuadas al amparo del párrafo 1 precedente no afectarán a la
aplicación de los Arts 18º y 20º (2).
3. Se considerará que una Parte que no haya formulado una declaración acogiéndose al
párrafo 1 precedente o con respecto a la cual una declaración ha dejado de tener vigor,
ha aceptado la competencia del Tribunal Arbitral.
4. Si las Partes en una controversia no han aceptado el mismo medio para la solución de controversia, la controversia sólo puede ser sometida a ese procedimiento, salvo que las
partes acuerden lo contrario.
5. Si las Partes en una controversia no han aceptado el mismo medio para la solución de
controversias, o si ambas han aceptado ambos medios, la controversia sólo puede ser
sometida al Tribunal Arbitral, salvo que las partes acuerden lo contrario.
6. Las declaraciones formuladas al amparo del párrafo 1 precedente seguirán en vigor
hasta su expiración de conformidad con sus términos, o hasta tres meses después del
depósito de la notificación por escrito de su revocación ante el Depositario.
7. Las nuevas declaraciones, las notificaciones de revocación o la expiración de una de-
claración no afectarán en modo alguno los procesos pendientes ante la Corte Internacio-
nal de Justicia o ante el Tribunal Arbitral, salvo que las partes en la controversia acuerden
lo contrario.
8. Las declaraciones y notificaciones mencionadas en este Artículo serán depositadas
ante el Depositario, que se encargará de transmitir copias a todas las Partes.

ARTICULO 20 – PROCEDIMIENTO PARA LA SOLUCION DE CONTROVERSIAS

1. Si las partes en una controversia relativa a la interpretación o aplicación de los Arts 7º,
8º ó 15º o, excepto en el caso de que un Anexo establezca lo contrario, las disposiciones
de cualquier Anexo o, en la medida en que se relacione con estos Artículos y disposicio-
nes, el Art 13º, no han acordado el medio para resolverla en un plazo de 12 meses des-
pués de la solicitud de consultas de conformidad con el Art 18º, la controversia será remi-
tida, a solicitud de cualquiera de las partes en la controversia, para que sea resuelta de
conformidad con el procedimiento determinado por el Art 19º (4) y (5).
2. El Tribunal Arbitral no tendrá competencia para decidir o emitir laudo sobre ningún a-
sunto dentro del ámbito del Art IV del Tratado Antártico. Además, nada en este Protocolo
será interpretado como susceptible de otorgar competencia o jurisdicción a la Corte In-
ternacional de Justicia o a cualquier otro tribunal establecido con el fin de solucionar con-
troversias entre Partes para decidir o emitir laudo sobre ningún asunto dentro del ámbito
del Art IV del Tratado Antártico.

ARTICULO 21 – FIRMA

Este Protocolo quedará abierto a la firma de cualquier Estado que sea Parte Contratante
del Tratado Antártico en Madrid el 4 de Octubre de 1991 y posteriormente en Washington
hasta el 3 de Octubre de 1992.

ARTICULO 22 – RATIFICACION, ACEPTACION, APROBACION O ADHESION

1. Este Protocolo queda sometido a la ratificación, aceptación o aprobación de los Esta-
dos signatarios.
2. Con posterioridad al 3 de Octubre de 1992 este Protocolo estará abierto a la adhesión
de cualquier Estado que sea Parte Contratante del Tratado Antártico.
3. Los instrumentos de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión serán depositados
ante el Gobierno de los EEUU de América, que queda designado como Depositario.
4. Con posterioridad a la fecha de entrada en vigor del presente Protocolo, las Partes
Consultivas del Tratado Antártico no actuarán ante una notificación relativa al derecho de
una Parte Contratante del Tratado Antártico a designar a los representantes que partici-pen en las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico conforme al Artículo IX (2) del
Tratado Antártico, a menos que, con anterioridad, esta Parte Contratante haya ratificado,
aceptado, aprobado este Protocolo o se haya adherido a él.

ARTICULO 23 – ENTRADA EN VIGOR

1. El presente Protocolo entrará en vigor el trigésimo día siguiente a la fecha de depósito
de los instrumentos de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión de todos los Esta-
dos que sean Partes Consultivas del Tratado Antártico en la fecha en que se adopte este
Protocolo.
2. Este Protocolo entrará en vigor para cada una de las Partes Contratantes del Tratado
Antártico que deposite un instrumento de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión
después de la fecha en que haya entrado en vigor este Protocolo, el trigésimo día
siguiente a la fecha en que se deposite dicho instrumento.

ARTICULO 24 – RESERVAS

No se permitirán reservas a este Protocolo.

ARTICULO 25 – MODIFICACION O ENMIENDA

1. Sin perjuicio de lo dispuesto en el Art 9º, este Protocolo puede ser modificado o en-
mendado en cualquier momento de acuerdo con el procedimiento establecido en el Art
XII, (1) (a) y (b) del Tratado Antártico.
2. Si después de transcurridos 50 años de la fecha de entrada en vigor de este Protocolo,
cualquiera de las Partes Consultivas del Tratado Antártico así lo solicitara por medio de
una comunicación dirigida al Depositario, se celebrará una conferencia con la mayor
brevedad posible a fin de revisar la aplicación de este Protocolo.
3. Toda modificación o enmienda propuesta en cualquier Conferencia de Revisión solici-
tada en virtud del anterior párrafo 2 se adoptará por mayoría de las Partes, incluyendo las
tres cuartas Partes de los Estados que eran Partes Consultivas del Tratado Antártico en
el momento de la adopción de este Protocolo.
4. Toda modificación o enmienda adoptada en virtud del párrafo 3 de este Artículo entrará
en vigor después de la ratificación, aceptación, aprobación o adhesión por tres cuartas de
las Partes Consultivas, incluyendo las ratificaciones, aceptaciones, aprobaciones o adhe-
siones en todos los Estados que eran Partes Consultivas en el momento de la adopción
de este Protocolo.
5. a) Con respecto al Art 7º, continuará la prohibición sobre las actividades que se refie-
ran a los recursos minerales, contenida en el mismo, a menos que esté en vigor un régi-
men jurídicamente obligatorio sobre las actividades relativas a los recursos minerales an-
tárticos que incluya modalidades acordadas para determinar si dichas actividades po-
drían aceptarse, y si así fuera, en qué condiciones. Este régimen salvaguardará comple-
tamente los intereses de todos los Estados a lo que alude el Art IV del Tratado Antártico y
aplicará los principios del mismo. Por lo tanto, si se propone una modificación o enmien-
da al Art 7º en la Conferencia de Revisión mencionada en el anterior párrafo 2, ésta
deberá incluir tal régimen jurídicamente obligatorio.
b) Si dichas modificaciones o enmiendas no hubieran entrado en vigor dentro del plazo
de 3 años a partir de la fecha de su adopción, cualquier Parte podrá notificar al Estado Depositario, en cualquier momento posterior a dicha fecha, su retirada de este Protocolo,
y dicha retirada entrará en vigor dos años después de la recepción de la notificación por
el Depositario.

ARTICULO 26 – NOTIFICACIONES POR EL DEPOSITARIO

El Depositario notificará a todas las Partes Contratantes del Tratado Antártico lo sgte:
a) las firmas de este Protocolo y el depósito de los instrumentos de ratificación, acepta-
ción, aprobación o adhesión;
b) la fecha de entrada en vigor de este Protocolo y cualquier Anexo adicional al mismo;
c) la fecha de entrada en vigor de cualquier modificación o enmienda a este Protocolo;
d) el depósito de las declaraciones y notificaciones de conformidad con el Art 19º; y
e) toda notificación recibida de conformidad con el Art 25º (5) (b).

