Visitar la Antártida

Una ruta que transita entre témpanos.

El 90% de las embarcaciones zarpan de la ciudad de Ushuaia, luego de navegar en famoso canal Beagle, hay que atravesar uno de los mares más bravos del mundo, el Pasaje de Drake, para llegar a los diferentes atractivos.

La península antártica es la zona más cálida y por esto concentra la mayor diversidad de especies; además por las características geográficas que presenta, es la zona más accesible para las embarcaciones que recorren los diferentes sitios de la Península.

Otro sitio es la isla Decepción, por sus excepcionales valores históricos y naturales es uno de los lugares más frecuentados.

Una vez en la región y de acuerdo a las condiciones climáticas, se realizan desembarcos, en general en botes de goma y con un tiempo de permanencia en tierra de algunas horas. Algunos cruceros ofrecen actividades no convencionales como kayak, buceo, campamento y trekking.

La mayor parte del turismo antártico se realiza en barcos grandes, con numerosas comodidades y la posibilidad de disfrutar de conferencias y charlas a cargo de naturalistas y científicos sobre temas ambientales y característicos del destino a visitar para entender y valorar el confín antártico.

Se suelen utilizar pequeños aviones y barcos, que trasladan a personas para realizar travesías con esquís o ascensiones a montañas.

Visitar la Antártida

Una ruta que transita entre témpanos.

El 90% de las embarcaciones zarpan de la ciudad de Ushuaia, luego de navegar en famoso canal Beagle, hay que atravesar uno de los mares más bravos del mundo, el Pasaje de Drake, para llegar a los diferentes atractivos.

La península antártica es la zona más cálida y por esto concentra la mayor diversidad de especies; además por las características geográficas que presenta, es la zona más accesible para las embarcaciones que recorren los diferentes sitios de la Península.

Otro sitio es la isla Decepción, por sus excepcionales valores históricos y naturales es uno de los lugares más frecuentados.

Una vez en la región y de acuerdo a las condiciones climáticas, se realizan desembarcos, en general en botes de goma y con un tiempo de permanencia en tierra de algunas horas. Algunos cruceros ofrecen actividades no convencionales como kayak, buceo, campamento y trekking.

La mayor parte del turismo antártico se realiza en barcos grandes, con numerosas comodidades y la posibilidad de disfrutar de conferencias y charlas a cargo de naturalistas y científicos sobre temas ambientales y característicos del destino a visitar para entender y valorar el confín antártico.

Se suelen utilizar pequeños aviones y barcos, que trasladan a personas para realizar travesías con esquís o ascensiones a montañas.