Parque Nacional Tierra del Fuego

Parque Nacional Tierra del Fuego

El PNTDF se encuentra ubicado en el extremo sudoeste de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, fue creado bajo ley nacional en el año 1960. Es el único Parque Nacional en que se integran y combinan paisajes de costa, bosque y montaña, protegiendo una muestra representativa de la porción más austral de los Bosques Andino Patagónicos.


Nacional
Parque Nacional
Cómo llegar

El único acceso terrestre vehicular al Parque Nacional se realiza por la Ruta Nacional N° 3 (RN3) desde la ciudad de Ushuaia. Esta ruta tiene una longitud de 12 Km en el interior del área protegida y finaliza en Bahía Lapataia. Existen también accesos peatonales desde el ejido de Ushuaia, que ingresan por el Cañadón de Andorra, Cañadón de la Oveja y que confluyen en la Laguna del Caminante. No existen vías de acceso terrestre habilitadas en la zona central del área y al sector norte sólo se puede ingresar navegando el Lago Khami, con permisos de la administración.

¿Estás en Tierra del Fuego? Mira cómo llegar desde tu ubicación

directions_walk directions_car

Ubicación:

El Parque Nacional Tierra del Fuego (PNTDF) se encuentra ubicado en el extremo sudoeste de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. Sus límites son al N las cumbres de la Sierra Beauvoir, al Este una línea quebrada correspondiente al meridiano 68º 22′ desde la Sierra de Beauvoir el paralelo 54º 47′, siguiendo luego hacia el Oeste hasta el meridiano 68º27’30” y continuando por éste hacia el sur hasta la costa del Canal Beagle y al Oeste el límite Internacional con Chile.

Valor de conservación:

El PNTDF, presenta valores ecológicos, paisajísticos e históricos-culturales que justifican sobradamente su creación. Es el único Parque Nacional en que se integran y combinan paisajes de costa, bosque y montaña, protegiendo una muestra representativa de la porción más austral de los Bosques Andino Patagónicos (Distrito Biogeográfico Magallánico). Además, el parque tiene el objetivo de conservar las altas cuencas hidrológicas. La zona costera marina es zona de alimentación y refugio para un importante número de aves y mamíferos marinos. La densidad de algunas aves como el cormorán de cuello negro (Phalacrocorax magellanicus), el pato vapor austral (Tachyeres pteneres) y los cauquenes (Chloephaga hybrida y picta) es máxima en la zona marina vecina al PNTDF y decrece hacia el Este del Canal Beagle. Entre la fauna representativa se encuentran uno de los escasos núcleos poblacionales de huillín (Lontra provocax) conocidos para Argentina que habita el sector costero del PNTDF. La especies mencionadas junto con  el cóndor (Vultur gryphus), el carancho blanco (Polyborus albogularis), el carancho austral (Polyborus australis), el pato de los torrentes (Merganetta armata), el pato de anteojos (Speculana specularis), el guanaco (Lama guanicoe), el zorro colorado fueguino (Pseudalopex culpaeus  lycoides), el puyen chico (Galaxias maculatus), entre otros son consideradas de valor especial (RES. 333/14, Ley Nº 22.351).

El valor geológico de está área protegida, está dado por la presencia de terrazas holocenas y su paleofauna asociada y la presencia de extensas turberas, que le otorgan al PNTDF una particular relevancia y lo distinguen de las otras áreas protegidas componentes del sistema nacional. Debe tenerse en cuenta que los turbales cumplen un rol fundamental en la regulación de las cuencas hídricas y en este sentido es preciso destacar que la cuenca del Arroyo Grande, una de las fuentes de agua dulce de la ciudad de Ushuaia, posee, dentro del PNTDF, una importante superficie ocupada por turberas. En la geomorfología litoral se destaca el paleofiordo Lago Acigami (ex Roca)–Bahía Lapataia.  El Lago Roca representa el fondo de una artesa glacial que fue
ocupado por un glaciar de valle afluente al Glaciar Beagle, durante el Último Máximo Glacial. El ascenso postglacial del nivel del mar determinó que la cuenca fuera invadida por la transgresión marina del Holoceno Medio, transformándose en un verdadero fiordo hacia 7500-8000 años atrás. Estas geoformas son muy abundantes en la porción occidental de Tierra del Fuego y el Canal Beagle en Chile, pero sin embargo son de carácter excepcional en el sector argentino.   

En cuanto al patrimonio histórico-cultural, hay presentes en el PNTDF yacimientos arqueológicos como los “concheros” producidos por los nativos yámanas, hace al menos 6.000 años atrás y aún hasta tiempos históricos, que dan cuenta de la ocupación humana adaptada a la vida del litoral marítimo.

Por otra parte, se promueve la investigación científica de los componentes naturales y culturales, y el desarrollo del potencial turístico de la región. Propiciar el conocimiento público del área protegida y la comprensión de su importancia y funciones.

¿Qué servicios ofrece?

Las áreas de uso público, representan un 0,5% de la superficie total del Parque, incluyen al Centro de visitantes Alakush con una sala de interpretación del Parque (Sala Maia Kú), y camping agrestes como Ensenada, Laguna verde-Cauquenes y el camping del Río Pipo. Además, hay sendas con distintos grados de dificultad para realizar caminatas.