ARTICULO 27 – TEXTOS AUTENTICOS Y REGISTROS EN NACIONES UNIDAS

1. El presente Protocolo redactado en español, francés, inglés y ruso, siendo cada ver-
sión igualmente auténtica, será depositado en los archivos del Gobierno de los EEUU de
América, que enviará copias debidamente certificadas del mismo a todas las Partes
Contratantes del Tratado Antártico.
2. Este Protocolo será registrado por el Depositario de acuerdo con lo dispuesto en el Art
102º de la Carta de las Naciones Unidas.

APENDICE DEL PROTOCOLO – ARBITRAJE

ARTICULO 1

1. En el Tribunal Arbitral se constituirá y funcionará de acuerdo con lo dispuesto en el
Protocolo, incluyendo este Apéndice.
2. El Secretario al cual se hace referencia en este Apéndice es el Secretario General del
Tribunal Permanente de Arbitraje.

ARTICULO 2

1. Cada Parte tendrá el derecho a designar hasta 3 Arbitros, de los cuales por lo menos
uno será designado dentro del plazo de 3 meses siguientes a la entrada en vigor del
Protocolo para esa Parte. Cada Arbitro deberá ser experto en asuntos antárticos, tener
un profundo conocimiento del derecho internacional y gozar de la más alta reputación por
su equidad, capacidad e integridad.
Los nombres de las personas así designadas constituirán la lista de Arbitros. Cada Parte
mantendrá en todo momento el nombre de por lo menos un Arbitro en la lista.
2. De acuerdo con lo estipulado en el párrafo 3 siguiente, un Arbitro designado por una
Parte permanecerá en la lista durante un período de cinco años y podrá ser designado
por dicha Parte por períodos adicionales de cinco años.
3. La Parte que haya designado un Arbitro tendrá derecho a retirar de la lista el nombre
de ese Arbitro. En caso de fallecimiento de un Arbitro, o en el caso de que una Parte por
cualquier motivo retirará de la lista el nombre del Arbitro que ha designado, la Parte que
designó al Arbitro en cuestión lo notificará al Secretario con la mayor brevedad. El Arbitro cuyo nombre haya sido retirado de la lista continuará actuando en el Tribunal Arbitral pa-
ra el que haya sido designado hasta la conclusión de los procesos que se estén tramitan-
do ante el Tribunal Arbitral.
4. El Secretario asegurará que se mantenga una lista actualizada de los Arbitros desig-
nados de acuerdo con lo dispuesto en este Artículo.

ARTICULO 3

1. El Tribunal Arbitral estará formado por tres Arbitros que serán designados en la forma
siguiente:
a) La parte en la controversia que inicie el proceso designará a un Arbitro, que podrá ser
de su misma nacionalidad, de la lista a la que se refiere el Art 2, párrafo 2 anterior. Esta
designación se incluirá en la notificación a la que se refiere el Art 4.
b) Dentro de los 40 días siguientes a la recepción de dicha notificación, la otra parte en la
controversia designará al segundo Arbitro, quien podrá ser de su nacionalidad, elegido de
la lista mencionada en el Art 2.
c) Dentro del plazo de 60 días contados desde la designación del segundo Arbitro, las
Partes en la controversia designarán de común acuerdo al tercer Arbitro elegido de la
lista que menciona el Art 2. El tercer Arbitro no podrá ser de la misma nacionalidad de
ninguna de las partes en controversia, ni podrá ser una persona designada para la lista
mencionada en el Art 2 por una de dichas partes, ni podrá tener la misma nacionalidad
que los dos primeros Arbitros. El tercer Arbitro presidirá el Tribunal Arbitral.
d) Si el segundo Arbitro no hubiera sido designado dentro del período estipulado, o si las
partes en la controversia no hubieran llegado a un acuerdo dentro del plazo estipulado
respecto a la elección del tercer Arbitro, él o los Arbitros serán designados por el
Presidente de la Corte Internacional de Justicia a solicitud de cualquiera de las Partes en
la controversia dentro del plazo de 30 días desde la recepción de tal solicitud, siendo éste
elegido de la lista a que se refiere el Art 2 y sujeto a las condiciones enumeradas en los
incisos (b) y (c) anteriores. En el desempeño de las funciones que se le han atribuido en
el presente inciso, el Presidente del Tribunal consultará a las partes en controversia.
e) Si el Presidente de la Corte Internacional de Justicia no pudiera ejercer las funciones
atribuidas de acuerdo a lo dispuesto en el apartado (d) anterior, o si fuera de la misma
nacionalidad de alguna de las partes en controversia, sus funciones serán desempeña-
das por el Vicepresidente de la Corte, excepto en el caso en que dicho Vicepresidente
estuviera impedido para ejercer sus funciones, o si fuera de la misma nacionalidad de
una de las partes en controversia, estas funciones deberán ser ejercidas por el miembro
de la Corte que le siga en antigüedad y que este disponible para ello y no sea de la
misma nacionalidad de alguna de las partes en controversia.
2. Cualquier vacante que se produzca será cubierta en la forma dispuesta para la desig-
nación inicial.
3. En cualquier controversia que involucre a más de dos Partes, aquellas Partes que
defiendan los mismos intereses designarán un Arbitro de común acuerdo dentro del plazo
especificado en el párrafo 1 (b) anterior.

ARTICULO 4

La parte en controversia que inicie el proceso lo notificará a la parte o partes contrarias
en la controversia y al Secretario por escrito. Tal notificación incluirá una exposición de la demanda y los fundamentos en que se basa. La notificación será remitida por el
Secretario a todas las Partes.

ARTICULO 5

1. A menos que las partes en controversia convengan de otra manera, el arbitraje se
realizará en La Haya, donde se guardarán los archivos del Tribunal Arbitral. El Tribunal
Arbitral adoptará sus propias reglas de procedimiento. Tales reglas garantizarán que c/u
de las partes en controversia tengan plena oportunidad de ser escuchadas y de presentar
sus argumentos, y también asegurarán que los procesos se realicen en forma expedita.
2. El Tribunal Arbitral podrá conocer de las reconvenciones que surjan de la controversia
y fallar sobre ellas.

ARTICULO 6

1. Cuando el Tribunal Arbitral considere que, prima facie, tiene jurisdicción con arreglo al
Protocolo, podrá:
a) indicar, a solicitud de cualquiera de las partes en la controversia, medidas provisiona-
les que estime necesarias para preservar los respectivos derechos de las partes en
disputa;
b) dictar cualquier medida provisional que considere apropiada según las circunstancias,
para prevenir daños graves en el medio ambiente antártico o en los ecosistemas
dependientes y asociados.
2. Las partes en controversia cumplirán prontamente cualquier medida provisional decre-
ada con arreglo al párr 1(b) anterior hasta tanto se dicte un laudo de acuerdo con el Art 9.
3. No obstante el período de tiempo a que hace referencia el Art 20 del Protocolo, una de
las partes en controversia podrá en todo momento, mediante notificación a la otra parte o
partes en controversia y al Secretario, y de acuerdo con el Art 4, solicitar que el Tribunal
Arbitral se constituya con carácter de urgencia excepcional, para indicar o dictar como
sea posible, de acuerdo con el Art 3, con la excepción de que los plazos indicados en el
Art 3, (1) (b), (c) y (d) se reducirán a 14 días en cada caso. El Tribunal Arbitral decidirá
sobre la solicitud de medidas provisionales urgentes en el plazo de dos meses desde la
designación de su Presidente.
4. Una vez que el Tribunal Arbitral haya adoptado decisión respecto a una solicitud de
medidas provisionales urgentes de acuerdo con el párrafo 3 anterior, la solución de la
controversia proseguirá de acuerdo con lo dispuesto en los Arts 18, 19 y 20 del Protocolo.

