Preparación

Mi abuelo en su quinta tenia estas frutillas, tan chiquititas y sabrosas muy difíciles de olvidar. Cuando éramos chicos, lo acompañábamos a cosecharlas y muchas veces en secreto entrábamos y hacíamos desaparecer algunas sin que nadie se de cuenta. Ya no están en el campo estas frutillas, pero si están en La Porteña, nuestra estancia vecina, a la que entré casi en secreto para hacer esta foto.

Para la masa, procesar la manteca fría cortada en cubos con el azúcar y la harina hasta formar un arenado. Añadir el huevo y unir. Dejar reposar en la heladera envuelta en papel film hasta que esté bien fría. Estirar la masa sobre una mesada enharinada y tapizar las tarteletas enmantecadas y enharinadas.

Cocinar en un horno precalentado a temperatura media (180 °C) durante 15 minutos o hasta que comiencen a dorarse. Retirar y dejar enfriar.

Para la crema pastelera, calentar la leche en una cacerolita y calentar. Por otro lado, mezclar el azúcar con el almidón de maíz y las yemas. Añadir la leche caliente de a poco a la preparación de las yemas. Colocar toda la preparación nuevamente en la cacerola y cocinar sin dejar de revolver a fuego bajo hasta que la preparación se espese y rompa el hervor. Retirar y añadir la manteca y la esencia de vainilla. Dejar enfriar bien tapando la superficie de la crema pastelera con papel film.

Una vez fría rellenar las tarteletas y servir con las más ricas frutillas.

Ingredientes

Rinde 4 porciones

Para la crema pastelera
  • 375 cm3 de leche
  • 75 g de azúcar
  • 3 yemas
  • 2 cdas. de almidón de maíz
  • 1 cdta. de esencia de vainilla
  • 1 cda. de manteca
Para la masa
  • 200 g de harina
  • 100 g de manteca
  • 50 g de azúcar
  • 1 huevo
Para decorar
  • Frutillas, tan ricas como las de mi abuelo

Emi Pechar - Ea. El Roble

CONTACTAR

Tarteletas de frutillas

Tarteletas de frutillas

Mi abuelo en su quinta tenia estas frutillas, tan chiquititas y sabrosas muy difíciles de olvidar. Cuando éramos chicos, lo acompañábamos a cosecharlas y muchas veces en secreto entrábamos y hacíamos desaparecer algunas sin que nadie se de cuenta. Ya no están en el campo estas frutillas, pero si están en La Porteña, nuestra estancia vecina, a la que entré casi en secreto para hacer esta foto.

Para la masa, procesar la manteca fría cortada en cubos con el azúcar y la harina hasta formar un arenado. Añadir el huevo y unir. Dejar reposar en la heladera envuelta en papel film hasta que esté bien fría. Estirar la masa sobre una mesada enharinada y tapizar las tarteletas enmantecadas y enharinadas.

Cocinar en un horno precalentado a temperatura media (180 °C) durante 15 minutos o hasta que comiencen a dorarse. Retirar y dejar enfriar.

Para la crema pastelera, calentar la leche en una cacerolita y calentar. Por otro lado, mezclar el azúcar con el almidón de maíz y las yemas. Añadir la leche caliente de a poco a la preparación de las yemas. Colocar toda la preparación nuevamente en la cacerola y cocinar sin dejar de revolver a fuego bajo hasta que la preparación se espese y rompa el hervor. Retirar y añadir la manteca y la esencia de vainilla. Dejar enfriar bien tapando la superficie de la crema pastelera con papel film.

Una vez fría rellenar las tarteletas y servir con las más ricas frutillas.