La actividad turística se concentra en el  período comprendido entre los meses de octubre y marzo (temporada alta). Hay alrededor de 50 empresas habilitadas como operadores, 200 guías habilitados y unos 10 prestadores de transportes públicos de líneas regulares. En el año 1995  la APN otorgó un permiso precario a la firma Tranex Turismo S.A., para la construcción y explotación de un ferrocarril turístico que ingresa al sector SE del área protegida siguiendo la traza del antiguo tren del presidio. En 2007 a través de un Decreto del Poder Ejecutivo Nacional se autorizó a la empresa a la construcción de una estación terminal dentro del Parque Nacional y desde el 2011 se firmo un nuevo contrato de concesión vigente a la fecha.

Descripción:

El PNTDF tiene una extensión de 68.909 hectáreas y abarca el extremo austral de la Cordillera de los Andes, el Lago Khami y el bosque subantártico hasta la costa del Canal Beagle. En su extensión encontramos una síntesis de la riqueza biológica de la Isla de Tierra del Fuego y de sus hermosos paisajes.

El área protegida se ubica en las regiones de los Bosques Patagónicos y de los Altos Andes. El bosque, que alternan con las turberas del musgo Sphagnum magellanicum, está representado por masas puras o mixtas de las cuatro especies arbóreas: lenga (Nothofagus pumilio), guindo o coihue de magallanes (N. betuloides), canelo (Drymis winteri) y ñire (N. antarctica). Las zonas altoandinas  presentan una mayor proporción de elementos subantárticos.  El Parque Nacional es habitado por una limitada variedad de animales silvestres debido a lo inhóspito del clima, comprendiendo unas veinte especies de mamíferos y aproximadamente noventa especies de aves. Las especies de mamíferos que se encuentran con mayor facilidad son el zorro colorado y el guanaco; el resto de las especies son mayormente pequeños roedores, que no son tan visibles para el visitante.

Presenta un relieve montañoso, caracterizado por la disposición paralela con orientación este-oeste de los principales cordones, separados por amplios valles de origen  glaciario. En la costa se destacan la Bahía Lapataia, único fiordo argentino del canal, y la Ensenada Zaratiegui.

El clima es frío y húmedo, con una amplitud térmica anual baja (7,5 ºC), con una temperatura media anual de 5,6 ºC. Las precipitaciones son uniformes y de baja intensidad durante todas las estaciones (200 días al año).

En Bahía Lapataia, Lago Acigami y Bahía Ensenada, es posible encontrar vestigios de los antiguos habitantes de la región: los yámanas, montículos de valvas de forma circular denominados “concheros”, producto de los desechos acumulados de los moluscos que consumían.

Historia de creación:

La ocupación del actual territorio del Parque Nacional Tierra del Fuego por los nativos prehistóricos, datan de hace 8.000 años atrás. Los vestigios de ocupación se concentran en el área sur del PNTDF; eran pueblos canoeros que obtenían sus recursos alimenticios del mar, y los materiales para las canoas y viviendas temporales del bosque.

Con la llegada del hombre blanco a la Isla Grande, el uso de los ambientes cambió radicalmente. La actividad forestal hacia fines del siglo XIX, fue la que tuvo mayor importancia, en relación a la actividad ganadera y minera. Uno de los primeros bosques aprovechados están incluidos en el sector sur del PNTDF, en cercanías de Bahía Lapataia donde se explotaban los bosques de la zona, utilizando el río Lapataia para el transporte de la madera. Aún es posible observar, en este curso de agua, antiguas empalizadas utilizadas para atajar y orientar los troncos. Por otra parte, el sector ubicado en el SE del PNTDF, comprendido entre los faldeos del Monte Susana y el valle del río Pipo, fue explotado por el presidio de la ciudad de Ushuaia desde 1910 hasta 1947. Con ese fin se construyó un tren de trocha angosta con varios ramales distribuidos en el área. Aún hoy es posible identificar antiguos terraplenes, planchadas y numerosos senderos abiertos en esa época. Muchos de ellos se continuaron utilizando para la extracción de leña con carretas hasta 1949, por medio de concesiones otorgadas a particulares por la Armada Argentina. El funcionamiento del trencito no cesó con el cierre del presidio sino que continuó trasladando los productos forestales, al menos hasta 1949 cuando fue afectado por un terremoto. Cuando visitamos el parque es posible observar en el interior del bosque regenerado cantidad de viejos tocones cortados con hacha, así como los característicos refugios cónicos de troncos utilizados por los hacheros.

Con el fin de proteger el extremo oeste de la provincia, en el año 1960, se creo el PARQUE NACIONAL TIERRA DEL FUEGO por Ley Nº 15.554. Luego, en 1994 por Decreto N° 453/94 del Poder Ejecutivo Nacional se determinaron los límites de 3 áreas de Reserva Natural Estricta (RNE) denominadas RNE Norte, RNE Centro y RNE Sur con una superficie de 14.259 hectáreas; y se estableció la categoría de Reserva Natural Silvestre (RNS) en una superficie aproximada de 54.490 hectáreas aunque sólo recibe visitaciones la zona Sur,  ya que es el único acceso vehícular y dónde se desarrollan las sendas habilitadas al uso público.