ARTICULO 7

Cualquier parte que crea tener un interés jurídico, general o particular, que pudiera ser
afectado de manera sustancial por el laudo de una Tribunal Arbitral, podrá intervenir en el
proceso, salvo que el Tribunal Arbitral decida lo contrario.

ARTICULO 8

Las Partes en la controversia facilitarán el trabajo del Tribunal Arbitral y, en especial, de
acuerdo con sus leyes y empleando todos los medios a su disposición, le proporcionarán
todos los documentos y la información pertinentes y le permitirán, cuando sea necesario, citar testigos o expertos y recibir su declaración.

ARTICULO 9

Si una de las partes en la controversia no comparece ante el Tribunal Arbitral, o se abs-
tiene de defender su caso, cualquier otra parte en la controversia podrá solicitar al Tribu-
nal Arbitral que continúe el curso del proceso y que dicte laudo.

ARTICULO 10

1. El Tribunal Arbitral decidirá, sobre la base del Protocolo y de otras normas y principios
de Derecho Internacional aplicable que no sean incompatibles con el Protocolo, todas las
controversias que le sean sometidas.
2. El Tribunal Arbitral podrá decidir, ex aequo et bono, sobre una controversia que le sea
sometida, si las partes en controversia así lo convinieran.

ARTICULO 11

1. Antes de dictar su laudo el Tribunal Arbitral se asegurará que tiene competencia para
conocer de la controversia y que la demanda o la reconvención estén bien fundadas en
los hechos y en derecho.
2. El laudo será acompañado de una exposición de los fundamentos de la decisión, y
será comunicado al Secretario, quien lo transmitirá a todas las Partes.
3. El laudo será definitivo y obligatorio para las Partes en la controversia y para toda Par-
te que haya intervenido en quien lo transmitirá a todas las Partes.
4. El laudo sólo será obligatorio respecto de ese caso particular.
5. Las Partes en controversia sufragarán por partes iguales los gastos del Tribunal Arbi-
tral, incluida la remuneración de los Arbitros, a menos que el propio Tribunal decida lo
contrario.

ARTICULO 12

Todas las decisiones del Tribunal Arbitral, incluyendo aquellas mencionadas en los Arts
5, 6 y 11 anteriores, serán adoptadas por la mayoría de los Arbitros, quienes no podrán
abstenerse de votar.

ARTICULO 13

1. Este Apéndice puede ser enmendado o modificado por una medida adoptada en con-
formidad con el Art X (1) del Tratado Antártico. A menos que la medida especifique lo
contrario, se considerará que tal enmienda o modificación ha sido aprobada y entrará en
vigor un año después de la clausura de la Reunión Consultiva del Tratado Antártico en la
cual fue adoptada, salvo que una o más Partes Consultivas del Tratado Antártico notifica-
sen al Depositario, dentro de dicho plazo, que desean una prórroga de tal plazo o que no
están en condiciones de aprobar tal medida.
2. Toda enmienda o modificación de este Apéndice que entre en vigor de conformidad
con el párrafo 1 anterior, entrará en vigor en lo sucesivo para cualquier otra Parte cuando
el depositario haya recibido notificación de aprobación de dicha Parte.

PROTOCOLO AL TRATADO ANTÁRTICO SOBRE PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

Los Estados Parte de este Protocolo al Tratado Antártico, en adelante denominados las
Partes,

Convencidos de la necesidad de incrementar la protección del medio ambiente antártico y
de los ecosistemas dependientes y asociados;
Convencidos de la necesidad de reforzar el sistema del Tratado Antártico para garantizar
siga utilizándose siempre exclusivamente para fines pacíficos y no se convierta en
escenario y objeto de discordia internacional;
Teniendo en cuenta la especial situación jurídica y política de la Antártida y la especial
responsabilidad de las Partes compatibles con los propósitos y principios del Tratado An-
tártico;
Recordando la designación de la Antártida como Área de Conservación Especial y otras
medidas adoptadas con arreglo al sistema del Tratado Antártico para proteger el medio
ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asociados;
Reconociendo además las oportunidades únicas que ofrece la Antártida para la observa-
ción científica y la investigación de procesos de importancia global y regional;
Reafirmando los principios de conservación de la Convención sobre la Conservación de
los Recursos Vivos Marinos Antárticos;
Convencidos de que el desarrollo de un sistema global de protección del medio ambiente
de la Antártida y de los ecosistemas dependientes y asociados interesa a la humanidad
en su conjunto;
Deseando complementar con este fin el Tratado Antártico;
Acuerdan lo siguiente:

ARTICULO 1 – DEFINICIONES

Para los fines de este Protocolo:
(a) “El Tratado Antártico” significa el Tratado Antártico hecho en Washington el 1 de
Diciembre de 1959;
(b) “Area del Tratado Antártico” significa el área a que se aplica las disposiciones del
Tratado Antártico de acuerdo con el Art VI de ese Tratado;
(c) “Reuniones Consultivas del Tratado Antártico” significa las reuniones a las que se
refiere el Art IX de ese Tratado Antártico;
(d) “Partes Consultivas del Tratado Antártico” significa las Partes Contratantes del
Tratado Antártico con derecho a designar representantes para participar en las reuniones
a las cuales se refiere el Art IX de ese Tratado;
(e) “Sistema del Tratado Antártico” significa el Tratado Antártico, las medidas en vigor
según ese Tratado, sus instrumentos internacionales asociados separados en vigor y las
medidas en vigor según esos instrumentos.
(f) “Tribunal Arbitral” significa el Tribunal Arbitral establecido de acuerdo con el Apéndice
a este Protocolo, que forma parte integrante del mismo;
(g) “Comité” significa el Comité para la Protección del Medio Ambiente establecido de
acuerdo con el Art 11.
ARTICULO 2 – OBJETIVO Y DESIGNACION

Las Partes se comprometen a la protección global del medio ambiente antártico y los
ecosistemas dependientes y asociados, y mediante el presente Protocolo, designan a la
Antártida como reserva natural, consagrada a la paz y a la ciencia.

ARTICULO 3 – PRINCIPIOS MEDIOAMBIENTALES

1. La protección del medio ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asocia-
dos, así como del valor intrínseco de la Antártida, incluyendo sus valores de vida silvestre
y estéticos y su valor como área para la realización de investigaciones científicas, en es-
pecial las esenciales para la comprensión del medio ambiente global, deberán ser consi-
deraciones fundamentales para la planificación y realización de todas las actividades que
se desarrollen en el área del Tratado Antártico.

