Parque Nacional y Tren del Fin del Mundo

El Parque Nacional Tierra del Fuego te invita a entrar en una postal inolvidable y disfrutar del invierno y la naturaleza del Fin del Mundo.

En invierno, el Parque Nacional más austral de Argentina se convierte en un fascinante escenario de bosques blancos, aguas cristalinas y cumbres nevadas que contrastan con el cielo plomizo. 

Podés dar un paseo por la orilla del lago Roca– Acigami, y quedarte contemplando sus aguas mientras cae la tarde. Los bosques están llenos de senderos que te invitan a caminar y descubrir un paisaje diferente al habitual bajo la nieve. Algunos te conducen hasta la costa del Canal Beagle, donde podés observar la  diversidad de aves que habitan en el parque.

Estos lugares son ideales para tener tu cámara lista y llevarte las mejores fotografías de los paisajes y la fauna fueguina. Y cuando tengas ganas de descansar, el Centro de Visitantes Alakush tiene sus puertas abiertas para ofrecerte servicio de restaurante, cafetería, información y un mirador desde donde sacarte las mejores selfies. 

Para más información sobre el Parque Nacional ingresá aquí

La visita al Parque puede combinarse con la excursión en el Tren del Fin del Mundo, a bordo de una locomotora antigua que recorre 7 kilómetros a través del valle del Río Pipo. El tren realiza el mismo trayecto que los presos de Ushuaia transitaban hace 100 años atrás, para abastecer de leña al pueblo y a la cárcel. 

El paseo comienza en la Estación del Ferrocarril Austral Fueguino, ubicada a 8 kilómetros al oeste de Ushuaia, y termina en los límites del Parque Nacional Tierra del Fuego. 

Desde la ventana del vagón el paisaje blanco desfila junto a las vías del tren: lengas cargadas de nieve, los restos de un viejo puente, las aguas heladas del río Pipo y la cascada “La Macarena”. 

En este último lugar, podés descender del tren para subir al punto panorámico, desde donde obtendrás magníficas vistas del valle. De vuelta en el vagón, nada mejor que degustar un chocolate caliente o un café, mientras escuchás la historia del antiguo tren de los presos en una audioguía. 

Visitá el Parque Nacional, abordá el tren del fin del mundo, y dejáte llevar por la #Emoción a primera vista. 

 

Parque Nacional y Tren del Fin del Mundo

El Parque Nacional Tierra del Fuego te invita a entrar en una postal inolvidable y disfrutar del invierno y la naturaleza del Fin del Mundo.

En invierno, el Parque Nacional más austral de Argentina se convierte en un fascinante escenario de bosques blancos, aguas cristalinas y cumbres nevadas que contrastan con el cielo plomizo. 

Podés dar un paseo por la orilla del lago Roca– Acigami, y quedarte contemplando sus aguas mientras cae la tarde. Los bosques están llenos de senderos que te invitan a caminar y descubrir un paisaje diferente al habitual bajo la nieve. Algunos te conducen hasta la costa del Canal Beagle, donde podés observar la  diversidad de aves que habitan en el parque.

Estos lugares son ideales para tener tu cámara lista y llevarte las mejores fotografías de los paisajes y la fauna fueguina. Y cuando tengas ganas de descansar, el Centro de Visitantes Alakush tiene sus puertas abiertas para ofrecerte servicio de restaurante, cafetería, información y un mirador desde donde sacarte las mejores selfies. 

Para más información sobre el Parque Nacional ingresá aquí

La visita al Parque puede combinarse con la excursión en el Tren del Fin del Mundo, a bordo de una locomotora antigua que recorre 7 kilómetros a través del valle del Río Pipo. El tren realiza el mismo trayecto que los presos de Ushuaia transitaban hace 100 años atrás, para abastecer de leña al pueblo y a la cárcel. 

El paseo comienza en la Estación del Ferrocarril Austral Fueguino, ubicada a 8 kilómetros al oeste de Ushuaia, y termina en los límites del Parque Nacional Tierra del Fuego. 

Desde la ventana del vagón el paisaje blanco desfila junto a las vías del tren: lengas cargadas de nieve, los restos de un viejo puente, las aguas heladas del río Pipo y la cascada “La Macarena”. 

En este último lugar, podés descender del tren para subir al punto panorámico, desde donde obtendrás magníficas vistas del valle. De vuelta en el vagón, nada mejor que degustar un chocolate caliente o un café, mientras escuchás la historia del antiguo tren de los presos en una audioguía. 

Visitá el Parque Nacional, abordá el tren del fin del mundo, y dejáte llevar por la #Emoción a primera vista.