Visitar la Antártida

Aventura en la majestuosidad blanca

En el mundo existen cinco ciudades que ostentan el título de “puerta de entrada a la Antártida”: Cape Town, en Sudáfrica; Christchurch, en Nueva Zelanda; Hobart, en Australia; Punta Arenas, en Chile y Ushuaia, en Argentina. De todos estos lugares, la capital de Tierra del Fuego es el punto más cercano al Continente Blanco, ya que dista a sólo 1.000 kilómetros de la Península Antártica.

Desde Ushuaia, se puede visitar la Antártida solamente por vía marítima, siendo ésta la opción más popular entre los viajeros. La temporada de cruceros inicia en Noviembre y culmina en Marzo, cuando finaliza el verano en el Hemisferio Sur.

Para llegar a la Península Antártica, los barcos deben atravesar el Pasaje de Drake, zona donde convergen el océano Pacífico y el océano Atlántico y famoso entre los navegantes por ser uno de los mares más difíciles del mundo. Durante el cruce, que demora generalmente unas 48 horas, es posible avistar aves como el albatros errante, albatros cabeza gris, albatros de ceja negra, el petrel damero, petrel plateado, petrel de las tormentas, y petrel antártico.

Una vez en la Península, las actividades a realizar incluyen desembarcos en zódiacs (botes inflables de goma gruesa) en distintos puntos de interés, donde se puede ver tanto la fauna antártica como sitios históricos ligados a las expediciones del siglo XX. Algunas compañías ofrecen actividades extras no convencionales, como kayaking, buceo, campamento, vuelos en helicóptero y trekking.

Visitar la Antártida

Aventura en la majestuosidad blanca

En el mundo existen cinco ciudades que ostentan el título de “puerta de entrada a la Antártida”: Cape Town, en Sudáfrica; Christchurch, en Nueva Zelanda; Hobart, en Australia; Punta Arenas, en Chile y Ushuaia, en Argentina. De todos estos lugares, la capital de Tierra del Fuego es el punto más cercano al Continente Blanco, ya que dista a sólo 1.000 kilómetros de la Península Antártica.

Desde Ushuaia, se puede visitar la Antártida solamente por vía marítima, siendo ésta la opción más popular entre los viajeros. La temporada de cruceros inicia en Noviembre y culmina en Marzo, cuando finaliza el verano en el Hemisferio Sur.

Para llegar a la Península Antártica, los barcos deben atravesar el Pasaje de Drake, zona donde convergen el océano Pacífico y el océano Atlántico y famoso entre los navegantes por ser uno de los mares más difíciles del mundo. Durante el cruce, que demora generalmente unas 48 horas, es posible avistar aves como el albatros errante, albatros cabeza gris, albatros de ceja negra, el petrel damero, petrel plateado, petrel de las tormentas, y petrel antártico.

Una vez en la Península, las actividades a realizar incluyen desembarcos en zódiacs (botes inflables de goma gruesa) en distintos puntos de interés, donde se puede ver tanto la fauna antártica como sitios históricos ligados a las expediciones del siglo XX. Algunas compañías ofrecen actividades extras no convencionales, como kayaking, buceo, campamento, vuelos en helicóptero y trekking.