2. Con este fin:
a) Las actividades en el área del Tratado Antártico serán planificadas de tal manera que
se limite el impacto perjudicial sobre el medio ambiente antártico y los ecosistemas
dependientes y asociados;
b) Las actividades en el área del Tratado Antártico serán planificadas y realizadas de tal
manera que se eviten:
i) efectos perjudiciales sobre las características climáticas y meteorológicas;
ii) efectos perjudiciales significativos en la calidad del agua y del aire;
iii) cambios significativos en el medio ambiente atmosférico, terrestre (incluyendo el
acuático), glacial y marino;
iv) cambios perjudiciales en la distribución, cantidad o capacidad de reproducción de las
especies o poblaciones de especies de la fauna y flora;
v) peligros adicionales para las especies o poblaciones de tales especies en peligro de
extinción o amenazadas;
vi) la degradación o el riesgo sustancial de degradación de áreas de importancia biológi-
ca, científica, histórica, estética o de vida silvestre.
c) Las actividades en el área del Tratado Antártico deberán ser planificadas y realizadas
sobre la base de una información suficiente, que permita evaluaciones previas y un juicio
razonado sobre su posible impacto en el medio ambiente antártico y en sus ecosistemas
dependientes y asociados, así como sobre el valor de la Antártida para la realización de
investigaciones científicas; tales juicios deberán tomar plenamente en cuenta:
i) el alcance de la actividad, incluida su área, duración e intensidad;
ii) el impacto acumulativo de la actividad, tanto por si misma como en combinación con
otras actividades en el área del Tratado Antártico;
iii) si la actividad afectara perjudicialmente a cualquier otra actividad en el área del Tra-
tado Antártico;
iv) si se dispone de medios tecnológicos y procedimientos adecuados para realizar ope-
raciones que no perjudiquen el medio ambiente;
v) si existe la capacidad de observar los parámetros, medioambientales, y los elementos
del ecosistema que sean claves, de tal manera que sea posible identificar y provenir con
suficiente antelación cualquier efecto perjudicial de la actividad, y la de disponer modifica-
ciones de los procedimientos operativos que sean necesarios a la luz de los resultados de la observación o el mayor conocimiento sobre el medio ambiente antártico y los eco-
sistemas dependientes y asociados; y,
vi) si existe capacidad de responder con prontitud y eficacia a los accidentes, especial-
mente a aquellos que pudieran causar efectos sobre el medio ambiente;
d) se llevará a cabo una observación regular y eficaz que permita la evaluación del im-
pacto de las actividades en curso, incluyendo la verificación de los impactos previstos.
e) se llevará a cabo una observación regular y efectiva para facilitar una detección precoz
de los posibles efectos imprevistos de las actividades sobre el medio ambiente antártico y
los ecosistemas dependientes y asociados, ya se realicen dentro o fuera de el área del
Tratado Antártico.
3. Las actividades deberán ser planificadas y realizadas en el área del Tratado Antártico
de tal manera que se otorgue prioridad a la investigación científica y se preserve el valor
de la Antártida como una zona para la realización de tales investigaciones, incluyendo las
investigaciones esenciales para la comprensión del medio ambiente global.
4. Tanto las actividades emprendidas en el área del Tratado Antártico de conformidad
con los programas de investigación científica, con el turismo y con todas las otras activi-
dades gubernamentales y no gubernamentales en el área del Tratado Antártico para las
cuales se requiere notificación previa de acuerdo con el Art VII (5) del Tratado Antártico,
incluyendo las actividades asociadas de apoyo logístico, deberán:
a) Llevarse a cabo de forma coherente con los principios de este Artículo; y,
b) modificarse, suspender o cancelar si provocan o amenazan con provocar repercusio-
nes en el medio ambiente antártico o en sus ecosistemas dependientes o asociados que
sean incompatibles con estos principios.

ARTICULO 4 – RELACIONES CON LOS COMPONENTES DEL SISTEMA DEL
TRATADO ANTÁRTICO

1. Este Protocolo complementará el Tratado Antártico y no lo modificará ni enmendará.
2. Nada en el presente Protocolo afectará a los derechos y obligaciones de las Partes en
este Protocolo, derivados de los otros instrumentos internacionales en vigor dentro del
sistema del Tratado Antártico.

ARTICULO 5 – COMPATIBILIDAD CON LOS OTROS COMPONENTES DEL SISTEMA
DEL TRATADO ANTARTICO

Las Partes consultarán y cooperarán con las Partes Contratantes de otros instrumentos
internacionales en vigor dentro del sistema del Tratado Antártico y sus respectivas institu-
ciones, con el fin de asegurar la realización de los objetivos y principios de este Protocolo
y de evitar cualquier impedimento para el logro de los objetivos y principios de aquellos
instrumentos o cualquier incoherencia entre la aplicación de esos instrumentos y del pre-
sente Protocolo.

ARTICULO 6 – COOPERACION

1. Las Partes cooperarán en la planificación y realización de las actividades en el área del
Tratado Antártico. Con este fin, cada Parte se esforzará en:
a) promover programas cooperativos de valor científico, técnico, educativo, relativos a la
protección del medio ambiente antártico y de los ecosistemas dependientes y asociados; b) proporcionar una adecuada asistencia a las demás Partes en la preparación de las
evaluaciones del impacto medioambiental;
c) proporcionar a otras Partes cuando lo requieran información relativa a cualquier riesgo
potencial para el medio ambiente antártico a los ecosistemas dependientes y asociados;
d) celebrar consultas con las demás Partes respecto a la selección de emplazamientos
de posibles estaciones y otras instalaciones, a fin de evitar el impacto acumulativo oca-
sionado por su excesiva concentración en una localización determinada;
e) cuando sea apropiado, emprender expediciones conjuntas y compartir el uso de esta-
ciones y demás instalaciones; y,
f) llevar a cabo aquellas medidas que puedan ser acordadas durante las Reuniones con-
sultivas del Tratado Antártico.
2. Cada Parte se compromete, en la medida de lo posible, a compartir información de uti-
lidad para otras Partes en la planificación y la realización de sus actividades en el área
del Tratado Antártico con el fin de proteger el medio ambiente de la Antártida y los eco-
sistemas dependientes y asociados.
3. Las Partes cooperarán con aquellas otras Partes que puedan ejercer jurisdicción en
zonas adyacentes al área del Tratado Antártico, con vistas a asegurar que las actividades
en el área del Tratado Antártico no tengan impactos perjudiciales para el medio ambiente
en tales zonas.

ARTICULO 7 – PROHIBICION DE LAS ACTIVIDADES RELACIONADAS CON LOS
RECURSOS MINERALES

Cualquier actividad relacionada con los recursos minerales, salvo la investigación cientí-
fica, estará prohibida.

ARTICULO 8 – EVALUACION DEL IMPACTO SOBRE EL MEDIO AMBIENTE

1. Las actividades propuestas, citadas en el párrafo 2 de este artículo, estarán sujetas a
los procedimientos establecidos en el Anexo I sobre la evaluación previa del impacto de
dichas actividades sobre el medio ambiente antártico o en los ecosistemas dependientes
o asociados, según se considere que dichas actividades tengan:
a) a menos que un impacto mínimo o transitorio;
b) un impacto mínimo o transitorio; o,
c) más que un impacto mínimo o transitorio.
2. Cada Parte asegurará que los procedimientos de evaluación establecidos en el Anexo
I se apliquen a los procesos de planificación que conduzcan a tomar decisiones sobre
cualquier actividad emprendida en el área del Tratado Antártico, de conformidad con los
programas de investigación científica, con el turismo y con todas las demás actividades
gubernamentales y no gubernamentales en el área del Tratado Antártico, incluyendo las
actividades asociadas de apoyo logístico.
3. Los procedimientos de evaluación previstos en el Anexo I se aplicarán a todos los
cambios de actividad, bien porque el cambio se deba a un aumento o una disminución de
la intensidad de una actividad ya existente, bien a otra actividad añadida, al cierre de una
instalación, o a otras causas.
4. Cuando las actividades sean planificadas conjuntamente por más de una Parte, las
Partes involucradas nombrarán a una de ellas para coordinar la aplicación de los procedi-mientos de evaluación del impacto sobre el medio ambiente que figura en el Anexo I.

ARTICULO 9 – ANEXOS

1. Los Anexos a este Protocolo constituirán parte integrante del mismo.
2. Otros Anexos, adicionales a los Anexos I-IV, podrán ser adoptados y entrar en vigor de
conformidad con el Art IX del Tratado Antártico.
3. Las enmiendas y modificaciones a los Anexos podrán ser adoptadas y entrar en vigor
de acuerdo con el Art IX del Tratado Antártico, a menos que los Anexos contengan dispo-
siciones para que las enmiendas y las modificaciones entren en vigor en forma acelerada
4. Los Anexos y las enmiendas y modificaciones de los mismos que hayan entrado en vi-
gor de acuerdo con los párr 2 y 3 anteriores entrarán en vigor para la Parte Contratante
del Tratado Antártico, que no sea Parte Consultiva del Tratado Antártico, o que no fuera
Parte Consultiva del Tratado Antártico en el momento de su adopción, cuando el Deposi-
tario haya recibido notificación de aprobación de esa Parte Contratante, a menos que el
propio Anexo establezca lo contrario con relación a la entrada en vigor de cualquier en-
mienda o modificación al mismo.
5. Los Anexos, excepto en la medida en que un Anexo especifique lo contrario, estarán
sujetos a los procedimientos para la solución de controversias establecidos en los Arts
18º al 20º.

ARTICULO 10 – REUNIONES CONSULTIVAS DEL TRATADO ANTARTICO

1. Las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico, basadas en el mejor asesoramiento
científico y técnico disponible,
(a) definirán, de acuerdo con las disposiciones de este Protocolo, la política general para
la protección global del medio ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y aso-
ciados; y,
(b) adoptarán medidas para la ejecución de este Protocolo de conformidad con el Art IX
del Tratado Antártico.
2. Las Reuniones consultivas del Tratado Antártico, examinarán el trabajo del Comité y
tomarán plenamente en cuenta su asesoramiento y sus recomendaciones para realizar
las tareas a que se refiere el párrafo 1 de este artículo, así como el asesoramiento del
Comité Científico para las Investigaciones Antárticas.

ARTICULO 11 – COMITE PARA LA PROTECCION DEL MEDIO AMBIENTE

1. Por este Protocolo se establece el Comité para la Protección del Medio Ambiente.
2. Cada Parte tendrá derecho a participar como miembro del Comité y a nombrar un
representante que podrá estar acompañado por expertos asesores.
3. El estatuto de observador en este Comité será accesible a cualquier Parte Contratante
del Tratado Antártico que no sea Parte de este Protocolo.
4. El Comité invitará al Presidente del Comité Científico para las Investigaciones Antárti-
cas y al Presidente del Comité Científico para la Conservación de los Recursos Marinos
Vivos Antárticos a participar como observadores en sus sesiones. El Comité también po-
drá invitar, con la aprobación de la Reunión Consultiva del Tratado Antártico, a participar
como observadores en sus sesiones a otras organizaciones científicas, medioambienta-
les y técnicas pertinentes que puedan contribuir a sus trabajos. 5. El Comité presentará un informe de cada una de sus sesiones a las Reuniones Con-
sultivas del Tratado Antártico. El informe abarcará todas aquellas materias consideradas
durante la sesión y reflejará las opiniones expresadas. El informe será enviado a las Par-
tes y a los observadores presentes en la sesión y, quedará posteriormente a disposición
del público.
6. El Comité adoptará sus reglas de procedimiento, las cuales estarán sujetas a la apro-
bación de una Reunión Consultiva del Tratado Antártico.

ARTICULO 12 – FUNCIONES DEL COMITE

1. Las funciones del Comité consistirán en proporcionar asesoramiento y formular reco-
mendaciones a las Partes en relación con la aplicación de este Protocolo, incluyendo el
funcionamiento de sus Anexos, para que sean consideradas en las Reuniones Consulti-
vas del Tratado Antártico, y en realizar las demás funciones que le puedan ser asignadas
por las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico. En especial, proporcionará asesora-
miento sobre:
a) la eficacia de las medidas adoptadas de conformidad con este Protocolo;
b) la necesidad de actualizar, reforzar o perfeccionar de cualquier otro modo estas medi-
das;
c) la necesidad de adoptar medidas adicionales, incluyendo la necesidad de establecer
otros Anexos cuando resulte adecuado;
d) la aplicación y ejecución de los procedimientos de evaluación del impacto sobre el
medio ambiente establecidos en el Art 8 y el Anexo I;
e) los medios para minimizar o mitigar el impacto medioambiental de las actividades en el
área del Tratado Antártico;
f) los procedimientos aplicables a situaciones que requieren una respuesta urgente,
incluyendo las acciones de respuesta en emergencias medioambientales.
g) la gestión y ulterior desarrollo del Sistema de Areas Antárticas Protegidas;
h) los procedimientos de inspección, incluyendo los modelos para los informes de las
inspecciones y las listas de control para la realización de las inspecciones;
i) el acopio, archivo, intercambio y evaluación de la información relacionada con la pro-
tección medioambiental,
j) el estado del medio ambiente antártico; y
k) la necesidad de realizar investigaciones científicas, incluyendo la observación medio-
ambiental, relacionadas con la aplicación de este Protocolo;
2. En el cumplimiento de sus funciones, el Comité consultará, cuando resulte apropiado,
al Comité Científico para las Investigaciones Antárticas y al Comité Científico para la
Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos y a otras organizaciones cien-
tíficas, medioambientales y técnicas pertinentes.

ARTICULO 13 – CUMPLIMIENTO DE ESTE PROTOCOLO

1. Cada Parte tomará medidas adecuadas en el ámbito de su competencia para asegurar
el cumplimiento de este Protocolo, incluyendo la adopción de leyes y reglamentos, actos
administrativos y medidas coercitivas.
2. Cada Parte llevará a cabo los esfuerzos necesarios, compatibles con la Carta de las
Naciones Unidas, para que nadie emprenda ninguna actividad contraria a este Protocolo.
3. Cada Parte notificará a las demás partes las medidas que adopte de conformidad con los párrafos 1 y 2 citados anteriormente.
4. Cada Parte llamará la atención de todas las demás Partes sobre cualquier actividad
que, en su opinión, afecte a la aplicación de los objetivos y principios de este Protocolo.
5. Las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico llamarán la atención de cualquier Es-
tado que no sea Parte de este Protocolo sobre cualquier actividad emprendida por aquel
Estado, sus agencias, organismos, personas naturales o jurídicas, buques, aeronaves u
otros medios de transporte que afecten a la aplicación de los objetivos y principios de
este Protocolo.

ARTICULO 14 – INSPECCION

1. Con el fin de promover la protección del medio ambiente antártico y de sus ecosiste-
mas dependientes y asociados, y para asegurar el cumplimiento de este Protocolo, las
Partes Consultivas del Tratado Antártico tomarán medidas individual o colectivamente,
para la realización de inspecciones por observadores, de conformidad con el Art VII del
Tratado Antártico.
2. Son observadores:
a) los observadores designados por cualquier Parte Consultiva del Tratado Antártico, que
serán nacionales de esa Parte; y,
b) Cualquier observador designado durante las Reuniones Consultivas del Tratado Antár-
tico para realizar inspecciones según los procedimientos que se establezcan mediante
una Reunión Consultiva del Tratado Antártico.
3. Las Partes cooperarán plenamente con los observadores que llevan a cabo las inspec-
ciones, y deberán asegurar que durante las mismas tengan acceso a cualquier lugar de
las estaciones, instalaciones, equipos, buques y aeronaves abiertos a inspecciones bajo
el Art VII (3) del Tratado Antártico, así como a todos los registros que ahí se conserven y
sean exigibles de conformidad con este Protocolo.
4. Los informes de inspección serán remitidos a las Partes cuyas estaciones, equipos,
instalaciones, buques o aeronaves estén comprendidos en los informes. Después que
aquellas Partes hayan tenido la oportunidad de comentarlos, los informes y todos los
comentarios de que hayan sido objeto serán remitidos a todas las Partes y al Comité,
estudiados en la siguiente Reunión Consultiva del Tratado Antártico y puestos
posteriormente a disposición del público.

ARTICULO 15 – ACCIONES DE RESPUESTA EN CASOS DE EMERGENCIA

1. Con el fin de actuar en casos de emergencia medioambientales en el área del Tratado
Antártico cada Parte acuerda:
a) Disponer una respuesta rápida y efectiva en los casos de emergencia que puedan sur-
gir de la realización de programas de investigación científica, del turismo y de todas las
demás actividades gubernamentales y no gubernamentales para las cuales se requiere
notificación previa de acuerdo con el Art VII (5) del Tratado Antártico, incluyendo las acti-
vidades asociadas de apoyo logístico; y,
b) establecer planes de emergencia para responder a los incidentes que puedan tener
efectos adversos para el medio ambiente antártico o sus ecosistemas dependientes y
asociados.
2. A este efecto, las Partes deberán:
a) cooperar en la formulación y aplicación de dichos planes de emergencia; y b) establecer un procedimiento para la notificación inmediata de emergencias medioam-
bientales y la acción conjunta ante las mismas.
3. Al aplicar este Artículo, las Partes deberán recurrir al asesoramiento de los organismos
internacionales pertinentes.

ARTICULO 16 – RESPONSABILIDAD

De conformidad con los objetivos de este Protocolo para la protección global del medio
ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asociados, las Partes se compro-
meten a elaborar normas y procedimientos relacionados con la responsabilidad derivada
de daños provocados por actividades que se desarrollen en el área del Tratado Antártico
y cubiertas por este Protocolo. Estas normas y procedimientos se incluirán en uno o más
Anexos que se adopten de conformidad con el Art 9º (2).

ARTICULO 17 – INFORME ANUAL DE LAS PARTES

1. Cada Parte informará anualmente de las medidas adoptadas para dar cumplimiento a
este Protocolo. Dichos informes incluirán las notificaciones hechas de conformidad con el
Art 13º (3), los planes de emergencia establecidos de acuerdo con el Art 15º y cualquier
otra notificación e información reconocida por este Protocolo y respecto de las cuales no
existe otra disposición sobre la comunicación e intercambio de información.
2. Los informes elaborados de conformidad con el párrafo 1 anterior serán distribuidos a
todas las Partes Contratantes y al Comité, considerados en la siguiente Reunión Consul-
tiva del Tratado Antártico, y puestos a disposición del público.

ARTICULO 18 – SOLUCION DE CONTROVERSIAS

En caso de controversia relativa a la interpretación o aplicación de este Protocolo, las
Partes en controversia deberán, a requerimiento de cualquiera de ellas, consultarse entre
sí con la mayor brevedad posible con el fin de resolver la controversia mediante negocia-
ción, investigación, mediación, conciliación, arbitraje, arreglo judicial u otros medios pací-
ficos que las Partes de controversia acuerden.

ARTICULO 19 – ELECCION DEL PROCEDIMIENTO PARA LA SOLUCION DE
CONTROVERSIAS

1. Las Partes en el momento de firmar, ratificar, aceptar, aprobar o adherirse a este Pro-
tocolo, o en cualquier momento posterior, pueden elegir, mediante declaración escrita, u-
no o ambos de los siguientes medios para la solución de controversias relacionadas con
la interpretación o aplicación de los Arts 7, 8 y 15 y, excepto en el caso de que un Anexo
establezca lo contrario, las disposiciones de dicho Anexo y, en la medida en que esté
relacionado con estos Artículos y disposiciones, el Art 13º:
a) La Corte Internacional de Justicia
b) el Tribunal Arbitral
2. Las declaraciones efectuadas al amparo del párrafo 1 precedente no afectarán a la
aplicación de los Arts 18º y 20º (2).
3. Se considerará que una Parte que no haya formulado una declaración acogiéndose al
párrafo 1 precedente o con respecto a la cual una declaración ha dejado de tener vigor, ha aceptado la competencia del Tribunal Arbitral.
4. Si las Partes en una controversia no han aceptado el mismo medio para la solución de
controversia, la controversia sólo puede ser sometida a ese procedimiento, salvo que las
partes acuerden lo contrario.
5. Si las Partes en una controversia no han aceptado el mismo medio para la solución de
controversias, o si ambas han aceptado ambos medios, la controversia sólo puede ser
sometida al Tribunal Arbitral, salvo que las partes acuerden lo contrario.
6. Las declaraciones formuladas al amparo del párrafo 1 precedente seguirán en vigor
hasta su expiración de conformidad con sus términos, o hasta tres meses después del
depósito de la notificación por escrito de su revocación ante el Depositario.
7. Las nuevas declaraciones, las notificaciones de revocación o la expiración de una de-
claración no afectarán en modo alguno los procesos pendientes ante la Corte Internacio-
nal de Justicia o ante el Tribunal Arbitral, salvo que las partes en la controversia acuerden
lo contrario.
8. Las declaraciones y notificaciones mencionadas en este Artículo serán depositadas
ante el Depositario, que se encargará de transmitir copias a todas las Partes.

ARTICULO 20 – PROCEDIMIENTO PARA LA SOLUCION DE CONTROVERSIAS

1. Si las partes en una controversia relativa a la interpretación o aplicación de los Arts 7º,
8º ó 15º o, excepto en el caso de que un Anexo establezca lo contrario, las disposiciones
de cualquier Anexo o, en la medida en que se relacione con estos Artículos y disposicio-
nes, el Art 13º, no han acordado el medio para resolverla en un plazo de 12 meses des-
pués de la solicitud de consultas de conformidad con el Art 18º, la controversia será remi-
tida, a solicitud de cualquiera de las partes en la controversia, para que sea resuelta de
conformidad con el procedimiento determinado por el Art 19º (4) y (5).
2. El Tribunal Arbitral no tendrá competencia para decidir o emitir laudo sobre ningún a-
sunto dentro del ámbito del Art IV del Tratado Antártico. Además, nada en este Protocolo
será interpretado como susceptible de otorgar competencia o jurisdicción a la Corte In-
ternacional de Justicia o a cualquier otro tribunal establecido con el fin de solucionar con-
troversias entre Partes para decidir o emitir laudo sobre ningún asunto dentro del ámbito
del Art IV del Tratado Antártico.

ARTICULO 21 – FIRMA

Este Protocolo quedará abierto a la firma de cualquier Estado que sea Parte Contratante
del Tratado Antártico en Madrid el 4 de Octubre de 1991 y posteriormente en Washington
hasta el 3 de Octubre de 1992.

ARTICULO 22 – RATIFICACION, ACEPTACION, APROBACION O ADHESION

1. Este Protocolo queda sometido a la ratificación, aceptación o aprobación de los Esta-
dos signatarios.
2. Con posterioridad al 3 de Octubre de 1992 este Protocolo estará abierto a la adhesión
de cualquier Estado que sea Parte Contratante del Tratado Antártico.
3. Los instrumentos de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión serán depositados
ante el Gobierno de los EEUU de América, que queda designado como Depositario.
4. Con posterioridad a la fecha de entrada en vigor del presente Protocolo, las Partes Consultivas del Tratado Antártico no actuarán ante una notificación relativa al derecho de
una Parte Contratante del Tratado Antártico a designar a los representantes que partici-
pen en las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico conforme al Artículo IX (2) del
Tratado Antártico, a menos que, con anterioridad, esta Parte Contratante haya ratificado,
aceptado, aprobado este Protocolo o se haya adherido a él.

ARTICULO 23 – ENTRADA EN VIGOR

1. El presente Protocolo entrará en vigor el trigésimo día siguiente a la fecha de depósito
de los instrumentos de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión de todos los Esta-
dos que sean Partes Consultivas del Tratado Antártico en la fecha en que se adopte este
Protocolo.
2. Este Protocolo entrará en vigor para cada una de las Partes Contratantes del Tratado
Antártico que deposite un instrumento de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión
después de la fecha en que haya entrado en vigor este Protocolo, el trigésimo día
siguiente a la fecha en que se deposite dicho instrumento.

ARTICULO 24 – RESERVAS

No se permitirán reservas a este Protocolo.

ARTICULO 25 – MODIFICACION O ENMIENDA

1. Sin perjuicio de lo dispuesto en el Art 9º, este Protocolo puede ser modificado o en-
mendado en cualquier momento de acuerdo con el procedimiento establecido en el Art
XII, (1) (a) y (b) del Tratado Antártico.
2. Si después de transcurridos 50 años de la fecha de entrada en vigor de este Protocolo,
cualquiera de las Partes Consultivas del Tratado Antártico así lo solicitara por medio de
una comunicación dirigida al Depositario, se celebrará una conferencia con la mayor
brevedad posible a fin de revisar la aplicación de este Protocolo.
3. Toda modificación o enmienda propuesta en cualquier Conferencia de Revisión solici-
tada en virtud del anterior párrafo 2 se adoptará por mayoría de las Partes, incluyendo las
tres cuartas Partes de los Estados que eran Partes Consultivas del Tratado Antártico en
el momento de la adopción de este Protocolo.
4. Toda modificación o enmienda adoptada en virtud del párrafo 3 de este Artículo entrará
en vigor después de la ratificación, aceptación, aprobación o adhesión por tres cuartas de
las Partes Consultivas, incluyendo las ratificaciones, aceptaciones, aprobaciones o adhe-
siones en todos los Estados que eran Partes Consultivas en el momento de la adopción
de este Protocolo.
5. a) Con respecto al Art 7º, continuará la prohibición sobre las actividades que se refie-
ran a los recursos minerales, contenida en el mismo, a menos que esté en vigor un régi-
men jurídicamente obligatorio sobre las actividades relativas a los recursos minerales an-
tárticos que incluya modalidades acordadas para determinar si dichas actividades po-
drían aceptarse, y si así fuera, en qué condiciones. Este régimen salvaguardará comple-
tamente los intereses de todos los Estados a lo que alude el Art IV del Tratado Antártico y
aplicará los principios del mismo. Por lo tanto, si se propone una modificación o enmien-
da al Art 7º en la Conferencia de Revisión mencionada en el anterior párrafo 2, ésta
deberá incluir tal régimen jurídicamente obligatorio. b) Si dichas modificaciones o enmiendas no hubieran entrado en vigor dentro del plazo
de 3 años a partir de la fecha de su adopción, cualquier Parte podrá notificar al Estado
Depositario, en cualquier momento posterior a dicha fecha, su retirada de este Protocolo,
y dicha retirada entrará en vigor dos años después de la recepción de la notificación por
el Depositario.

ARTICULO 26 – NOTIFICACIONES POR EL DEPOSITARIO

El Depositario notificará a todas las Partes Contratantes del Tratado Antártico lo sgte:
a) las firmas de este Protocolo y el depósito de los instrumentos de ratificación, acepta-
ción, aprobación o adhesión;
b) la fecha de entrada en vigor de este Protocolo y cualquier Anexo adicional al mismo;
c) la fecha de entrada en vigor de cualquier modificación o enmienda a este Protocolo;
d) el depósito de las declaraciones y notificaciones de conformidad con el Art 19º; y
e) toda notificación recibida de conformidad con el Art 25º (5) (b).

ARTICULO 27 – TEXTOS AUTENTICOS Y REGISTROS EN NACIONES UNIDAS

1. El presente Protocolo redactado en español, francés, inglés y ruso, siendo cada ver-
sión igualmente auténtica, será depositado en los archivos del Gobierno de los EEUU de
América, que enviará copias debidamente certificadas del mismo a todas las Partes
Contratantes del Tratado Antártico.
2. Este Protocolo será registrado por el Depositario de acuerdo con lo dispuesto en el Art
102º de la Carta de las Naciones Unidas.

APENDICE DEL PROTOCOLO – ARBITRAJE

ARTICULO 1

1. En el Tribunal Arbitral se constituirá y funcionará de acuerdo con lo dispuesto en el
Protocolo, incluyendo este Apéndice.
2. El Secretario al cual se hace referencia en este Apéndice es el Secretario General del
Tribunal Permanente de Arbitraje.

ARTICULO 2

1. Cada Parte tendrá el derecho a designar hasta 3 Arbitros, de los cuales por lo menos
uno será designado dentro del plazo de 3 meses siguientes a la entrada en vigor del
Protocolo para esa Parte. Cada Arbitro deberá ser experto en asuntos antárticos, tener
un profundo conocimiento del derecho internacional y gozar de la más alta reputación por
su equidad, capacidad e integridad.
Los nombres de las personas así designadas constituirán la lista de Arbitros. Cada Parte
mantendrá en todo momento el nombre de por lo menos un Arbitro en la lista.
2. De acuerdo con lo estipulado en el párrafo 3 siguiente, un Arbitro designado por una
Parte permanecerá en la lista durante un período de cinco años y podrá ser designado
por dicha Parte por períodos adicionales de cinco años.
3. La Parte que haya designado un Arbitro tendrá derecho a retirar de la lista el nombre
de ese Arbitro. En caso de fallecimiento de un Arbitro, o en el caso de que una Parte por cualquier motivo retirará de la lista el nombre del Arbitro que ha designado, la Parte que
designó al Arbitro en cuestión lo notificará al Secretario con la mayor brevedad. El Arbitro
cuyo nombre haya sido retirado de la lista continuará actuando en el Tribunal Arbitral pa-
ra el que haya sido designado hasta la conclusión de los procesos que se estén tramitan-
do ante el Tribunal Arbitral.
4. El Secretario asegurará que se mantenga una lista actualizada de los Arbitros desig-
nados de acuerdo con lo dispuesto en este Artículo.

ARTICULO 3

1. El Tribunal Arbitral estará formado por tres Arbitros que serán designados en la forma
siguiente:
a) La parte en la controversia que inicie el proceso designará a un Arbitro, que podrá ser
de su misma nacionalidad, de la lista a la que se refiere el Art 2, párrafo 2 anterior. Esta
designación se incluirá en la notificación a la que se refiere el Art 4.
b) Dentro de los 40 días siguientes a la recepción de dicha notificación, la otra parte en la
controversia designará al segundo Arbitro, quien podrá ser de su nacionalidad, elegido de
la lista mencionada en el Art 2.
c) Dentro del plazo de 60 días contados desde la designación del segundo Arbitro, las
Partes en la controversia designarán de común acuerdo al tercer Arbitro elegido de la
lista que menciona el Art 2. El tercer Arbitro no podrá ser de la misma nacionalidad de
ninguna de las partes en controversia, ni podrá ser una persona designada para la lista
mencionada en el Art 2 por una de dichas partes, ni podrá tener la misma nacionalidad
que los dos primeros Arbitros. El tercer Arbitro presidirá el Tribunal Arbitral.
d) Si el segundo Arbitro no hubiera sido designado dentro del período estipulado, o si las
partes en la controversia no hubieran llegado a un acuerdo dentro del plazo estipulado
respecto a la elección del tercer Arbitro, él o los Arbitros serán designados por el
Presidente de la Corte Internacional de Justicia a solicitud de cualquiera de las Partes en
la controversia dentro del plazo de 30 días desde la recepción de tal solicitud, siendo éste
elegido de la lista a que se refiere el Art 2 y sujeto a las condiciones enumeradas en los
incisos (b) y (c) anteriores. En el desempeño de las funciones que se le han atribuido en
el presente inciso, el Presidente del Tribunal consultará a las partes en controversia.
e) Si el Presidente de la Corte Internacional de Justicia no pudiera ejercer las funciones
atribuidas de acuerdo a lo dispuesto en el apartado (d) anterior, o si fuera de la misma
nacionalidad de alguna de las partes en controversia, sus funciones serán desempeña-
das por el Vicepresidente de la Corte, excepto en el caso en que dicho Vicepresidente
estuviera impedido para ejercer sus funciones, o si fuera de la misma nacionalidad de
una de las partes en controversia, estas funciones deberán ser ejercidas por el miembro
de la Corte que le siga en antigüedad y que este disponible para ello y no sea de la
misma nacionalidad de alguna de las partes en controversia.
2. Cualquier vacante que se produzca será cubierta en la forma dispuesta para la desig-
nación inicial.
3. En cualquier controversia que involucre a más de dos Partes, aquellas Partes que
defiendan los mismos intereses designarán un Arbitro de común acuerdo dentro del plazo
especificado en el párrafo 1 (b) anterior.

ARTICULO 4
La parte en controversia que inicie el proceso lo notificará a la parte o partes contrarias
en la controversia y al Secretario por escrito. Tal notificación incluirá una exposición de la
demanda y los fundamentos en que se basa. La notificación será remitida por el
Secretario a todas las Partes.

ARTICULO 5

1. A menos que las partes en controversia convengan de otra manera, el arbitraje se
realizará en La Haya, donde se guardarán los archivos del Tribunal Arbitral. El Tribunal
Arbitral adoptará sus propias reglas de procedimiento. Tales reglas garantizarán que c/u
de las partes en controversia tengan plena oportunidad de ser escuchadas y de presentar
sus argumentos, y también asegurarán que los procesos se realicen en forma expedita.
2. El Tribunal Arbitral podrá conocer de las reconvenciones que surjan de la controversia
y fallar sobre ellas.

ARTICULO 6

1. Cuando el Tribunal Arbitral considere que, prima facie, tiene jurisdicción con arreglo al
Protocolo, podrá:
a) indicar, a solicitud de cualquiera de las partes en la controversia, medidas provisiona-
les que estime necesarias para preservar los respectivos derechos de las partes en
disputa;
b) dictar cualquier medida provisional que considere apropiada según las circunstancias,
para prevenir daños graves en el medio ambiente antártico o en los ecosistemas
dependientes y asociados.
2. Las partes en controversia cumplirán prontamente cualquier medida provisional decre-
ada con arreglo al párr 1(b) anterior hasta tanto se dicte un laudo de acuerdo con el Art 9.
3. No obstante el período de tiempo a que hace referencia el Art 20 del Protocolo, una de
las partes en controversia podrá en todo momento, mediante notificación a la otra parte o
partes en controversia y al Secretario, y de acuerdo con el Art 4, solicitar que el Tribunal
Arbitral se constituya con carácter de urgencia excepcional, para indicar o dictar como
sea posible, de acuerdo con el Art 3, con la excepción de que los plazos indicados en el
Art 3, (1) (b), (c) y (d) se reducirán a 14 días en cada caso. El Tribunal Arbitral decidirá
sobre la solicitud de medidas provisionales urgentes en el plazo de dos meses desde la
designación de su Presidente.
4. Una vez que el Tribunal Arbitral haya adoptado decisión respecto a una solicitud de
medidas provisionales urgentes de acuerdo con el párrafo 3 anterior, la solución de la
controversia proseguirá de acuerdo con lo dispuesto en los Arts 18, 19 y 20 del Protocolo.

ARTICULO 7

Cualquier parte que crea tener un interés jurídico, general o particular, que pudiera ser
afectado de manera sustancial por el laudo de una Tribunal Arbitral, podrá intervenir en el
proceso, salvo que el Tribunal Arbitral decida lo contrario.

ARTICULO 8

Las Partes en la controversia facilitarán el trabajo del Tribunal Arbitral y, en especial, de acuerdo con sus leyes y empleando todos los medios a su disposición, le proporcionarán
todos los documentos y la información pertinentes y le permitirán, cuando sea necesario,
citar testigos o expertos y recibir su declaración.

ARTICULO 9

Si una de las partes en la controversia no comparece ante el Tribunal Arbitral, o se abs-
tiene de defender su caso, cualquier otra parte en la controversia podrá solicitar al Tribu-
nal Arbitral que continúe el curso del proceso y que dicte laudo.

ARTICULO 10

1. El Tribunal Arbitral decidirá, sobre la base del Protocolo y de otras normas y principios
de Derecho Internacional aplicable que no sean incompatibles con el Protocolo, todas las
controversias que le sean sometidas.
2. El Tribunal Arbitral podrá decidir, ex aequo et bono, sobre una controversia que le sea
sometida, si las partes en controversia así lo convinieran.

ARTICULO 11

1. Antes de dictar su laudo el Tribunal Arbitral se asegurará que tiene competencia para
conocer de la controversia y que la demanda o la reconvención estén bien fundadas en
los hechos y en derecho.
2. El laudo será acompañado de una exposición de los fundamentos de la decisión, y
será comunicado al Secretario, quien lo transmitirá a todas las Partes.
3. El laudo será definitivo y obligatorio para las Partes en la controversia y para toda Par-
te que haya intervenido en quien lo transmitirá a todas las Partes.
4. El laudo sólo será obligatorio respecto de ese caso particular.
5. Las Partes en controversia sufragarán por partes iguales los gastos del Tribunal Arbi-
tral, incluida la remuneración de los Arbitros, a menos que el propio Tribunal decida lo
contrario.

ARTICULO 12

Todas las decisiones del Tribunal Arbitral, incluyendo aquellas mencionadas en los Arts
5, 6 y 11 anteriores, serán adoptadas por la mayoría de los Arbitros, quienes no podrán
abstenerse de votar.

ARTICULO 13

1. Este Apéndice puede ser enmendado o modificado por una medida adoptada en con-
formidad con el Art X (1) del Tratado Antártico. A menos que la medida especifique lo
contrario, se considerará que tal enmienda o modificación ha sido aprobada y entrará en
vigor un año después de la clausura de la Reunión Consultiva del Tratado Antártico en la
cual fue adoptada, salvo que una o más Partes Consultivas del Tratado Antártico notifica-
sen al Depositario, dentro de dicho plazo, que desean una prórroga de tal plazo o que no
están en condiciones de aprobar tal medida.
2. Toda enmienda o modificación de este Apéndice que entre en vigor de conformidad con el párrafo 1 anterior, entrará en vigor en lo sucesivo para cualquier otra Parte cuando
el depositario haya recibido notificación de aprobación de dicha Parte.